Carta del editor

La cultura emprendedora

domingo, 19 de junio de 2016 · 00:00
Marco Zelaya
 
Sí, cultura emprendedora o emprendedorismo. ¿Qué es lo que nos quieren decir estos términos? Algo de lo que deberíamos estar muy conscientes todos los bolivianos: Que la explotación de las materias primas a lo largo de nuestra historia económica, si bien necesaria, no ha dejado, en el balance, más que  pobreza. 

¿Qué se debe hacer ante lo que trae, inevitablemente, la llamada "maldición de las materias primas”, que no es otra cosa que más pobreza? Emprender. Pero, ¿cómo? Es un trabajo cuyos resultados se verán en el largo plazo, pero que vale la pena; consiste, en lo esencial, en cambiar el chip del rentismo – el deseo irrefrenable por vivir sin hacer nada y de una renta, por ejemplo de la renta del gas- por el de la innovación y de la cultura emprendedora. 
 
Es justamente lo contrario de lo que vemos ahora en la economía, que depende de la renta de las exportaciones de gas; aunque el Gobierno haya gastado millones en la propaganda sobre su "modelo” económico y sobre su presunto "blindaje”, un movimiento hacia abajo de los precios internacionales de los commodities nos ha puesto nuevamente en la ruta de la recesión. 
 
La cultura emprendedora enseña, en cambio, que la aventura humana comienza con la innovación. ¿Innovar qué? Las actuales condiciones. Es decir, asumir el riesgo de ser un líder innovador que ejecuta su propia idea de negocios o de creación de una empresa. O, lo que es lo mismo, renunciar a la idea de conseguir un empleo privado o público –que, por cierto, ya no los hay- y edificar una iniciativa propia que, además, dé empleo a otras personas. 
 
¿Es mucho soñar? En  Colombia, la sinergia entre lo público y lo privado posibilita el surgimiento de nuevas empresas; esa institucionalidad pone al alcance de los emprendedores incubadoras de empresas, servicios de financiamiento, de búsqueda de mercados y, en general, de desarrollo empresarial. Y la educación –básica, media y superior- es una aliada en la gran empresa de esa nueva cultura. Ojalá imitemos ese ejemplo. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios