¿Fracasaste? Xavier Serbiá te da las claves para salir exitoso

El principio básico para recuperarse de un traspié es reconocer el error. De esta manera se va a evitar que el problema se expanda más y se va a poder dar soluciones en lo que Serbiá llama “proceso de desarrollo”.
domingo, 16 de abril de 2017 · 03:00
María Ortiz García  / Inversión
 
El economista y financiero Xavier Serbiá, a quien un mal manejo de su dinero lo llevó a verse reflejado en los ojos del fracaso, cuenta que no existe un fracaso final, sino que toda derrota viene acompañada de una oportunidad que hay que saber ver. 
 
Esta filosofía es la que lo empujó hacia el éxito y a convertirse en lo que hoy día es: uno de los mayores analistas financieros de Latinoamérica.

De estrella musical a experto financiero

Antes de convertirse en presentador de CNN Dinero, un programa en el que Serbiá informa de manera sencilla sobre economía y negocios desde 2011, el experto se había  dedicado durante una parte de su vida al mundo artístico.

La estrella musical del grupo Menudo, a pesar de que siempre había tenido curiosidad por el tema del dinero, sintió un verdadero impulso por formarse en economía y administración de negocios tras perder parte de la riqueza que había obtenido durante su carrera musical como consecuencia de una mala inversión.

Serbiá cuenta que, a veces, las oportunidades llaman a la puerta. 
Quien en un principio llamara suerte su llegada al canal CNN, corrige que lo identifica más como una oportunidad, aunque matiza que "sólo aquel que está preparado es el que la agarra”.

El entrevistado explica que la "insistencia” y la "disciplina” fueron fundamentales en su caso para alcanzar el éxito, y que se reinventó tantas veces fueron necesarias para lograr llegar a lo más alto. 

¿Cuáles son, según Serbiá, las claves para superar un fracaso?

El éxito del fracaso

Lo primero de todo, según apunta Serbiá, es no darle la espalda a la crisis y reconocer que está, que existe, ya que la primera reacción en muchos casos siempre es intentar evadir el problema.

La segunda clave es controlar la crisis, evitar que se expanda más. "En el caso de inversiones, si ya estás viendo que estás perdiendo plata,  no metas más la pata”, apostilla.

El tercer y cuarto paso es tratar de buscar una solución para resolver la crisis y revisar qué fue lo que pasó, respectivamente.

Y, por último, aplicar lo que aprendiste para que no vuelva a suceder. Esto es tomar apuntes de las equivocaciones.

"Ese fracaso final en realidad no es final, sino que es parte de un proceso de desarrollo hacia algo más grande. Por eso uno tiene que ubicarse bien, poner en perspectiva qué es lo que pasó, qué es lo que está pasando y qué es lo que puede pasar”, señala.

El analista explica que hay crisis que tienen un tiempo de madurez, que ahora no se ven, pero que en un momento determinado pueden explotar. 
El problema de esto radica en  la incertidumbre de no saber cuándo puede pasar, pero una vez se manifiesta la crisis,  el impacto puede ser "grave”. 

Por ello, recomienda que es importante  estar observando lo que pasa para que, una vez se presente la crisis, uno se pueda adaptar, algo que puede tomar incluso años.

"Todo fracaso hay que reconocerlo porque no es que uno quiera fracasar, pero a veces nos equivocamos y hay que aceptar el error, aprender de él, levantarte de nuevo y ver una oportunidad en ese error” sostiene ilusionado.
 
 Serbiá enfatiza en que no hay que ver el fracaso como "algo que nos toca el ego”.  Para abrir los ojos ante una realidad abrumadora Serbiá apunta a la motivación como un elemento fundamental, y dice que estar rodeado de gente que te motiva de forma "reaccional” es primordial.

"Es muy importante el equipo del cual estás rodeado, al igual que es muy importante el tiempo. A veces hay cosas que necesitan madurar. No te puedes recuperar de un impacto grande de la noche a la mañana. Uno tiene que dejar que la herida sane”, explica rotundo. 

Errores que se deben evitar
 
Uno de los errores principales que se cometen a la hora de emprender un proyecto es  ir a buscar financiamiento sin antes haber probado el producto/servicio en el mercado. 
 
Esto se traduce en querer lanzar ese producto/servicio como si fuera el final, sin llevar un proceso de desarrollo por etapas.

"No necesariamente tu idea, porque tú la crees va a ser exitosa. A lo mejor lo que tú estás trayendo no le interesa al mercado”, apunta.

Serbiá aconseja a los emprendedores unir la relación financiera con el proyecto de acuerdo con  la naturaleza del mismo. 

"Si el proyecto está en una etapa primaria, es decir, si estás desarrollando una idea no te vayas a pedir dinero prestado. Los productos que vayas adquiriendo para crear ese producto final, la maquinaria que vayas a comprar o el capital,  que vayan acorde a lo que estás creando”.

Y, para ello, propone diferentes fases: la idea inicial, una prueba de la idea, un prototipo, la búsqueda de un nicho de mercado pequeño para ver cómo reacciona ante el producto o servicio, protección legal y un buen manejo del capital disponible.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

169
51

Otras Noticias