Carta del editor

Un golpe al spread

Marco Zelaya
viernes, 9 de mayo de 2014 · 23:45
El nuevo decreto sobre tasas de créditos para el sector productivo ha llegado con más de una sorpresa.
   Con la nueva norma, aún en debate, se estrena la función estatal de regulación de tasas para el sector productivo, que en teoría debería dar como resultado una mayor disponibilidad de recursos para el financiamiento de nuevos proyectos productivos, lo cual tendrá un fuerte impacto en la economía, en general, y en el empleo, en particular.
 Ha trascendido que está en discusión una tasa de 5%, para las empresas, y un 10% para el microcrédito. Simultáneamente, se proyecta una tasa pasiva, para los depósitos del público, de un máximo de 2,5%.
Como se puede advertir, la tendencia regulatoria consiste en reducir el spread o diferencial de tasas -activa (préstamos) menos pasiva (depósitos)- en el negocio financiero, puesto que a la par de bajar el interés de los créditos productivos también se impulsa una mayor remuneración al dinero depositado por los clientes. En otras palabras, se busca reducir el margen del negocio financiero, bajo el argumento de que las entidades "ganan más que nunca”.   
   Lo que preocupa es que esta modificación de las reglas de juego tenga un efecto contraproducente, por ejemplo en las entidades microfinancieras. Está demostrado que no se puede comparar el costo financiero de un préstamo bancario con el de un microcrédito; independientemente del monto, los gastos exigidos por los pequeños préstamos son frecuentemente mayores que los de un crédito "normal”. En consecuencia, el spread puede parecer elevado, pero no por eso se debe inferir automáticamente que una entidad microfinanciera tiene ganancias extraordinarias.
 Por el contrario, si se baja el spread en las microfinanzas, el efecto puede ser una contracción  y, en muchos casos, la norma hasta puede inviabilizar la continuidad de numerosas entidades. Con lo cual no se logrará democratizar ni hacer más inclusivo el sistema financiero, sino todo lo contrario.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias