Mirada Global

El desempeño externo en 2014

Gabriel Loza Tellería
domingo, 18 de enero de 2015 · 19:31
El 2014 fue un año emblemático para las cotizaciones internacionales de los precios de los productos básicos, en especial para el petróleo, después de la gran crisis global de 2008-2009. Así, el índice que mide los precios de exportación de Bolivia (IPBX), que había tenido hasta septiembre de 2014 un aterrizaje suave, cayó precipitadamente en el cuarto trimestre en 17,6%, la más pronunciada después de la crisis financiera, cuando se desplomó en 36,3%.
El precio del petróleo WTI, que se había mantenido relativamente estable en el primer semestre, disminuyó de un máximo de 105,2 dólares el barril en promedio en junio de 2014 a 59,3 en diciembre, es decir, un 44%. Adicionalmente, por segundo año consecutivo, continuaron disminuyendo los precios internacionales de la minería (6,1%), con excepción del zinc, y del complejo soyero (12,4%).
La explicación del reciente descenso abrupto obviamente está en la caída del precio del petróleo WTI, que  es la  referencia para el cálculo del precio de exportación de gas a Brasil y a la Argentina. Sin embargo, dicha caída no se transmitió en forma proporcional en el nivel de precios de exportación por la fórmula trimestral de cálculo del precio del gas de exportación a Brasil y semestral en el caso de Argentina, que funciona como un amortiguador dado su efecto diferido en el tiempo, lo que permite atenuar su impacto en los precios.
Como se observa en el gráfico, el importe ponderado de exportación a Brasil y Argentina, con base a datos de YPFB, subió hasta agosto a  9,7 dólares por millar de BTU (MBTU) y luego descendió, con datos de noviembre, a 8,9 dólares por MBTU, un equivalente de sólo 7,8%. Sin embargo,  las exportaciones de hidrocarburos serán similares a 2013, por un valor de más de 6.000 millones de dólares. En los primeros meses de 2015 se reflejará el impacto de la caída de los precios del petróleo  en los últimos meses de 2014.
Las exportaciones mensuales totales, con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), después de un máximo mensual alcanzado en julio, de  1208,6 millones de dólares, disminuyeron hasta registrar en noviembre de 2014 un nivel de 916,5 millones de dólares. Sin embargo, en el acumulado a 11 meses, las exportaciones crecieron en 6,3%, con un nivel de 12.000 millones de dólares y muy probablemente puedan llegar a  13.000 millones de dólares en todo el 2014.
El efecto en el saldo comercial será un saldo menor pero superavitario cercano a los 2.500 millones de dólares,  equivalente a un 7% del PIB, el cual continuará contribuyendo, junto con las remesas, a un superávit de la balanza de pagos en cuenta corriente; pero también más bajo que en otros años y en torno al 2% del PIB. Es necesario tener presente que para  América Latina, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estimó un déficit en cuenta corriente de 2,4% del PIB.
En Bolivia, pese a que la inversión bruta extranjera disminuyó en 3% hasta el tercer trimestre de 2014, la inversión extranjera neta había registrado un descenso de 48,7%, según el Banco Central de Bolivia (BCB).  Para 2014, la CEPAL  estima una disminución del 24% de la inversión extranjera neta en América Latina.  
No obstante lo anterior, el 2014 habrá todavía una ganancia para Bolivia en las reservas internacionales de unos  600 millones de dólares, aunque menor que en los años anteriores;  con un nivel acumulado que superó los 15.000 millones de dólares, equivalente a un 44% del PIB.
En síntesis, los efectos negativos de la caída de los precios internacionales generaron un menor saldo comercial positivo, un más bajo superávit de la balanza en cuenta corriente y una menor ganancia de reservas con relación a 2013.En un primer impacto funcionó el amortiguador automático, como es la fórmula del cálculo del precio de gas de exportación en forma diferida en el tiempo y en la combinación de los combustibles de referencia que utiliza.
Para un segundo impacto, está el nivel de las reservas internacionales, los depósitos del sector público en el BCB y en el Fondo de Financiamiento Productivo (FINPRO).
Sin embargo, le toca a las empresas públicas que recibieron recursos fiscales y préstamos del BCB mostrar resultados concretos, que contribuyan a compensar los menores ingresos fiscales esperados, en vista de que las previsiones futuras de los precios del petróleo tienen un alto grado de incertidumbre. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) "van de 38 dólares a 115 dólares: un rango realmente muy extenso”; mientras que el Banco Mundial proyecta una caída de 31,9% en 2015, para después recuperarse en 2016.

*El autor es economista.

Le toca a las empresas públicas que recibieron recursos fiscales y préstamos del BCB mostrar resultados concretos, que contribuyan a compensar los menores ingresos fiscales esperados, en vista de que las previsiones futuras de los precios del petróleo tienen un alto grado de incertidumbre; mientras que el Banco Mundial proyecta una caída de 31,9% en 2015.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias