Cuenta con una oferta variada de mochilas, bolsos, estuches, edredones y regalos

Bravío o cómo tener éxito en un año

El emprendedor cochabambino Gastón García se atrevió a hacer un cambió radical de rubro, luego de concluir un estudio de mercado, y sus resultados fueron altamente exitosos. Espera crecer en ventas.
viernes, 7 de noviembre de 2014 · 23:59
Natalí Vargas  / La Paz
Bravío es la muestra de que un emprendimiento puede hacer un viraje contundente y aún así lograr éxito, pues algo que comenzó con la elaboración de puffs (sillones  de cuero o cuerina en forma de balón) se convirtió en una empresa de fabricación de mochilas, cojines y objetos de regalo con  materia prima  diferente al cuero.
El cochabambino Gastón García, de 25 años, comenzó su emprendimiento hace casi tres años, cuando estaba a punto de egresar de la carrera de Economía de la Universidad Mayor de San Simón y, con la intención de dedicarse por entero a la producción de balones de cuerina, lo denominó Bravío Puff.
Avanzaba  en el inicio de su negocio y  como parte de una práctica en sus capacitaciones dentro de la Fundación Emprendeideas, dependiente de la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce), le pidieron que formulara una nueva propuesta de negocio. Y comenzó el cambio.
Para entonces, ya había pensado en algunas dificultades que impedían el éxito de su negocio, como la reducida cantidad de clientes interesados en un producto como los puffs y la cuantiosa competencia.
Hizo un análisis de mercado e indagó qué tipo de productos eran los más buscados en el mercado. "Cambiamos de materia prima definitivamente por el mercado, averiguamos qué  buscaban nuestros clientes, lo que realmente les gustaba, si les gustaba la cuerina en los productos que les ofrecíamos; entonces, vimos que ellos preferían otro tipo de materiales y nos empezamos a enfocar en eso para atacar a ese mercado”, cuenta García.
Nace la nueva línea
  Después del estudio, Gastón dejó de utilizar  cuero y se centró en las lonas y telas para la producción de mochilas, carteras, bolsos, estuches y más productos del área escolar, hasta llegar a los productos dirigidos a regalos, como cojines y llaveros.
Empezó a probar diferentes  telas, otros tipos de estampado y sellado, con lo que  ganó un buen mercado e  incrementó enormemente  el crecimiento de su empresa;  y tanto, que de fabricar y distribuir  productos por un valor de 5.000 bolivianos, en octubre de 2013, pasó a un ingreso de 33.700 bolivianos por mes a la fecha.
"Nuestros productos ya se han enfocado a tener un poco más de calidad, para mercados un poco más exclusivos. Los principales clientes son tiendas de productos de alta calidad como una que está en el Megacenter en La Paz”, cuenta el emprendedor, que hoy cuenta con alrededor de 30 clientes (tiendas) en el país, que piden constantemente sus productos innovadores.

Tiene la pretensión de  aumentar  sus ventas para fin de año, cuando espera llegar a un ingreso de por lo menos 50.000 bolivianos.
Gastón considera que esto no será complicado y que además tiene garantizado un crecimiento para el próximo año, ya que los contratos que firma con las tiendas distribuidoras son anuales,  con lo que la empresa tienen sostenibilidad.
"Mi plan siempre fue tener mi propia empresa y generar empleo para otras personas”, afirma el joven empresario, que proyecta mejorar sus ventas.
 

Intermediarios vs venta directa 

 Desde el punto de vista del emprendedor Gastón García, propietario de la empresa de fabricación de mochilas, bolsos, disfraces, cojines y souvenirs Bravío, vender sus productos mediante intermediarios tiene aspectos muy favorables.

Por ejemplo, cita, la venta con intermediarios permite  que sea óptimo  abastecer de forma  contínua a los clientes, sin tener que  esforzarse demasiado en buscar  mercados, pues eso  lo hacen los distribuidores.
Esto posibilita que una empresa alcance  rentabilidad para  continuar produciendo y  tener un crecimiento que la estabilice en el mercado.
García reconoce que la venta directa de productor a consumidor tiene un gusto aparte, porque uno ve otro tipo de retribución a su trabajo al momento de ofrecer sus productos. Sin embargo, considera que no todos los productos son aptos para una venta directa.
Este empresario considera que es importante  la renovación constante de los productos, según la moda y  las nuevas tendencias; opina que es fundamental el "buen olfato” para atender la demanda en ascenso.

Lanzó hace poco una nueva línea de productos: edredones de una alta calidad y diseños exclusivos.

"Nuestros productos ya se han enfocado a tener un poco más de calidad, para mercados un poco más exclusivos”.

33.700
Bolivianos

al mes es el valor de los productos distribuidos  por Bravío en el eje troncal del país.

50.000
bolivianos
La meta de venta de Bravío para fin de año.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias