La realidad en Latinoamérica pone a Venezuela entre los más desafortunados

Ganadores y abatidos con la baja del crudo

Chile se beneficia con la caída en el precio de los combustibles, puesto que importa el total de su consumo y Bolivia tiene la posibilidad de reducir el gasto público por la subvención al diésel.
sábado, 20 de diciembre de 2014 · 21:25
Natalí Vargas   / La Paz
Los expertos sitúan a Venezuela, México, Brasil, Colombia, Argentina y Ecuador entre los países de Latinoamérica que tienen más que perder frente a los records  de baja en los precios del petróleo. Mientras  que para los países que importan el energético, como los centroamericanos o Chile,  es una gran noticia. Bolivia, dicen, resulta menos afectada.
Desde junio, los precios internacionales del crudo han caído en más de un 40% y podrían seguir bajando, de hecho ahora se sitúan al rededor de los 56 dólares el barril. Este fenómeno tiene consecuencias importantes en América Latina, sobre todo para los países exportadores  como Venezuela y México.
La región tiene la segunda reserva petrolera más importante del mundo después del Medio Oriente. Algunos  sostienen que el aumento de la competencia debido a la creciente producción de petróleo shale o de esquisto empuja a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) a mantener precios bajos para que no sea rentable ese tipo de producción.
Algunos estudios sugieren que con los precios del petróleo a 60 dólares o por debajo se puede  detener el crecimiento de la producción de esquisto pues se convertiría en deficitaria.
 
Perdedores
El catedrático retirado de la Universidad Central de Venezuela (UCV) Maxim Ross, dijo en una entrevista con el medio venezolano Univisión que, en ese país, "en la medida en que el precio del petróleo cae por debajo del presupuesto, el déficit fiscal aumenta”. Indicó que las medidas del gobierno venezolano  de que una comisión  revisará el gasto público y  una posible reducción de los sueldos públicos no serán suficientes.
Los ingresos que tiene el gobierno venezolano dependen en más del 90% de los ingresos petroleros. Una caída de un 30 ó 40% en el precio internacional del crudo impacta en ese porcentaje a los ingresos que tiene el gobierno para hacer gasto social y para conservar subsidios domésticos a la gasolina, entre otros.
 El bajo precio del petróleo trae consigo otra gran cantidad de problemas para México, que se encuentra en medio de un proceso de importantes reformas económicas. La petrolera estatal mexicana Pemex produce cerca de un tercio de los ingresos estatales. Es decir, ese país depende mucho de la exportación de hidrocarburos. Según el Instituto Estatal de Estadísticas (INEGI) de México, las exportaciones en los primeros nueve meses de 2014 se redujeron en  8,7% en comparación con las del mismo período de 2013.
Según dijo a BBC Mundo el analista James McKeigue, director de la publicación británica LatAm Investor, "el problema para México es que si los precios se mantienen bajos a largo plazo, menos inversionistas van a estar interesados en destinar cientos de millones de dólares a nuevos proyectos”.
En menor riesgo
Los análisis de expertos en hidrocarburos de la región coinciden en que entre los países más beneficiados con la baja del petróleo está Chile, ya que compra toda su demanda de los exportadores. Aunque, entre la bajada del precio de los combustibles y el del cobre, su principal producto de exportación, los beneficios para su economía no se hacen tan notorios.
Asimismo,  organismos internacionales sostienen que Bolivia  goza de una economía protegida. Y como subsidia al consumo energético  podrá al menos reducir sus gastos por compra y subvención de diésel.

 Finalmente, los países de Centroamérica y del Caribe,  en su mayoría pequeñas economías importadoras de petróleo,  también se beneficiarán al adquirir combustibles a menor precio.

 

Proyectos de Argentina y Brasil, en riesgo
Si bien Argentina tendrá una baja en los gastos por compra de gasolinas gracias a la caída  del crudo, habrá un  impacto  en los proyectos de desarrollo petrolero, puesto que muchas nuevas inversiones preferirán tomar un compás de espera.
  La necesidad de atraer capitales para desarrollar los yacimientos no convencionales de  Argentina, como Vaca Muerta, podría sufrir. El ex secretario de Combustibles de la Subsecretaría de Energía de Argentina, Cristian Folgar, dijo al periódico  La Nación que  "si baja el crudo, todas las petroleras tendrán menos caja y, por ende, menos flujo para invertir en cualquier lado. Así, las grandes petroleras tendrán menor poder de fuego”.
La situación es similar en Brasil y sus reservas en el Presal. La semana pasada, la   presidenta de la brasileña Agencia Nacional de Petróleo (ANP), Magda Chambriard, aseguró: "no conozco un proyecto del presal que no resista una cotización de 70 dólares... o hasta de 60”. Sin embargo,  lo que está en duda no es si el Presal es  viable aún con precios bajos, sino si Petrobras podrá mantener el ritmo de sus inversiones en este proyecto, que en su mayoría sigue en fase exploratoria, la más costosa.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias