Especialistas del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard crean modelos para salir de la pobreza

La diversificación de la producción, una clave para crear riqueza

Los especialistas de Harvard Marcela Escobari y Timothy Cheston visitaron La Paz y compartieron sus conocimientos sobre desarrollo.
sábado, 20 de junio de 2015 · 11:32

Natalí Vargas / La Paz

"Bolivia ha tenido un crecimiento impresionante en los últimos años, han crecido las importaciones, ha crecido el consumo, 5% anual son los mejores números en Latinoamérica, pero la mayoría de ese crecimiento ha venido por el crecimiento en el gas y los minerales. Eso crea un crecimiento poco sostenible si no hay continuas inversiones en exploración”, afirma la directora del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, Marcela Escobari.

El CID (la sigla en inglés) se ocupa, entre otras actividades, de formular teorías y modelos económicos para que empresas, localidades, municipios y países salgan de la pobreza o, como lo profesa el enfoque de esa institución, creen riqueza. Sus planteamientos son utilizados en proyectos de organismos mundiales como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, y en países europeos y latinoamericanos. Chiapas, en México, por ejemplo, es uno de los lugares donde actualmente se ejecutan algunos programas con base en los modelos diseñados por el CID.

El modelo para Bolivia

Para Marcela Escobari, "lo que se ve ahora es que las reservas de gas de Bolivia, sin más exploración, irán bajandohasta que se agoten en los siguientes 15 años”, debido a que no se avanza en nuevos descubrimientos al paso necesario. Y para mantener el nivel de crecimiento del país en la media del 5% que se ha logrado en los últimos años, "se tienen que aumentar las exportaciones no tradicionales; hay que triplicarlas en los próximos 15 años”.
Este aumento de las exportaciones no tradicionales implica poder competir en un mayor número de productos, y productos más complejos, que es unas de las principales premisas del CID: la diversificación de la producción.
Si bien Bolivia trabaja en la industrialización del gas para la diversificación de productos en base a ese recurso, el sostenimiento de los índices de crecimiento demanda más. "Muchos países productores de gas están diversificando su producción como Bolivia y eso no tienen nada de malo, están industrializando y están agregando valor. Sin embargo, esta puede ser una visión muy limitada de la diversificación porque, las capacidades necesarias para procesar el gas natural, lo que aprendemos a hacer, no es fácil de utilizar en otras industrias”, sostiene Escobari.
Desde el punto de vista del CID, no es bueno pensar que esa es la única estrategia de diversificación. Es necesario incursionar en la adopción de capacidades que faciliten la manufactura de productos muy diferentes "porque el petróleo y el gas pueden ser muy rentables, pero son volátiles y tienen simplemente una línea muy estrecha de productos”.
Sin embargo, cuando los ciudadanos de un país aprenden a hacer maquinaria. electrónicos, químicos, entre tantos otros productos, sus capacidades de diversificar la producción y aumentar exportaciones se hacen cada vez más grandes.
"Una vez que la sociedad sabe cómo producir un producto, se le abren otras oportunidades en productos "adyacentes”, como por ejemplo, Korea comenzó con baterías, que facilito la producción de calculadores, microchips, procesadores y eventualmente computadoras”. Hay productos que utilizan capacidades que pueden ser utilizadas en varias industrias, y estas son las que promueven la diversificación. No todos los productos son igualmente atractivos, cuando hablamos de la diversificación. El enfoque en un recurso bajo la tierra es mucho más limitante, con pocas industrias adyacentes, que un enfoque a las "capacidades productivas” que puede tener una región. enfatiza Escobari.

La experiencia en los proyectos que trabajó le ha demostrado que la capacidad que tiene mayor expectativa de expansión es la de la gente y no la de los recursos naturales.

