Bolivia comienza a desarrollar su gran potencial

Nuevas tendencias y destinos del turismo

Surgen nuevos destinos favoritos, en occidente y oriente, y los turistas nacionales optan por los paquetes all service.
viernes, 14 de noviembre de 2014 · 23:30
Natalí Vargas  / La Paz
Mientras el turismo mundial se inclina hacia el turismo esotérico, el gastronómico y el comunitario,  crece la preferencia por el all service (todo los servicios incluidos) y hay un pronunciado giro en cuanto a los destinos favoritos en el país.
 Según el Instituto Nacional de Estadística (INE),   el aporte del turismo al Producto Interno Bruto (PIB)  es de 4,51%, lo  que equivale a 32.000 millones de dólares,  con 1,2 millones de turistas registrados en 2013.
Sin embargo, la Cámara Nacional de Operadoras de Turismo (Canotur) explica que ese  millón de visitantes incluye a todos los extranjeros que ingresaron al país, aunque no sea por motivos turísticos.
   Aún así, destaca Paula Arias, gerente del directorio de Canotur, se calcula que más de 500 mil extranjeros llegan al país con fines turísticos. Esta cantidad es de por sí un símbolo, según esta ejecutiva, del crecimiento de este rubro.
Tendencias
El aprovechamiento de paquetes es una tendencia que crece entre los turistas nacionales. Para Canotur, esto revela que la educación turística está mejorando en el país.
Cada vez más, los turistas nacionales están mostrando mayor interés por rutas internas, pero también compran paquetes para el exterior a los que acceden por medio de ofertas de las empresas turísticas, con descuentos e incluso a plazos.
 Extranjeros y nacionales   apuestan más por el turismo esotérico, que incluye visitas a eventos como el  solsticio y el equinoccio en Tiwanaku o a  festividades específicas como Todos Santos.
Asimismo, buscan nuevas experiencias mediante la vivencia con comunarios que les puedan mostrar su cultura, con paquetes que ofrecen el llamado turismo comunitario. Algunas comunidades notan esta tendencia y  están organizando sus propios servicios.
  También hay mucha preferencia por el turismo gastronómico. Los viajeros de otras partes del mundo quieren probar la quinua del Salar de Uyuni, el chuño, la tunta; todo con excelentes normas de sanidad que los libren de preocupaciones.  
 

Nuevos destinos
  La progresión ha llegado acompañada de un "deslizamiento” de los destinos favoritos, explica Arias.
Si bien antes los viajeros extranjeros buscaban experiencias en las misiones jesuíticas de Santa Cruz,  en Copacabana, en Tiwanaku o en el Chapare, en los últimos años han surgido nuevas joyas del turismo.  Entre ellas, repunta Toro Toro y se consolida   con fuerza  el Salar de Uyuni, ambos en  Potosí.
Este aumento en la cantidad de visitantes extranjeros y nacionales a esos sitios es el resultado de dos factores. Un primer aspecto es la fuerte campaña mundial que emprendió el Gobierno, mediante el Ministerio de Culturas y Turismo, con la difusión  de  spots publicitarios en cadenas internacionales, a partir de  la competencia automovilística Dakar.



 Pero también es el resultado de la intensa labor de las empresas operadoras de turismo, que desde hace al menos 10 años participan en ferias internacionales de turismo. Una de ellas es la renombrada Jata, de Japón, donde con los años se ha posicionado a Bolivia como un gran destino.
Con ello, "el flujo de turistas japoneses  ha crecido cada gestión”. La Gerente de directorio de Canotur explica que este aspecto es importante porque implica la llegada de viajeros con mayor poder adquisitivo, lo cual beneficia a otros servicios.
Arias destaca el apoyo de las autoridades del Ministerio de Culturas en los últimos años, para que las operadoras de turismo estén  presentes en ferias mundiales. Como parte de esa política, el 3 de noviembre la marca país "Bolivia te espera” se instaló en el World Travel Market (WTM), principal evento de la industria turística que se desarrolló este año en Londres, Inglaterra.
La presencia en ferias del mundo ha posicionado también, ya hace por lo menos cinco años, al "Camino de la muerte” -como se conoce a la ruta antigua a los Yungas de La Paz- como un excelente espacio para practicar biking (ciclismo) y disfrutar de hermosas panorámicas de la naturaleza.
 Otro dos destinos favoritos son la Isla del Sol y la Isla de la Luna, donde va cobrando mucha importancia la incursión de la comunidades en la oferta de los servicios de hotelería, alimentación y guía.

Temporada alta todo el año
  Si bien antes, en   el flujo de turistas extranjeros, había más europeos, con la llegada de visitantes procedentes de otros continentes  y el incremento del turismo interno  las actividades del rubro se desarrollan hoy de manera intensa todo el año. Antes, las operadoras destinaban los meses de noviembre a marzo para organizar sus servicios y activaban todo de abril a noviembre.
 
No hay  forma de determinar   exactamente a cuánto asciende la cantidad de turistas, explica Arias. La Cámara Hotelera recibe datos de sus afiliados, pero hay muchos turistas que se alojan, por ejemplo, en casas de amigos.
 La ejecutiva, quien también es parte de la operadora Takuaral Tours,  asegura que   "se percibe  un aumento en la cantidad de viajeros nacionales que  prefieren rutas internas. Además,   cada vez es más notoria la búsqueda de los paquetes all service (con todo los servicios  incluidos)”.
La gente busca ofertas con transporte, alimentación, guía, estadía y una ruta definida con programación por dos razones. Quiere preocuparse lo menos posible por  cómo o qué  hacer, o dónde comer, y prefiere realizar un viaje tranquilo.
Además, desea realizar todo con la mayor seguridad posible;  turistas nacionales y extranjeros no desean exponerse a robos, accidentes y otros contratiempos.
La seguridad es la principal necesidad del turismo en Bolivia.
 Las operadoras consideran que los pasos que dio Colombia, en cuanto a seguridad, para promocionar sus destinos son muy interesantes.
Alegan  que la población  debe comprender que las protestas y movilizaciones  deben respetar a los turistas.

El turismo comunitario se afianza

 La isla  Coati o  de la Luna, en el  Lago Titicaca, alberga a una de las comunidades que asumió su potencial turístico y lo aprovecha para generar ingresos adicionales a sus práctica de pesca y agricultura.
  Esta experiencia de éxito es resultado del programa Rutas, que comenzó hace dos años en poblaciones rurales de Bolivia, Perú y Ecuador. Fue ejecutado por Fundación Codespa y contó con el apoyo financiero del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).
Según el director de Codespa para Perú y Bolivia, Javier Bendezú, "en el mundo crece cada vez más la preferencia por el turismo comunitario en las regiones andinas”. El objetivo central del proyecto, más allá de la generación de ingresos por el turismo, era la revalorización de las culturas de estas regiones.
Durante la aplicación del proyecto, nació en las poblaciones del lado boliviano del Lago Titicaca la Red Apthapi. El conglomerado de miembros de cinco comunidades fue parte de una serie de capacitaciones, mejoró los servicios que ya ofrecía y revalorizó prácticas como el  tejido y el arte culinario ancestral.
Son parte de la red las asociaciones de servicios turísticos comunitarias Pacha Thakhi (Challapampa, Isla del Sol), Warmi Thakhi (Coati, Isla de la Luna) y K’ayra Thakhi (Sahuiña).
"Antes nos dedicábamos a la pesca, pero como ya no hay tanto pescado y las comunidades están creciendo, atendemos a los turistas y ya vivimos de eso”, cuenta la comunaria Valeriana Mendoza Choque.
Ella, junto a otros comunarios, estuvo el miércoles 12 en el acto de cierre del programa Rutas, en el auditorio de la CAF en la ciudad de La Paz.
 Para el director del Instituto de Investigación, Consultoría y Servicios Turísticos de la Universidad Mayor de San Andrés , José Hidalgo, programas  como éste y cualquier otro de impulso al turismo sólo podrán ser posibles con la participación de la empresa privada, el Estado y las comunidades.
Desde su punto de vista, el turismo no se puede desarrollar sin tomar en cuenta a las comunidades, como las principales protagonistas de la vivencia de las regiones.
Si bien este tipo de turismo crece mediante el mayor interés de nacionales y extranjeros, una de las condiciones indispensables para que emprendimientos comunitarios funcionen es que haya un flujo turístico previo.
 Muchas comunidades que pretendían dedicarse a este servicio, a partir de la creación de un destino turístico que no es conocido, han fracasado por diversas razones.
La falta de infraestructura de acceso caminero y de servicios básicos impide que, por muy paradisíacos que sean los lugares, los turistas sean seducidos por la oferta.
 Empero, hay experiencias como la del Albergue Ecológico Chalalán, en el Parque Nacional Madidi, que contó con grandes inversiones de empresas privadas y constante capacitación de la cooperación extranjera a los comunarios.
En la actualidad, Chalalán es un destino por demás requerido por los extranjeros y nacionales, con lleno total de espacios todo el año. 

"Se percibe  un aumento en la cantidad de viajeros nacionales que  prefiere rutas internas. Y   cada vez se busca más el  all service”.

Paula Arias, gerente de Canotur.

Las operadoras consideran que los pasos que dio Colombia, en cuanto a seguridad, para promocionar sus destinos, son muy
 interesantes.

500.000
Turistas
visitaron Bolivia en 2013, según la Cámara Nacional de Operadoras de Turismo.

4,51%
Del pib
aportó, en 2013, el rubro turístico, lo que equivale a 32 millones de dólares.



AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias