El grafeno más “verde” y natural se exfolia sin agua y sin el uso de químicos

GrapheneTech creó una tecnología de producción de este material en seco, que elimina el uso de agentes químicos y evita defectos estructurales. Para ello, diseñó su propia maquinaria industrial.
domingo, 31 de julio de 2016 · 00:00
Inversión  / La Paz

El equipo de la española GrapheneTech ha viajado por el mundo recogiendo muestras de grafeno en la maleta. Ya en casa, las someten a su riguroso sistema de análisis y ¡sorpresa! muy pocas son lo que dicen ser. Algunas son nanografito y otras, otra cosa, se lee en el diario El Mundo. 
 
Una anécdota para una empresa que ha logrado desarrollar un proceso de fabricación de grafeno en seco para obtener un producto "más verde y natural” que la competencia ya que evita el uso de químicos y de agua. 
 
GrapheneTech nace de Eficiencia Energética Aplicada (EEA), una compañía con sede en Zaragoza, que se constituyó en 2009, en plena explosión del ahorro energético. Por aquel entonces, las placas solares de capa fina prometían revolucionar las energías limpias. 
 
La empresa decidió buscar materiales para mejorar su rendimiento. La nanotecnología presentaba inmensas oportunidades y así es como dio con el grafeno, "un material sorprendente con cualidades espectaculares”, dice el gerente de GrapheneTech, Pedro Martín. 
 
GrapheneTech arrancó entonces un proyecto de investigación con el Instituto de Nanociencia de Aragón (INA) para dar con un método de exfoliación del grafeno. Para llevarlo adelante, necesitaba comprar grafeno, pero "lo curioso”  fue que nadie lo fabricaba. No les quedó otra opción que desarrollar una tecnología de producción del material a nivel industrial. 
 
En 2012 habían dado con la solución. El proceso industrial patentado "se basa en fuerzas físicas”, explica la responsable del departamento de I+D, Lucía González. 
 
A diferencia de las tecnologías que utiliza la competencia, la empresa ha ideado un sistema que permite obtener grafeno en seco, sin necesidad de agua ni de agentes químicos que lleguen a interferir en la calidad final del material. Y es que incluso el agua es capaz de afectar al grafeno porque "puede modificar su superficie y agrietar la lámina”. GrapheneTech ha logrado prescindir de él mediante una exfoliación mecánica del grafito.
 
Al eliminar el agua del proceso, el sistema también evita la necesidad de utilizar tratamientos de posproducción, que añaden costes, aumentan el gasto energético y también pueden producir defectos estructurales. Por todo ello, su grafeno (que presenta un 97% de carbono) es el más "verde” y "natural” del mercado. Además, su nivel de toxicidad es nulo y también es bactericida. Una vez conseguido el proceso tecnológico, el siguiente reto era "dar el salto del laboratorio a la fábrica”, señala Martín. 
 
Ya han levantado una planta piloto de producción industrial de 20 kilos al día y ahora se encuentran en plena construcción de una instalación capaz de fabricar 1.000 kilos/día a un precio asumible por la industria. Para conseguirlo, hasta tienen que diseñar su propia maquinaria industrial.
 
El grafeno tiene diferentes calidades en función de las hojas de espesor que presente. GrapheneTech es capaz (de momento) de producir tres tipos. La mejor, la GP500, es la que contiene de dos a 10 capas. Aunque también cuentan con una de 10 a 20 (la GP300) y otra de 20 a 40 (GP100). Aunque la primera es la más "pura” no significa que las demás sean peores. El caso es que cada una presenta unas características que pueden servir para unas aplicaciones u otras. 
 
Por ejemplo, la GP100 es ideal como reforzamiento mecánico de materiales, mientras que la GP300 es muy buena en conductividad térmica y la GP500 sobresale en conductividad eléctrica. GrapheneTech vende, además del material como materia prima, soluciones y aplicaciones completas, ya que la industria "aún no tiene suficientes conocimientos sobre cómo manejar el material”. 
 
Ya tiene clientes con los que está desarrollando tintas conductivas para etiquetas RFID, pinturas con apantallamiento electromagnético, barnices anticorrosivos y fungicidas, espumas con conductividad térmica o nailon con conductividad eléctrica. Las posibilidades son infinitas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
1

Comentarios

Otras Noticias