Para algunos críticos, la caída del petróleo es un knock out para el vecino país

La suficiencia argentina y la baja del crudo

Pese a sus grandes reservas en shales, Argentina no logra captar inversiones importantes
sábado, 7 de febrero de 2015 · 19:03
Natalí Vargas  / La Paz
A mediados de enero, el Gobierno argentino, las provincias productoras de hidrocarburos, las empresas petroleras y los sindicatos del sector acordaron el Programa de Estímulo para compensar con dos y tres dólares por barril la pérdida en la rentabilidad a productores y exportadores por la caída  del precio del petróleo.
Esta medida se suma a una serie de incentivos que fijó el vecino país, desde el año 2007, para atraer inversiones y vencer la crisis de suficiencia energética que atraviesa  desde el año 2000, y que además  lo ha llevado a depender del gas que importa de otros países, entre ellos Bolivia. Sin embargo, pese a ello, no ha logrado captar  financiamientos para sus proyectos de desarrollo de hidrocarburos, sobre todo en los yacimientos no convencionales, ya que éstos demandan tecnología de alto costo.
Hace pocos días, en una columna de opinión  en el periódico El Clarín, el exsecretario de energía de Argentina Jorge Lapeña afirmó que, en el contexto de la baja del precio del petróleo, el actual Gobierno argentino "aparece hoy como un boxeador que ha recibido un golpe de KO;  con los ojos en blanco mirando a su rincón en busca de la toalla salvadora”.
Altas expectativas
Luego de la publicación, en 2011 y en junio de 2013, de un informe sobre cuencas de esquistos por la Administración de Información de Energía (EIA) de Estados Unidos, Argentina –junto con algunos países de Sudamérica- logró atraer un importante interés e incluso inversiones para el desarrollo inicial de reservas de gas de esquisto (shale gas).
En esos estudios se presume que el vecino país tiene un potencial de 802 trillones de pies cúbicos (TCF) de shale gas y 27.000 barrilles de shale oil, que equivalen al 56 y al 45,2% del total de Sudamérica.
De acuerdo con Lapeña, con la caída del petróleo, a las autoridades actuales "se les vino el mundo encima, lo cierto es que (la caída en el precio del crudo) los agarra mal parados en lo táctico y en lo estratégico; es decir sin plata; sin yacimientos para desarrollar de bajo costo;  y sin buenas ideas”.
 Un reciente informe especiel publicado por la revista Petróleo & Gas, de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE), explica que en 2007, ante la alarmante declinación de la producción argentina de petróleo y gas, Yacimientos Petróliferos Fiscales (YPF) inició un proceso de reevaluación de datos históricos y muestras obtenidos de la perforación de más de 130 pozos en la formación de Vaca Muerta. Los estudios derivaron, en julio de 2010, en el anuncio de un primer descubrimiento de gas de esquistos en el área de Loma La Lata.
Hacia fines de 2013, YPF y 10 compañías asociadas habían completado 31 pozos productores con tasas promedio de producción de 0,2 millones de metros cúbicos diarios (MMmcd) y 3.500 barriles por día (Bbld). Hasta mediados del año pasado completó la perforación de 169 pozos en esa formación, la mayoría verticales  o direccionales; en abril su producción rondaba los 19.000 barriles equivalentes de petróleo por día.
Panorama actual
El mencionado Programa de Estímulo tiene también que ver con que las petroleras sean beneficiadas con una  baja de impuestos  y estímulos para la producción y exportación; y que se reduzca el valor del barril que pagan las refinadoras; todo con la condición de que ningún sector despida trabajadores. Y es que la realidad amenaza con anular  los anhelos de atracción de inversiones que tiene el Gobierno argentino.
El mandatario de la provincia de Mendoza,  Francisco Pérez, lamentó hace unos días que producir un barril de petróleo en el exterior  tiene un costo promedio de  40 dólares, mientras  que "en  Argentina  depende de la calidad del petróleo” y puede costar hasta 73 dólares.
Empero, la serie de medidas paliativas de ese país, aplicadas por decretos y resoluciones supeditados a cambios repentinos, determinan los precios de lo hidrocarburos en su mercado interno y no representan un sustento legal y regulatorio estable para la atracción de los millones de dólares requeridos para el desarrollo de sus recursos no convencionales.
Las dificultades económicas y financieras, la inflación del 40% anual y la escasez de divisas son otros obstáculos para los inversionistas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias