Carta del editor

¿Podemos o no vender más gas?

domingo, 8 de mayo de 2016 · 00:00

Marco Zelaya

En el país, ¿hemos llegado al tope de la oferta de gas? Eso sugiere una noticia originada en Argentina, que debido a la llegada del invierno se ha visto obligada a comprar un volumen mayor de este energético para cubrir su demanda.

 
Según los ejecutivos de Enarsa, la petrolera estatal argentina, la necesidad ha obligado al país vecino a cerrar contratos de compraventa de gas con Chile a más del doble del precio que  se paga a Bolivia.

No parece ser un buen negocio comprar el hidrocarburo más caro. El gobierno de Mauricio Macri ha recibido fuertes críticas, que han sido contrarrestadas con el argumento de que Bolivia no está en condiciones técnicas de enviar más gas; según Enarsa, lo programado es 19,9 millones de metros cúbicos diarios (MMcd), pero el país sólo podrá despachar 16 MMcd; una versión de la agencia estatal de noticias Télam es más categórica y se refiere a un incumplimiento del contrato de compraventa, de parte de Bolivia, lo cual habría obligado  a Argentina a someterse a las duras condiciones de las proveedoras chilenas, que exigen pagos al contado. 

El Gobierno ha respondido que Argentina nunca solicitó un volumen adicional de gas al convenido y que si hubiera nuevas demandas las evaluaría, aunque la prioridad es el mercado interno.

Sin embargo, en los últimos diez años no se han registrado descubrimientos comerciales como San Alberto y San Antonio, por ejemplo. Y la reposición de reservas es nula. Se ha explotado con mayor intensidad los viejos reservorios, que comienzan a declinar. Y si no hay más gas, ¿cómo se puede afrontar nuevos nuevos contratos?

 

Lo más preocupante es que la infraestructura de la industrialización del gas, como la planta separadora, la de urea o el complejo petroquímico, depende de la explotación de esta materia prima. Y si ésta falta todas esas "industrias” podrían convertirse en "elefantes blancos”.

Lo prioritario era descubrir reservas de gas, pero no hay nuevos reservorios. Tal vez las palabras de Enarsa permiten ver la punta del iceberg.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

61
1

Comentarios