El rentable Canal de Panamá, el mayor paso del comercio internacional

A los dos carriles que funcionan desde 1914, para barcos pequeños, el Canal habilitó un tercero en 2016 para buques grandes. Por el lugar pasan cada día 14 naves. Genera $us 1.700 millones por año.
domingo, 06 de enero de 2019 · 00:10

Cándido Tancara Castillo  / Canal de Panamá 

Cuando uno llega al Canal de Panamá,  de inmediato le llueven preguntas sobre el número de  barcos que lo cruzan por día,  recursos que genera, la nacionalidad de los  buques que lo utilizan más, cómo una nave pasa por el Canal del Atlántico al Pacífico, entre  otros. No siempre es fácil obtener respuestas en el lugar, pues está lleno de turistas que observan el paso de barcos o visitan el Museo del Canal, en medio de un calor tropical.

Es un país de habla castellana pero tiene como moneda oficial el dólar. Se comprende esta situación porque Estados Unidos administró el Canal durante 85 años;  en ese largo periodo generó 1.877 millones de dólares para el erario panameño. El 31 de diciembre de 1999, en cumplimiento de los Tratados Torrijos-Carter de 1977, Panamá recuperó el control total y desde entonces hasta diciembre de 2018 generó más de 15.000 millones dólares en los 19 años de la administración local.

En 1879, el francés Ferdinand de Lesseps, que había completado la excavación del Canal de Suez, hizo un llamado a los pequeños inversores a través de hombres de negocios para obtener financiación pública. Las obras comenzaron en 1881, enfrentándose a varios retos: el terreno accidentado, las epidemias de malaria y fiebre amarilla con una elevada mortalidad entre el personal. Fue inaugurado el 15 de agosto de 1914. Hasta la apertura del Canal, el ferrocarril transportó el mayor volumen de carga (minerales y materiales) por unidad de longitud entre ambos océanos.

El Canal es  el centro de atracción para los turistas.

El último día de 2018, el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano,  sostuvo que “el Canal de Panamá ha entregado desde el año 2000 aportes directos al Tesoro Nacional por 15.032 millones de dólares, registrando en el periodo fiscal 2018 una contribución anual histórica de 1.703 millones de dólares”.

La vía interoceánica une a más de 140 rutas marítimas hacia 1.700 puertos en 160 países, una conectividad que fue potenciada en 2016 cuando entró en funcionamiento el tercer carril en el Canal, para el tráfico de buques de mayor envergadura y que representa el mayor paso del comercio internacional. Alrededor de 14 embarcaciones diarias transitan por las esclusas de Agua Clara, en el Pacífico, y Cocolí, en el Atlántico, en dependencia de la disponibilidad de agua. Necesitan hasta 10 horas para cruzar de un extremo a otro, de una longitud de 77 kilómetros. Con el Canal de Panamá ampliado mejoró el tránsito de naves a 5% durante el periodo de 2017, según  publicaciones de diarios panameños.

El tercer carril fue construido durante  10  años (2006-2016) y demandó la inversión de 5.450  millones de dólares. Cerca de 35.000 panameños trabajaron en esa obra faraónica que utilizó 220 mil  toneladas de acero, equivalentes a 22 torres Eiffel y utilizó 4,5 millones de metros cúbicos de hormigón, equivalentes a 450 edificios de 20 pisos.

En el Museo  del Canal se puede apreciar en fotografías gigantes toda  la historia de la vía.

Los mayores usuarios

Durante  2017, las principales rutas por el Canal fueron entre Asia y la costa este de Estados Unidos (34%), costa oeste de Sudamérica y costa este de EEUU (13%), costa oeste de Sudamérica y Europa (7%), costa oeste Centroamérica y costa este de EEUU (7%) e intercostal Sudamérica (5%). Del total, el 68,3% de la carga que transitó por el Canal se origina en o tiene como destino los EEUU. Los principales países usuarios  de la vía interoceánica, durante  2017, fueron: Estados Unidos, China, Chile, Japón, México y Colombia, según datos reportados por  la ACP.

