Energía

El GNL levanta vuelo, pero su precio aún depende del crudo

El aumento en los volúmenes de oferta de Gas Natural Licuado en la región y los varios proyectos de licuefacción y regasificación influirán en los contratos.
domingo, 04 de septiembre de 2016 · 00:00
Inversión  / La Paz

El precio del petróleo en el mercado internacional seguirá teniendo una fuerte influencia  en el valor del Gas Natural Licuado (GNL), ya que ambos factores están íntimamente ligados. Sin embargo, también se debe tomar en cuenta la demanda regional, que en muchas ocasiones tiene mayor preponderancia cuando se trata de definir el precio del gas que se comercializa internacionalmente.

Según la socia directora de Prysma E&T Consultores, Sylvie D’Apote,   esa situación provocará que las negociaciones entre Bolivia y Brasil por nuevos volúmenes de gas se realicen en un contexto en el cual el precio pudiera ser definido con base al valor del petróleo en el mercado internacional, o con base a la demanda de gas que pudiera tener el vecino país.

En su participación  en el IX Congreso Internacional de Gas & Energía "Nuevas Fronteras Energéticas: Los desafíos de Bolivia en este contexto”, señaló que  un estudio realizado por una consultora internacional establece que la demanda de gas de los brasileños depende, en gran medida, de la demanda de este producto por sus hidroeléctricas. Además destacó que se debe tener en cuenta a otros actores que también producen gas y que miran el potencial del mercado brasileño.

 "Lo que vemos es que el GNL está en la región y está proveyendo una nueva señalización de precios para la región. Es muy importante entender que la renegociación del contrato Bolivia-Brasil se va a efectuar en un contexto totalmente diferente de lo que teníamos 20 años atrás”, advirtió. Para la experta, el GNL marca un contexto donde existe una referencia de precios que puede venir  tanto del petróleo o del gas de referencia en EEUU, el Henry Hub.

El tráfico de Gas Natural Licuado (GNL) en el mundo ha alcanzado su máximo histórico en 2015, con un total de 245,2 millones de toneladas transportadas. Esta cifra supone un incremento del 2,5% respecto al año anterior, impulsado por nuevos volúmenes de tráfico en Australia e Indonesia, a pesar de los problemas de producción que se  registraron en varios países exportadores de este producto. Así lo constata el informe anual sobre la industria del GNL en el mundo, realizado por el Grupo Internacional de Importadores de Gas Natural Licuado (GIIGNL).
Con relación a los mercados del gas en Latinoamérica, D’Apote  destacó que hay una demanda creciente de GNL, pero admitió que existe una marcada incertidumbre en torno a la demanda y a la producción de gas, debido sobre todo a la crisis en los países de la región.

Hay una gran cantidad de proyectos para la instalación de plantas de licuefacción y  es posible que hasta  2020 la capacidad instalada se incremente en un 60%, con lo que se alcanzaría a 800 millones de toneladas al año. Sin embargo, en la actualidad existe entre  15% y 20% de capacidad instalada ociosa, un porcentaje que podría llegar a un 30% hasta 2030.

 

 Oriente Medio y Europa lideran

 


Los mayores incrementos de tráfico de Gas Natural Licuado (GNL) se  concentraron en Oriente Medio y Europa, donde las importaciones se  recuperaron gracias a una disminución del 31% en las reexportaciones, indica el informe anual 2015, realizado por  el Grupo Internacional de Importadores de Gas Natural Licuado (GIIGNL).

Australia se ha convertido en el segundo mayor exportador, por delante de Malasia. En 2015, se han añadido 14,4 millones de toneladas anuales de capacidad de producción en el mercado y se espera que entren en funcionamiento 42 millones de toneladas anuales más este 2016. 

En cuanto a la demanda, los mercados maduros, como  el de Asia, registraron los primeros descensos desde la crisis de 2009, más que todo en  Corea del Sur y Japón. Pero, la disminución del volumen importado en estos dos mercados se vio compensado por las entregas en otras regiones emergentes.

En China, tradicionalmente considerada como región clave para el crecimiento del GNL, las importaciones de gas natural licuado  siguieron en ascenso. Europa, por su parte,  absorbió el 16% de las reexportaciones y, por último, América ha experimentado un descenso del 8% en las importaciones.

 

Comentarios