Emprendimiento

El Efecto Dominó de la educación financiera

Inspiran a las personas a ser ciudadanos sociales y económicamente empoderados bajo una filosofía que enarbola los valores humanos y sociales.
domingo, 15 de octubre de 2017 · 02:00
María Ortiz García  / Inversión

Con la misión de transferir la educación financiera de unas personas a otras y fomentar el espíritu emprendedor en niños, jóvenes y adultos, Efecto Dominó imparte programas y talleres de educación financiera bajo una filosofía que enarbola los valores humanos y sociales.

Efecto Dominó es fruto de la pasión de Margarita Fernández, una ingeniera comercial que hace siete años arriesgó su puesto en la empresa de venta de softwares en la que trabajaba para entregarse a un sueño: transmitir educación financiera a los más pequeños.

"Me costó mucho renunciar (...), pero llegó un momento en que decidí hacerlo porque yo creo, estoy convencida, de que la educación financiera es necesaria, especialmente en las generaciones futuras. En Bolivia tenemos muy poca educación financiera, a casi nadie le alcanza el sueldo para llegar a fin de mes”, cuenta Fernández, cuya idea fue tornándose más ambiciosa con el tiempo hasta llegar a lo que hoy día es una empresa que ofrece servicios de educación financiera a través de diferentes programas  e impulsa el espíritu emprendedor tanto en niños, como en jóvenes y adultos.

"Si bien también hacemos finanzas personales, mi enfoque en particular es en los niños y en los jóvenes, pues creo que es ahí donde tenemos que hacer foco para mejorar la economía de nuestro país y los emprendimientos, pero no podemos hacer nada si no tenemos una educación tan básica como es la educación financiera”, apostilla Fernández, quien considera éste como el único camino hacia la libertad financiera.

"Pagas con la libertad de acción. Tener una educación financiera me da la libertad de escoger algo y me da libertad de vivir la vida que quiero”.

Con el fin de que las personas puedan llevar una vida sostenible, organizada y próspera tanto en el ámbito financiero personal como en la vida diaria, desde la empresa que lidera Fernández impulsan la cultura del ahorro, la correcta administración del dinero y el incentivo constante hacia la inversión y el emprendimiento, todo ello acompañado de  valores como la generosidad.

"Apostamos al cambio de mentalidad sobre el dinero y el paradigma financiero actual. Creemos que generar dinero y ser buena persona y hacer el bien, no son conceptos excluyentes. El dinero tiene que ir de la mano con ayudar”, asegura Fernández.

Efecto Dominó cuenta con cuatro programas dirigidos a  diferentes públicos:  niños, jóvenes,  adultos y  corporaciones, todos ellos impartidos por instructores y coaches de educación financiera y emprendimiento certificados por la estadounidense Creative Wealth International LCC y la colombiana Inverkids SAS, organizaciones que a su vez les brindaron a Efecto Dominó la representación exclusiva de sus programas y productos en el territorio nacional.

Efecto Dominó centra sus programas para jóvenes, ya sean presenciales u online, en el emprendimiento, y además lo hacen bajo la construcción identitaria de experiencias.

"Los emprendedores y los empresarios hacen el cambio. La educación financiera puede crear esas ideas de emprendimiento, de espíritu emprendedor, y no puedes ser emprendedor si no sabes distribuir el poco o mucho dinero que tienes. Creo que esa es, básicamente la educación financiera, y a partir de ahí debes ahorrar por tus sueños”, asevera Fernández.

"Agarramos ejemplos concretos de emprendedores bolivianos como Esteban Quispe, que hizo su robot con desechos y es un referente nacional, de forma que pueda ser seguido, imitado... A veces la figura americana, como por ejemplo Steve Jobs, es un icono emprendedor, pero muchas veces la gente no se siente muy identificada con él. Tratamos de que las personas crean en su propia gente”, señala por su parte Roberto Mercado, director de tecnología de Efecto Dominó.

Mientras tanto, los programas para adultos los enfocan en las finanzas personales. Asimismo, para el ámbito corporativo diseñan programas de educación financiera, emprendimiento y desarrollo personal y profesional de acuerdo a las necesidades de las empresas.

Por otra parte, para los niños realizan programas y talleres en los que acercan a los más pequeños al mundo financiero, les enseñan sus conceptos y les implantan hábitos financieros saludables con métodos educativos que van de la mano del juego y el entretenimiento.

"Con los niños especialmente utilizamos las creencias del dinero (...)  Los ayudamos a que construyan una relación sana con el dinero (...).   Sentamos a los niños en el piso o como ellos estén cómodos para que todos seamos iguales, porque hay niños de diferentes estaturas, niveles sociales...  y desde ahí empezamos a formarlos. Hacemos muchas actividades lúdicas para captar su atención y repetimos mucho los conceptos que queremos transmitirles”, explica Fernández.

El efecto dominó

 Para la compañía, cada persona que recibe  educación financiera genera un  efecto dominó en su círculo más cercano al extender su conocimiento y constituye  el primer eslabón de un círculo virtuoso de educación, emprendimiento e inversión.

"Si yo te doy un concepto y a ti te llega ese concepto, tú lo vas a transmitir a tu familia, a las personas más cercanas...  y se va haciendo un efecto dominó, eso es lo que nosotros pretendemos hacer con los niños, instruirles  y que ellos, de alguna forma, les instruyan a sus  padres o a su entorno más cercano”, enfatiza la directora. 

Pero, más allá de la aplicación directa de sus programas, la compañía también enseña a otros a transmitir la educación financiera para que, a modo de "efecto dominó”, el conocimiento se propague y pueda llegar a rincones donde las personas no tienen acceso a una educación formal.

"Tratamos de cerrar de alguna forma esa brecha de la educación tradicional con la educación financiera, inclusive sin estar presentes ahí. Hay varios métodos que podemos seguir. Uno de ellos es a través de la tecnología y otro es formar formadores para gente que esté ahí, gente de la comunidad para que ellos mismos puedan y sean capaces de enseñar a la gente, porque ellos conocen mejor que nosotros las necesidades que hay en el lugar”, concluye Mercado.

 

Los  programas
  • Niños  El programa The Money Game es un primer acercamiento del niño al mundo financiero, sus conceptos e implantación de hábitos financieros saludables y también incluye talleres.
  • Jóvenes Programa: Del Dinero y Otros Demonios y Programas de Emprendimiento, ambos con cursos, tanto presenciales como online.
  • Adultos  Programa: Del Dinero y Otros Demonios con cursos presenciales y online y Finanzas Personales, con talleres presenciales y curso online.
  • Corporativos Diseño a medida de programas en educación financiera, emprendimiento y desarrollo personal y profesional de acuerdo a las necesidades de las empresas.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

74
4

Otras Noticias