Foianini, la primera clínica inteligente

domingo, 8 de mayo de 2016 · 00:00
Natalí Vargas  / Inversión

Con todas las especialidades y equipos de diagnóstico de última tecnología distribuidos en siete plantas de su nueva infraestructura, diseñada para eliminar cualquier riesgo de infecciones intrahospitalarias, nace la primera clínica inteligente del país.  Clínica Foianini se prepara para  la certificación  Joint Commission International,  la más importante en el ámbito de atención en salud.  

En 1981, el médico Jorge Foianini instaló un centro médico en una quinta que pertenecía a sus suegros,  en  la calle Chuquisaca esquina Irala de la ciudad de Santa Cruz, para practicar la medicina "como él sabía”, así lo recuerda  su compañera  de vida por casi 50 años, Julia Clotilde Gutiérrez.

El miércoles 4 de mayo, 35 años después, encabezada por  su hijo, el  cirujano Esteban Foianini, esa clínica que alcanzó  confianza entre sus pacientes y se equipó hasta atender todas las especialidades, presentó sus nuevas instalaciones en un edificio de ampliación. Allí, a  los servicios que ya existían se suman equipos de medicina nuclear; al momento, se realiza  el proceso de acreditación ante el  Instituto Boliviano de Ciencia y Tecnología Nuclear ( IBTEN) para que el servicio entre en marcha dentro de uno o dos meses.

 El proyecto "inteligente”

Las nuevas instalaciones, desde el punto de vista de sus ejecutivos, le dan a este hospital de tercer nivel privado la calidad de "clínica inteligente”. ¿Por qué? Porque se diseñaron, calcularon e implementaron conceptos y sistemas de confort térmicos modelados por programas informáticos especializados; además, se incorporó gran cantidad de tecnología en redes y sistemas que permiten que el edificio resguarde la seguridad de los pacientes, desde el control de accesos hasta el sistema de llamadas a enfermeras con un control de tiempo asistencial que permite saber qué personal realizó la atención, en cuánto tiempo y qué medicamento suministró.

Además, los diagnósticos por imágenes son accesibles mediante un sistema que permite observarlos de forma digital en diversas pantallas instaladas en el edificio, lo cual facilita el trabajo de los médicos y la rapidez de la atención.

La obra estuvo a cargo de la empresa constructora Avanzza, experta en construcciones especializadas. Según  la jefa de arquitectura y diseño de esa compañía,  Silvia Siles, "el proyecto se  inició con un master plan con la idea de crecimiento de la clínica a través de varias etapas; ésta es una,  y hay varias más de crecimiento, tanto en esta área como en otra de la ciudad, que ya está definida”.

La arquitecta dice que "un proyecto hospitalario tarda un año, desde que se piensa hasta que se llega a los planes ejecutivos”;  sin embargo,  en este caso, "por la necesidad que Clínica Foainini tenía de ampliar y mejorar los servicios, se decidió avanzar en el diseño mientras se construía una primera fase del proyecto”. El diseño estuvo  encabezado por los arquitectos Fernando Suárez y Gustavo Pereyra.

 "Se promovió la participación del personal realizando maquetas de ambientes tipo en tamaño real para  probar cada uno con usuarios reales y garantizar la respuesta a todas sus necesidades”, explica la profesional. "La construcción tiene un diseño compacto y eficiente, resuelve en un subsuelo y siete plantas un programa de 42 habitaciones de internación, que se suman a un número similar de ya existentes, 11 para recuperaciones rápidas privadas, unidades de endoscopia, ecografía, resonancia magnética, medicina nuclear, cuidado intensivo neonatal, quirófanos, apoyos clínicos, de instalaciones y tecnológicos para abastecer a toda la clínica, incluyendo a las construcciones ya existentes”, describe un informe escueto que la Clínica facilitó a los medios.

El edificio, dice Siles, tiene el health care evidence design (pruebas  de diseño para el cuidado de la salud). Con ello se logra que todos los ambientes contribuyan a la seguridad del paciente, aseguren su confort y promuevan el bienestar de todos los usuarios. "Es el único centro médico de su tipo en Bolivia”, asegura Siles.

Camino a la certificación

"Trabajamos hace mucho tiempo en el tema de acreditación”, asegura el director del nosocomio, Esteban Foianini. "La parte principal de la acreditación es la preparación de las personas y los procesos;  por ello dimos saltos grandes hace muchos años al comenzar a preparar a nuestro personal en ese contexto y, con esta construcción, estamos dirigidos a ir a una acreditación, pero una acreditación internacional como la de Joint
Comission lleva muchos años de formación”, alega.

Según el gerente general de la clínica, el médico con estudios en administración de empresas Rodolfo Quirós, podrán conseguir la certificación dentro de al menos dos años. De momento, la nueva estructura del hospital responde a las seis metas internacionales de seguridad del paciente: identificar correctamente a los pacientes, realizar comunicaciones efectivas, mantener la seguridad de los medicamentos de alto riesgo, garantizar cirugías seguras (lugar, procedimiento y paciente correctos), reducir el riesgo de las infecciones asociadas al cuidado de la salud y reducir el riesgo de daño al paciente causado por caídas.   

Accesibilidad

La inversión total  del proyecto de crecimiento de la Clínica Foiannini aún no fue determinada, ya que se avanza por fases, aunque hasta la fecha -según el cálculo de Quirós- el dinero invertido bordea los 14 millones de dólares. La superficie del  terreno es de 2.490 metros cuadrados (m2) y el área construida, de 12.882 m2.

Sin embargo, los ejecutivos de este hospital de tercer nivel aseguran que los costos de atención se mantendrán como hasta ahora; las tarifas de atención que no han cambiado desde 2013.
 

Asimismo, se trabaja en la formulación de un seguro preventivo, que estará enfocado en  mantener a las personas sanas mediante revisiones que permitan hacer un seguimiento constante a los pacientes. "Así, cada vez que se tenga que dar la atención, ésta será oportuna y apropiada”, indica Foianini. Estos procesos ya están en etapa  de implementación y  la intención es llegar a una atención global y con seguro directo ofrecido por la Clínica.

 

Una obra  que enfatiza el confort

El edificio  de ampliación de la Clínica Foianini fue construido para brindar comodidad  a los pacientes y a los trabajadores en salud. En el  subsuelo están varios servicios que atienden las demandas propias del funcionamiento y en la primera planta, el lobby principal y las salas de diagnóstico de imágenes. En la segunda, las salas de consulta, endoscopia y ecografía (con recuperaciones privadas), en la tercera están los quirófanos y la  unidad de cuidado intensivo neonatal.

En el cuarto nivel hay salas de internación, en  el quinto una cafetería, en el sexto la sala cuna, neonatología e internación materna,  en el séptimo internación, y en el octavo una terraza técnica. Tiene más de 1.300 m2 de áreas de espera y descanso internas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

67
3

Comentarios