Para que los buques puedan pasar por el Canal, se debe hacer reservas y el costo para cruzar oscila desde 596 mil   hasta  829.468 dólares. Para Quijano, según reporte de EFE, el Canal se consolida “como una de las principales rutas del comercio internacional, ofreciendo un servicio confiable, seguro y rentable que le genera múltiples beneficios a Panamá” y a  los usuarios en gran parte el mundo.

Los bancos más grandes

El Canal es una de las fuentes de ingreso grandes de Panamá, pero también lo es la Zona Libre de Colón (ZLC), considerada la zona franca más grande de América,  ubicada en el Caribe panameño, que emplea a más de 25.000 personas y en ella operan cerca de 3.000 empresas dedicadas a la reexportación.

Sólo en 2017 generó un movimiento de 19.713 millones de dólares, mientras que entre enero y noviembre de 2018 esa actividad comercial aumentó un 9,7% con respecto al periodo anterior, según los datos oficiales.

Si ese es el movimiento económico en el Canal, los bancos juegan su papel de intermediación entre los empresarios y el Estado. Están asentadas entidades norteamericanas de la talla de  Wells Fargo y el Exchange Bank como consecuencia de ser la ruta obligada del comercio mundial. En noviembre recién pasado, el Industrial and Commercial Bank of China (ICBC), el banco más grande del mundo, ha mostrado interés en establecerse en Panamá.

Actualmente en Panamá operan 65 bancos de América Latina y el Caribe –de los cuales 21 son de Panamá–, 13 de Europa, siete de América del Norte y seis de Asia y  Oriente Medio. Entre los más relevantes figura el emblemático The Chase Manhattan Bank  N.A., que arribó en 1915 con el nombre de Commercial National Bank; el Royal Bank of Canadá (1948);  el Banco Fiduciario de Panamá, que luego cambió a Banco Nacional de París;  el Bank of America (1964);  y  Banco Alemán Platina (1965), entre otros.

Cómo funcionan las esclusas en el Canal

El Canal de Panamá ampliado es la mayor obra de ingeniería en lo que va del siglo XXI al menos en el Caribe. El tercer carril fue construido durante casi 10 años  y con una inversión de 5.450 millones de dólares. Une más de 140 rutas marítimas y 1.700 puertos en 160 países.

El tercer carril se añade a los dos ya existentes desde 1914 para el transporte marítimo. Los dos carriles del Canal se estaban quedando obsoletos: el 50% de los cargueros que se construyen actualmente no caben en las viejas esclusas. 

De acuerdo con la información publicada en diarios panameños, en los extremos del Canal se encuentran las esclusas. Las antiguas seguirán funcionando con los barcos de menor tamaño. En paralelo a éstas se han instalado las nuevas. El mecanismo de las esclusas antiguas y nuevas es similar en el funcionamiento. 

Los barcos salvan el desnivel del agua en tres pasos, hasta llegar a las aguas interiores: las esclusas se van llenando de agua y hacen que el barco ascienda hasta la altura del  lago Gatún (Atlántico); el lago Gatún está 24 metros sobre el nivel del mar; y, luego, en el siguiente juego de esclusas el barco desciende de nuevo al nivel mar (Pacífico). De esta manera los buques vuelven al nivel del mar en las esclusas del extremo contrario.

Más de 600 millones de toneladas de mercancías al año pasan por el Canal tras la ampliación, el doble que antes de 2016. Los principales clientes son EE UU, China y Chile.

Las esclusas  facilitan el paso de las naves.

Desde su inauguración el 15 de agosto de 1914, el Canal ha conseguido acortar en tiempo y distancia la comunicación marítima, dinamizando el intercambio comercial y económico al proporcionar una vía de tránsito corta entre los dos océanos, influyendo decisivamente en los patrones del comercio mundial,  impulsando el crecimiento económico de los países desarrollados y en vías de desarrollo. 

El Canal ya era utilizado por los nativos americanos antes de la llegada de los europeos en el siglo XV para el desplazamiento entre las costas del Atlántico y del Pacífico. Toda la historia que antecede a la construcción se puede ver en fotografías en el Museo del mismo Canal de Panamá.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

24