Emprendimiento

Las miniaturas son fabricadas durante todo el año por artesanos

La feria de los mayoristas, que arrancará este martes 15, es la primera del año para distribuir a los minoristas; luego viajan a Puno, Copacabana, Cochabamba y cierran el año en Santa Cruz.
domingo, 13 de enero de 2019 · 00:29

Luis Escobar  / La Paz

La feria de los productores o mayoristas de la Alasita comenzará este martes 15 de enero y con él un trabajo de todo el año construyendo las miniaturas. Pero para la familia Uruchi es una tarea que  llevó  tres generaciones y comenzó hace 40 años en el santuario de la Virgen de Copacabana.

 Foto: Marco Aguilar / Página Siete

  Albertina Uruchi, la nieta, esperaba el pasado jueves el ampliado de los comerciantes de la Alasita en el campo ferial del Parque Urbano Central (PUC). Cada sección se fue dividiendo en las distintas plataformas y en la primera de ellas fueron reunidos los mayoristas, que comenzarán a ofertar sus artículos desde este martes en la calle Juan de la Riva hasta la avenida Simón Bolívar. Ellos permanecerán en el lugar hasta el 23 de enero, un día antes que comience la fiesta de la miniatura en La Paz. 

El negocio comenzó con la construcción de pequeñas casas hechas de estuco, que se los vendía en Copacabana, pero “ante la gran competencia y poca venta” la segunda generación cambió por casitas hechas de vidrio. 

 Foto: Marco Aguilar / Página Siete

“Comenzamos pintando los vidrios, los cortamos y la parte más artística es recrear las fachadas,  que son similares a los cholets que se construyen en El Alto; cambian según la moda”, declaró. Los colores vivos de cada una de las estructuras los hacen únicos. Para la feria de La Paz llegaron a construir 30 docenas de casas de cristal.

Pero el trabajo continúa todo el año. Una vez que concluya la feria de los mayoristas, el 23 de enero, se preparan para la fiesta de Puno, en Perú, que se lleva adelante el 15 de abril. Inmediatamente después se preparan para la fiesta del 5 de agosto en Copacabana y luego deben viajar para presentarse en Cochabamba ese mismo mes. El recorrido concluye en septiembre para la feria que se organiza en la ciudad de Santa Cruz. Al final de este evento  comienzan los preparativos para la Alasita paceña del siguiente año. “Las casas de cristal más grandes  las  llegamos a vender hasta en 1.200 bolivianos por docena. Luego los precios bajan hasta las más pequeñas”, aseguró Albertina, confiada en que llegará a vender todos sus productos en la feria de los mayoristas, que comenzará el martes cerca del PUC. 

 Foto: Marco Aguilar / Página Siete

Por la antigüedad que tiene estará al principio de la feria en la calle Juan de La Riva. “Nos llevan las casas para los comerciantes minoristas de la Feria de la Alasita, que comenzará el 24 de enero. Pero, además, llegan personas para llevarlas hasta los distintos puntos del país a ferias que son de menor tamaño. Incluso, llegan los turistas para exhibirlas en Argentina, Perú,  Chile y otros países”, dijo la fabricante de miniaturas.

La emprendedora espera continuar en el oficio de las casas de cristal y que no se pierda la tradición familiar. “Toda la familia trabaja en la elaboración de las casas. Nos ayudamos para mejorar los diseños y hacerlos cada vez más cercanos a la realidad para que nuestros clientes cumplan con sus sueños”, afirmó la comerciante, que ya tiene listo toda su producción para la feria paceña. Para resaltar la fachada de los edificios en miniatura los artesanos pegan arena de colores. Con esta técnica los hacen más atractivos para los compradores. Los pedidos pueden ser hechos al 758 58002. 

 Foto: Marco Aguilar / Página Siete

Crecimiento de la feria 

La feria de los mayoristas fue creciendo cada año a medida que más artesanos llegan a elaborar las miniaturas. Al inicio sólo ocupaban una parte de la avenida Simón Bolívar y hoy llegan hasta la Juan de la Riva. Llegar a reunir a cientos de comerciantes que oferta billetitos en paquetes de miles de unidades, las típicas casas de estuco y hasta los tradicionales Ekekos que abundan en la feria paceña.

Miles de bolsas de cemento y estuco son los más requeridos

Juana Chipana prepara 40.000 bolsas de estuco y otra cantidad similar de cemento para la feria de los mayoristas de la Alasita. Estos son los dos artículos que más vende, pero eso no le impide elaborar otros artículos como “escaleritas” y otros.

 Foto: Marco Aguilar / Página Siete

“Vendemos material de construcción y para esta feria sacamos alrededor de 40.000 bolsas de estuco y un número similar de cemento. Estas bolsitas son de siete centímetros de alto y son las más vendidas”, declaró la artesana.

Ella copia el diseño de las bolsas de cemento de Soboce y las envía a una imprenta. Una vez que recoge el material, comienza el arduo trabajo de llenarlas cada una de ellas con cemento y estuco de verdad y “bien hechos”.

“Primero tenemos que cortar el papel, vamos dando forma a cada una de las bolsitas y después los rellenamos con cemento original. No podemos poner otra cosa porque estaríamos engañando a los clientes y para que su sueño se cumpla”, agregó la comerciante.

 

Los “terrenitos”, una atracción que llega a todo el país

El terreno es el primer paso para que los creyente  en el dios de la abundancia tengan la posibilidad de tener una casa. Con esta premisa María Alisón Ramos prepara medio millar de “terrenitos”.

“Estos predios son de 13 por 18 centímetros, con una base en venesta. Para que sean atractivos a los clientes  compramos arena y cascajillo, piedras diminutas que las vamos pegando a la venesta para que tenga una apariencia de suelo”, declaró la comerciante.  Luego añaden otros elementos, como diminutas escaleras hechas por pedazos de maderas, puertas y alguna herramienta.

“Este trabajo lo comenzamos en julio porque debemos atender todos los requerimientos. Al nombrar la feria como patrimonio intangible llegan comerciantes de todo el país: Tarija, Trinidad y Cobija”, añadió. Cada terreno lo venden a 10 bolivianos a las minoristas  y si compran por cantidad hasta en ocho, para que ellas también puedan ganar.

 

Otras Noticias