Irán, el país que canta victoria luego del acuerdo de la OPEP

El Irán chiita y su rival Saudita sunita -que no tienen relaciones diplomáticas- son los principales países del cártel que compiten por el liderazgo en el mundo islámico.
domingo, 4 de diciembre de 2016 · 00:00
AFP  / Teherán

El acuerdo de reducción de producción petrolera alcanzado el miércoles por los países de la OPEP coloca como ganador a Irán, autorizado a un aumento de exportaciones, mientras que su rival Arabia Saudita debe recortar su producción.

"Victoria petrolera de Irán en la OPEP”, "Fracaso de la diplomacia petrolera de Riad”, tituló la prensa iraní luego del acuerdo que establece una reducción conjunta de la oferta de la OPEP, equivalente a 1,2 millones de barriles diarios (mbd). Para alcanzar esa meta todos los países del cártel deben reducir su producción, excepto Irán, Nigeria y Libia. 

"Hace apenas nueve meses la OPEP quería que Irán congelara su producción en 3,6 millones de barriles diarios, pero finalmente (se aceptó) un nivel de 3,9 millones de barriles diarios”, dijo el diario gubernamental iraní y agregó que incluso ese país fue autorizado a aumentar 90.000 barriles diarios durante el primer semestre de 2017.

El Irán chiita y su rival Saudita sunita -que debe cortar su producción en medio millón de barriles diarios- son los principales países de la OPEP, que compiten por el liderazgo en el mundo islámico, carecen de relaciones diplomáticas desde enero y apoyan bandos enfrentados en dos de los conflictos bélicos que desgarran la región: Siria y Yemen. 

Estos últimos años ambos países también se enfrentaron acerca de sus partes del mercado petrolero lo que hizo dudar a lo largo de todo 2016 -y demoró- un acuerdo de reducción en los niveles de bombeo en un mercado saturado y con precios por los suelos. 

Irán, que dispone de la cuarta reserva petrolera mundial, rehusaba congelar su producción para poder alcanzar el nivel previo a las sanciones internacionales -levantadas parcialmente a comienzos de año- por su plan nuclear. Teherán también exigía a Riad que reduzca su producción argumentando que el reino saudita había aprovechado las sanciones contra Irán para expandir sus exportaciones de crudo. 

Irán viene aumentando progresivamente su bombeo de hidrocarburos desde el acuerdo nuclear y en octubre su producción llegó a 3,76 millones de barriles diarios y las exportaciones, a 2,8.

"Sin perdedores”

"La actitud de Arabia Saudita estuvo guiada por sus problemas económicos internos. Nadie quería cooperar con Irán, pero la situación económica del país seguía degradándose”, dijo a la AFP una fuente del sector petrolero en Riad. "La baja (acordada) de la producción saudita es pequeña respecto del actual nivel de producción, muy elevado. Si el acuerdo permite hacer subir los precios, eso beneficiará al reino”, agregó la fuente bajo condición de anonimato.

Arabia Saudita, el primer exportador mundial, ha sido golpeado muy duro por el desplome de los precios a menos de 50 dólares el barril. Con una economía muy dependiente del crudo, el reino previó para este año un déficit presupuestario de 87.000 millones de dólares. 

Según cifras oficiales, Riad ha perdido  170 mil  millones de dólares en reservas desde fines de 2014. Ahora esos stocks se ubican en 562 mil millones de dólares. "No hay perdedores. Todos (los exportadores) han ganado de tres a cuatro dólares por barril en las últimas 24 horas” ya que los precios han subido casi 10% desde que se anunciaron los acuerdos, dijo el jueves el experto kuwaití Kamel Al Harami. "Arabia Saudita y sus asociados en el Golfo -Emiratos Árabes Unidos y Kuwait- habían incrementado su producción en tres millones de barriles diarios cuando Irán estaba bajo las sanciones. La reducción de producción no es una gran pérdida”.

El presidente iraní Hassan Rohani, en declaraciones a la televisión estatal la noche del jueves, apuntó contra Riad. "Hace dos años fue fomentado un gran complot (para hacer bajar los precios) y poner en problemas” a Irán, que en la época llevaba adelante difíciles negociaciones con Occidente debido a su programa nuclear. Pero el "complot” según él fracasó ya que "Arabia Saudita tuvo que gastar este año 100 mil millones de dólares de sus reservas en divisas (...) mientras que Irán aumentó sus reservas”.
 
Espíritu  económico

Irán valoró que prevaleciera el "espíritu económico” en la decisión de la OPEP de disminuir la producción a partir de 2017. Según declaró el ministro iraní de petróleo, Bijan Zanganeh a la agencia IRNA, la decisión menos politizada de la OPEP "prueba que bajo condiciones difíciles todavía pueden tomarse decisiones importantes y desempeñar un mayor rol en el mercado energético mundial”.

Agregó que ese logro dependerá de la cooperación de los Estados no miembros de la OPEP que corten 600 mil barriles de sus producciones diarias, de los que 300 mil corresponderán a Rusia. Previo a su viaje a Viena, según Prensa Latina, el titular iraní insistió en que "si en la reunión ministerial predomina el espíritu económico, alcanzaremos decisiones muy pronto, pero si se envuelve en criterios políticos, la toma de decisión deparará momentos muy difíciles”.
Canales televisivos destacaron que Riad, Teherán y Bagdad apartarán en Viena sus disputas políticas y confesionales para apuntalar el precio del carburante y reanimar sus finanzas ahora en declive. (prensa-latina.cu)

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

63
1