La muerte, un negocio que va desde 220 hasta 7.500 dólares

Desde las funerarias cerca al Cementerio General, que permiten velar al cuerpo en su domicilio, hasta las instaladas en Miraflores o la zona Sur que ofrecen lujosos salones y servicio VIP.
domingo, 14 de octubre de 2018 · 01:07

Luis Escóbar Villasol / La Paz

Desde los salones velatorios exclusivos de Miraflores o de la zona Sur que pueden incluir el entierro en un cementerio privado hasta una modesta despedida en el domicilio o casa comunal cuyo fin será el Cementerio General; el negocio de la muerte demanda a los familiares entre 220 y 7.500 dólares.

Las funerarias más importantes de la ciudad ofrecen tres tipos de paquetes que, incluso, se incrementan si la atención es de “urgencia”. En el extremo caso que sea así, el costo de un paquete “de lujo” puede costar alrededor de 3.000 dólares que incluye alrededor de 20 ítems. Entre ellos se tiene previsto: el ataúd, el traslado del cuerpo, la preparación y cosmética, la sábana santa, la sala velatoria, arreglos florales, una capilla ardiente, música ambiental, una dama de protocolo, cafetería, libro de condolencias, ceremonia religiosa, trámites para el certificado de defunción, aviso en un periódico, tarjetas de agradecimiento, traslado del cuerpo al cementerio, un vehículo para llevar las flores, trasporte para los acompañantes y un cortejo que ayude a llevar el ataúd.

A ésta categoría se debe incluir la adquisición de un lote en un cementerio privado. En la avenida Mario Mercado se hallan varios de estos espacios cuyo costo máximo es de 4.500 dólares. Estos lotes hechos de concreto que forman una bóveda bajo tierra y pueden albergar hasta tres cuerpos enteros, uno sobre otro, y encima de ellos un espacio para cenizas.

El entierro de esta forma llega a costar 7.500 dólares. Sin embargo, estas mismas funerarias ofertan otras dos categorías entre las que se hallan la media y económica con precios inferiores. Prescinden algunos ítems como la cantidad o frecuencia del refrigerio: una carroza fúnebre más modesta, no entregan arreglos florales, en los televisores no muestran imágenes de la persona fallecida. De esta forma los costos del paquete de calidad intermedia oscila entre 1.200 a 1.800 dólares. Las económicas varían entre los 410 a 1.000 dólares aunque en ambos casos no se incluye el cementerio

En domicilio, más económico

Si bien las funerarias de Miraflores ofrecen el servicio a domicilio; el costo no varía en gran medida de los paquetes mencionados. La diferencia significativa se halla en los negocios que se encuentran en la calle José María Azín casi al frente del Cementerio General de La Paz.

Estos comercios funcionan en tiendas que no miden más de cinco metros cuadrados en los que se “amontonan” los ataúdes y sólo dejan un reducido espacio para un escritorio. “Nosotros le damos un servicio completo. Nos llama y vamos hasta el domicilio o el hospital para llevar a su familiar. Incluso, le prestamos un ataúd hasta que usted elija uno de los nuestros”, declaró Manuel Céspedes el encargado de una de estas humildes funerarias.

La diferencia de precios se halla en la calidad y el acabado de los ataúdes. El paquete más sencillo llega a costar 1.550 bolivianos (220 dólares) porque en estos comercios sólo se habla en moneda nacional.

Este paquete mínimo no incluye un salón para velar al cuerpo pero contempla: un carro fúnebre, una capilla ardiente, una sábana santa, un par de cirios, nicho en el cementerio (pero de los más económicos), pase de registro civil, un bus para trasladar a los dolientes, y el certificado de defunción en caso de que el deceso se hubiera producido en su casa.

En esas 24 horas que se vela el cuerpo, un familiar debe llegar al Cementerio General de La Paz a las 8:30 de la mañana para adquirir un nicho. A esa hora, elige una de las tres categorías: cuartel, pabellón, megapabellón y luego se procede a un sorteo. Si eligen cuartel cuyas construcciones son las más antiguas del cementerio se sorteará el espacio y la primera y quinta fila llega a costar 125 bolivianos; la segunda y tercera fila; y la tercera fila -del medio- vale 363 bolivianos.

