Mirada global

El fantasma del populismo... de derecha

domingo, 20 de noviembre de 2016 · 00:00
Gabriel Loza Tellería  *
 
Un fantasma recorre Europa y Norteamérica, el fantasma del populismo de derecha. La evidencia anecdótica, que es una selección limitada de ejemplos, parece respaldar esta afirmación con el ascenso de los partidos "nacionalistas” en Europa, la decisión del Brexit en el Reino Unido y el reciente triunfo de Trump en Estados Unidos.
 
El triunfo del Brexit a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea con el 51% fue la antesala o el plato de entrada del triunfo de Trump en EEUU. Empero aún no terminó la cena del populismo, porque vendría un segundo platillo si se diera el triunfo de Hofer en Austria el 3 de diciembre, el candidato del ultraderechista Partido de la Libertad. El postre final podría venir  si se diera el triunfo del partido de ultraderecha francés Frente Nacional en las elecciones de mayo de 2017.
 
Aunque para la intelectualidad "progresista” es difícil de digerir tremendo banquete populista de derecha, en particular el inesperado y no deseado triunfo reciente de Trump, existen razones más allá del papel de los medios de comunicación o del reality show para tomar en serio el fantasma del populismo de derecha.
 
Un paper del Harvard Kennedy School, agosto de 2016, antes de las elecciones en EEUU escrito por Inglehart y Norris, titulado "Trump, Brexit y el ascenso del populismo: excluidos económicos y reacción cultural”, examina dos teorías; la primera, desde la perspectiva de la inseguridad económica, como consecuencia de los profundos cambios que transformó la fuerza de trabajo y la sociedad de las economías postindustriales y, la segunda, desde la perspectiva de la tesis de la reacción cultural que se basa en retro reacción  de predominantes sectores de la población a los rápidos cambios culturales resultantes del predominio de los valores progresistas.
 
Si bien, señalan, existe un interactivo proceso entre ambos factores, la evidencia empírica basada en el análisis de 268 partidos políticos en 31 países europeos y en la Encuesta Social Europea entre 2002-2014, encuentra un buen soporte de la tesis de la reacción o contragolpe cultural. Los resultados confirman que el soporte del populismo en Europa es generalmente más fuerte en la vieja generación, hombres menos educados y en las mayorías religiosas y étnicas.
 
Los resultados del análisis empírico respecto a la tesis de la inseguridad económica son mixtos e inconsistentes, pero sorprenden a los que creemos que en última instancia, los factores económicos son los determinantes del ascenso del populismo de derecha, especialmente la profundización de la desigualdad en los países avanzados, el desplazamiento del trabajo como consecuencia de los cambios tecnológicos y la liberalización del comercio.
 
Parte el paper de que la filosofía populista  es un conjunto de ideas que tiene la mayoría silenciosa o la "gente ordinaria” basada en tres núcleos: anti-establishment, autoritarismo y el nacionalismo xenofóbico, a los que los autores añaden los valores tradicionales. Estas ideas son contrapuestas al liberalismo cosmopolita, como se observa en el gráfico, sustentado en la democracia pluralista, la tolerancia multicultural, el multilateralismo y los valores progresistas (iguales derechos para las mujeres y las minorías, flexibles roles sobre las identidades de género y derechos para los LGBT, protección al medio ambiente y valores seculares más que religiosos).
 
La nueva derecha populista ha estado asociada a principios de la derecha económica, según los autores, basada en el libre mercado, un pequeño Estado, la desregulación, disminución de impuestos y en el bienestar individual, en contraposición a la llamada izquierda económica sustentada en la gestión estatal, la redistribución del ingreso, el estado de bienestar y la filosofía no individualista.
 
Con base en las conclusiones del paper de Harvard uno puede comprender mejor las razones del triunfo del perfil de Trump basado en los valores estrictamente tradicionales del estadounidense común, "ordinario” y poco educado y en un discurso demandando que los legisladores usen el cristianismo como guía, obligando la enseñanza de la Biblia en escuelas públicas, oponiéndose a los derechos de los gay y de los transexuales, exacerbando la xenofobia contra los inmigrantes, especialmente mexicanos, haciendo gala del machismo y proponiendo el nacionalismo económico frente al libre comercio.
 
*El autor es economista y expresidente del Banco Central de Bolivia.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

62
1

Otras Noticias