Financial Times

El humor ayuda a los brasileños a enfrentar el terror de la vida diaria

El cinismo se apoderó de la gente que es testigo diario de la inseguridad.
domingo, 14 de agosto de 2016 · 00:00
Samantha Pearson Financial Times  Newspaper Spanish

 

 Cuando la Policía brasileña detuvo a 12 hombres el mes pasado por la presunta planificación de un atentado terrorista durante los Juegos Olímpicos, el país reaccionó como siempre suele hacerlo: con chistes en Twitter. 

 Un estudiante se burló diciendo: "Dios mío, hasta los terroristas son perezosos en Brasil”, ridiculizando al grupo por nunca haberse reunido en persona eligiendo en vez comunicarse a través de WhatsApp. 

 Otros se burlaron de ellos por ser "principiantes”. Según el ministro de Justicia, Alexandre de Moraes, los sospechosos participaron en una ceremonia de iniciación del Estado Islámico en línea, consideraron tomar clases de artes marciales e intentaron comprar en línea un fusil de asalto AK-47 de Paraguay. 

 "Se parecen más al actor de artes marciales, Chuck Norris”, decía un mensaje en Twitter. Otros mensajes resaltaron el hecho de que habían dejado sus preparativos para el último minuto. "Estoy segura de que el AK-47 está atorado en la aduana, junto con el perfume que compré”, decía otro mensaje.

 Reacción "antiterrorista”

 La reacción humorística de los brasileños frente a un ataque potencialmente terrible no es sorprendente. Las máscaras de Osama bin Laden son muy populares en la época del Carnaval, otra prueba de que el terrorismo islámico es un concepto insólito en este país pacifista con respecto a las amenazas externas. La operación policial que se realizó un mes antes de la inauguración de los Juegos fue la primera de su tipo en el país bajo las nuevas leyes antiterroristas. 

 La ridiculización de las autoridades brasileñas con respecto a la operación es preocupante. "Nada de esto tiene mucho sentido; si quieres conseguir un rifle, puedes obtenerlo en Brasil por sólo 3.000 reales  (918 dólares)”, dice Rafael Alcadipani, un investigador de la Fundación Getulio Vargas en São Paulo, que se dedica a estudiar a la Policía en Brasil. La operación, según Alcadipani, fue un espectáculo organizado por el Gobierno y difundido por los medios para demostrarle al mundo que Brasil está tomando en serio la amenaza del terrorismo. 

 La corrupción endémica ha creado un estado de cinismo absoluto que comparten todos los brasileños, y la reciente crisis política ha erosionado aún más su confianza en las instituciones gubernamentales. Algunos han sugerido que la Policía federal detuvo a los presuntos terroristas para obtener una ventaja sobre la agencia de información brasileña, ABIN. Otros piensan que las autoridades inventaron la conspiración. 

 También existen los blogueros que aseveran que sencillamente no vale la pena atacar a Río de Janeiro. En una sátira compartida en Facebook, dos terroristas intentan dinamitar la estatua del Cristo Redentor en la ciudad.
 
Después de perder su equipaje son víctimas de un robo, se atoran en un embotellamiento y acaban en un tiroteo en una favela y  se dan por vencidos. "No estaban seguros si destruir Río sería un acto terrorista o caritativo”, concluye el mensaje. 

 Algunos dicen que el problema ejemplifica el complejo "de vira-lata” o de "perro callejero”, un término acuñado por el autor Nelson Rodrigues para describir el sentimiento de inferioridad que es considerado como una característica esencial de la mentalidad nacional. Brasil, según esta creencia, no es un país "serio”. En este caso ni los terroristas lo toman en serio. 

 Sin embargo, tal vez la explicación más siniestra de la actitud indiferente de los brasileños con respecto al terrorismo es que ellos enfrentan el terror a diario. Hay 13 homicidios por día solamente en el estado de Río. Los periódicos están repletos de crímenes macabros. Por ejemplo, el jueves pasado se publicaron informes de una mujer que mató a un bebé, aplastándolo con una cuatrimoto; de una adolescente que mató a su novio a cuchillazos durante sus relaciones sexuales; de una muchacha de 15 años que embotelló a un niño y lo echó al canal; de un bombero que mató a balazos a una maestra en su salón de clases; y de numerosos asaltos violentos. Un día normal en Brasil.

 Terror doméstico

 "Yo sigo pensando que el crimen doméstico es más preocupante que el terrorismo”, dijo de Moraes la semana pasada con respecto a los Juegos Olímpicos. Aunque no se puede descartar la posibilidad de atentados terroristas realizados por un "lobo solitario”, es posible que tenga razón. En las últimas dos semanas en Río, la suegra de Bernie Ecclestone, el jefe de la Fórmula 1, fue secuestrada (y luego liberada por la Policía), un grupo de travestis atacó a un equipo de televisión australiano y un campeón de jiu-jitsu de Nueva Zelanda dice que fue secuestrado y asaltado por la Policía. 

 Al menos es probable que las pandillas de Río no se involucren con los visitantes. Los narcotraficantes armados con granadas son temidos alrededor del mundo, pero seguramente van a estar enfocados en su negocio principal durante las Olimpiadas. La semana pasada, la Policía confiscó bolsas de cocaína con el logotipo de Río 2016 y  -como otra señal de que el humor negro brasileño es compartido por todos los sectores de la sociedad- una advertencia humorística: "Mantener fuera del alcance de los niños”.

(c) 2016 The Financial Times Ltd. All rights reserved.


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
1

Comentarios

Otras Noticias