En caso de elegir un pabellón, que por lo general tienen dos niveles, los precios varían de 520 bolivianos a 784 bolivianos; y si se opta por un megapabellón, que son las nuevas construcciones en la parte posterior del campo santo, los precios varían de 697 bolivianos a 1.058.

Una vez que pasó el entierro se espera, por lo general, un mes para colocar la lápida final. Los negocios que están frente al campo ofrecen desde las más básicas hechas con cerámica a 450 bolivianos hasta las que valen 3.000 bolivianos hechos con granito y varios adornos.

En las puertas del campo santo, obreros ofrecen sus servicios para instalar la lápida y llegan a cobrar hasta 200 bolivianos.

Una vez que pasan los cinco años, el cuerpo debe ser retirado y el Cementerio General ofrece dos alternativas para los restos. La primera que pueda pasar a un nicho de cuerpo menor o que sea cremado. El costo para este servicio es de 550 bolivianos; pero si se tratara de un “cuerpo fresco” sube a los 2.200 bolivianos previa presentación de una orden judicial que justifique que la persona sufría de una enfermedad infecto contagiosa o que hubiera sido decisión propia de la persona antes de fallecer.

El negocio de la muerte abarca tres grandes tipos de empresas

Una funeraria en las inmediaciones del Cementerio General

A nivel internacional, tres tipos de firmas se hacen cargo de todo el proceso y son: las prestadoras de servicio, las relacionadas con la manufactura y las instituciones que profesionalizan la atención. Sin embargo, el país no cuenta con ésta última.

La directora y fundadora del cementerio Parque de las Memorias de Cochabamba, Teresa Saavedra, informó que las empresas prestadoras de servicios que son las que hacen la inhumación o cementerios; las que prestan servicios funerarios; y de cremación.

En la segunda categoría se hallan las firmas relacionadas con la manufactura para atender un servicio funerario. Por ejemplo, ingresan las que fabrican los cofres o ataúd y otras que fabrican cosas puntuales. La última, son las instituciones que profesionalizan el sector. “En la mayoría de los países hay universidades e institutos especializados para que las personas que trabajan en el sector obtengan su título. En nuestro país no tenemos ningún tipo de esas escuelas”, dijo

Además, advirtió que en el país no existe una cuantificación de las empresas porque a todas se las incluyó en el rubro de “prestadoras de servicios”. “No tenemos ni un aproximado de cuántas funerarias trabajan en el país. Es una pena porque falta la regulación, en este importante sector”, afirmó.

Los cementerios privados y su costo

El Cementerio Jardín, ubicado en la zona Sur.

Los cementerios privados ofrecen lotes en sus campos santos. Estas bóvedas están bajo tierra y permiten albergar a tres cuerpos uno sobre otro y en la parte superior crean espacios hasta para siete urnas que guarden cenizas. Sus costos van desde los 3.600 dólares hasta los 4.500 dependiendo de la ubicación y el cementerio.

El Cementerio General de La Paz

El Cementerio General de la ciudad de La Paz

Es la opción más requerida por los dolientes y ofrece tres tipos de estructuras. Los cuarteles son los más económicos porque van de 125 bolivianos; los pabellones cuyo costo base es 520 bolivianos y los megapabellones a 697 bolivianos. También presta el servicio de cremaciones que para un cuerpo fresco vale 2.200 bolivianos.

Gran variedad de lápidas

Lápidas de mármol, granito, cerámica frente al Cementerio

Frente al Cementerio General, decenas de comercios ofrecen lápidas. La más económica cuesta 450 bolivianos con cerámica, 700 bolivianos los hechos con marmolina, 1.700 con marmol y a 3.000 bolivianos los hechos de granito con varias figuras. Ellos, además, colocan el nombre de la persona fallecida y un mensaje.

Rosas, claveles e infinidad de flores

Una gran variedad en el mercado de Las Flores.

El mercado de las Flores del Cementerio General ofrece una gran variedad de arreglos. Los más económicos llegan a costar 40 bolivianos hasta los de pedestal que pueden valer más de 100 bolivianos. Las comerciantes informaron que su costo depende de la cantidad y calidad de flores que los clientes deseen agregar a su arreglo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

160
112

Otras Noticias