Los riesgos en el gas

Como investigador del Laboratorio de Crecimiento del CID, Timothy Cheston, explica que en términos de reservas internacionales "sin duda” hubo una alta gestión fiscal. Afirma que el nivel de reservas del país, que hasta febrero llegaban a 14.935,9 millones de dólares, "refleja la prioridad fiscal que tiene el país para ahorrar hasta cuando los precios de los hidrocarburos lo permitan”.
Cheston indica que ahora vienen los tiempos más difíciles. "Hemos visto unos seis años en que se duplicaron los ingresos de los bolivianos, se bajó altamente los niveles de pobreza, pero ahora se ve que se perdió un 28% del valor de las exportaciones en el último cuatrimestre, por el bajo precio del gas”, argumenta.
El problema que surge a causa de esto es que por un déficit de comercio no se podrá gastar los ingresos públicos al mismo nivel de antes. Empero, en vista de que el país guardó tantas reservas en términos fiscales, todavía el Gobierno se permite seguir estimulando a la economía y ampliando el consumo local al nivel doméstico, lo cual posibilita prevenir los riesgos.
"Otro riesgo para Bolivia es que necesita seguir invirtiendo en el gas y esa es la parte más difícil: crear un ambiente de inversión en el gas”, sostiene el especialista. Esto se debe a que es mucho más difícil invertir en el descubrimiento de nuevas reservas de gas que seguir ampliando la explotación para un mayor nivel de ingresos.
"Las inversiones en el gas serán un tema de primera orden en los próximos años para garantizar que continúen con el mismo nivel de gasto público que se manifestó en los buenos resultados que hemos visto”, acota.
Ante las dificultades para captar inversiones en hidrocarburos, dice Escobari, diversificar la producción es un desafío sumamente importante para Bolivia y más aún con la caída de precios en el gas y el petróleo. "Considero que el gobierno lo está haciendo: pensar en cómo apoyar al sector privado para diversificar la producción e invertir en otros sectores”, indica.

Ingredientes para la diversificación

Las teorías del CID van en sentido de que cualquier inversión que ayude al sector privado y al público para bajar los costos fijos, para ayudar a los pobres a incluirse en redes de producción y a volverse más productivos, tiene beneficios para todo el país a largo plazo.
"Si yo no tengo acceso a agua, ni tengo acceso a electricidad, a crédito y me tarda 2 horas llegar a mi trabajo en minibus, se me hace muy difícil ser productivo y ganarme la vida. Es clave incluir a todos los Bolivianos, inclusive a aquellos en la periferia geográfica, en estas redes que los ayudan a ser más productivos, y vincularlos en cadenas de producción que sean globalmente competitiva”, plantea la economista Marcela Escobari.
De lo que se trata es de bajar los costos fijos de conectar a las personas, y las nuevas tecnologías pueden ayudar en este respecto. Un claro ejemplo son los teléfonos celulares: bajó el costo de incluir a las personas y el 98% de Bolivia se conecta ahora por celular y sólo 8% por teléfono fijo.
"Necesitamos insertarnos como país a los mercados globales con una variedad productos- y al mismo tiempo insertar a la gente en la periferia para que pueda participar en la economía productiva del país, y de esta manera vencer la pobreza”, dice convencida Escobari.

Los estudios económicos que promueve  Harvard

El Centro para el Desarrollo Internacional (CID, por su sigla en inglés) de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, trabaja bajo tres componentes en la elaboración de sus modelos para combatir la pobreza o "crear riqueza”: el crecimiento de las industrias, los datos económicos y financieros para la toma de decisiones en el ámbito de las políticas públicas y la gobernanza.
  En lo que a crecimiento se refiere, el CID estudia diferentes realidades y mercados para  entender cuáles son las industrias y la diversificación que ayuda a los países a crecer. Asimismo, trabajan en el análisis necesario de datos para saber  cómo lograr la toma de  decisiones para llevar adelante mejores políticas públicas. Se usan las evidencias para el diseño de  políticas públicas en temas de salud, de crédito, educación y para entender en cada contexto  cuáles son las mejores políticas  para el mejor desarrollo de los servicios públicos.
En cuanto a gobernanza, el CID se ocupa de formular programas y modelos de ayuda para que  los entes públicos hagan y  aprendan a hacer cosas en beneficio de la sociedad, para que no solamente  tengan una legislación o unas leyes progresistas, sino que realmente las leyes sean el resultado de un proceso de retroalimentación.
 "Nos preocupamos por cómo hacer que las políticas logren sus objetivos. Las políticas pueden estar escritas, pero lo que se busca  es que realmente los entes públicos aumenten su capacidad de ejecución”, explica la directora ejecutiva del CID, Marcela Escobari.
Los especialistas del CID visitaron La Paz los primeros días de este mes, en el marco de una invitación de la Universidad Católica Boliviana San Pablo para la capacitación de sus estudiantes en la  Escuela de la Produccion y la Competitividad (EPC), gracias al convenio de ese centro de estudios de posgrado con la Universidad de Harvard.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias