El bufete de abogados en el centro del thriller panameño

Entre otros lugares, la firma opera en el Caribe, Suiza y hasta en China.
domingo, 17 de abril de 2016 · 00:00
Cuando el presidente ejecutivo de HSBC, Stuart Gulliver, fue llamado a declarar ante una comisión parlamentaria el año pasado, sobre dinero depositado en una cuenta bancaria privada suiza, las preguntas se volcaron pronto hacia sus abogados panameños. 
 
Tenía Gulliver conocimiento previo de que Mossack Fonseca era conocido por la creación de empresas ficticias, preguntó Margaret Hodge, la entonces presidenta del comité de cuentas públicas.  Hodge pasó entonces a describir a la firma por tener algunos de los clientes "más viles y desagradables en el mundo”. 
 
Dicha audiencia marcó uno de los pocos momentos en los que una de las firmas de abogados más herméticas del mundo ha estado en el centro de atención. Con la filtración de más de 11,5 millones de archivos de Mossack Fonseca, la empresa y sus actividades ahora llenan los titulares. 
 
Red de cuentas offshore

Los Panama Papers muestran cómo Mossack Fonseca guió una red de cuentas offshore durante casi 40 años que dieron lugar a que miles de millones de dólares en transacciones   pasaran por sus puertas. 
 
Según el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), encargado de la cobertura de prensa de los documentos filtrados, la lista de clientes de Mossack Fonseca incluye algunas de las personas más ricas del mundo, desde miembros del círculo íntimo del presidente ruso, Vladimir Putin, hasta al presidente de Ucrania, Petro Poroshenko y a quien -hasta el día en que se destapó el hecho- fue primer ministro de Islandia, Sigmundur Gunnlaugsson. 
 
Al igual que con otras empresas que se especializan en transacciones offshore, una pregunta clave es si los clientes están buscando meramente privacidad y la capacidad de minimizar sus impuestos; o si el secreto que garantizan permite actividades más nefarias, como la evasión de impuestos e incluso el lavado de dinero. 
 
En una declaración al ICIJ, Mossack Fonseca señaló que al asesorar a los clientes sobre cómo incorporar empresas sigue "la letra y el espíritu de la ley”. 
 
"Debido a ello, en casi 40 años de operaciones nunca hemos sido acusados de actos delictivos”, aseguró la firma.
 
El trabajo del bufete

Junto con firmas más conocidas,  como Maples y Calder, Appleby, y Mourant Ozannes, Mossack Fonseca es uno de los mayores bufetes de abogados offshore, con más de 500 empleados. 

De las empresas que aparecen en los archivos de Mossack Fonseca, la mitad -más de 113 mil- fueron incorporadas en las Islas Vírgenes Británicas, un conocido paraíso fiscal. La base de operaciones de la firma, Panamá, ha sido identificada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) por tener la menor protección en el mundo contra el lavado de dinero. 

En su comparecencia parlamentaria, Gulliver declaró que la razón por la que creó la empresa panameña a través de Mossack Fonseca era "puramente para la privacidad”. 

"No brindó beneficio fiscal ni ventaja financiera alguna”, dijo. 

Mossack Fonseca fue fundada en 1986 por Jürgen Mossack, ciudadano alemán, y Ramón Fonseca, de Panamá, cuando los dos hombres fusionaron sus pequeños despachos de abogados en el país centroamericano. 

Fonseca es también novelista cuyas obras incluyen La danza de las mariposas, un thriller que se ocupa de "la estrecha relación entre el poder y la moral”, de acuerdo con sus materiales de promoción.  Fonseca ha sido uno de los principales asesores del Presidente de Panamá. 

A principios de marzo,  el escritor solicitó licencia de la firma debido a un escándalo de sobornos y lavado de dinero que involucra a la oficina brasileña de la firma y la petrolera estatal del país, Petrobras. 

Si bien la sede de la firma está en Panamá, también tiene oficinas en el Caribe, Suiza, Gibraltar, toda América Central y América del Sur, China, la Isla de Man, Jersey, Luxemburgo, Malta, Samoa y los EAU, entre otros lugares, de acuerdo con su página web. Las especialidades incluyen consejos en torno a dónde registrar yates y otras embarcaciones, y la creación de empresas en las zonas francas.
 
Relación con los "fondos buitre”

A pesar de su bajo perfil, la participación de Mossack Fonseca en la creación de empresas fantasma en ocasiones se ha llegado a vislumbrar. 

Cuando el fundador del fondo de cobertura multimillonario Paul Singer  trataba de recolectar 1.700 millones de bonos moratorios de Argentina en 2014, siguió un sendero en busca de activos ocultos hasta Las Vegas. 

NML, capital de Singer, sospechaba que 123 empresas en el estado de Nevada habían sido utilizadas para el blanqueo de 65 millones de dólares de fondos malversados argentinos, y pidió a un tribunal federal ordenarles que entregaran la información, de acuerdo con documentos de la corte. 

El juez estuvo de acuerdo. 

"No hay duda de que las 123 empresas son empresas fantasma”, falló el juez. "Del mismo modo, no hay duda de que las sociedades ficticias se forman habitualmente para cometer fraude”, manifestó. 

Fue el hilo común que ataba a las empresas ficticias: compartían el mismo agente registrado, MF Corporate Services, en una dirección en las Seychelles. La dirección coincidía con la de Mossack Fonseca. 

(c) 2016 The Financial Times Ltd. All rights reserved.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

1
1

Comentarios

Otras Noticias