Economía

Conflictos “enfrían” la economía y bajan las inversiones

Los economistas señalan que la muestra de la “crisis” está en el crecimiento interanual del 3,38%, baja en las inversiones, la caída en los ingresos por la venta de hidrocarburos, y creen que la salida al conflicto es política.
domingo, 03 de noviembre de 2019 · 01:10

Cándido Tancara Castillo  / La Paz 

Los conflictos sociales estallaron hace 12 días en el país, después de un presunto fraude electoral. Ya fallecieron dos personas y se reportaron más de un centenar de heridos. La capital cruceña acató de manera general el paro indefinido al extremo de paralizar casi la totalidad de su aparato productivo. En una mayoría de las capitales de departamento a diario se observa a vecinos bloquear calles y en la última semana fueron víctimas de los grupos de choque oficialistas; estas movilizaciones dificultan de alguna manera el normal aprovisionamiento de insumos y distribución de los productos.

Esta situación fue considerada por algunos economistas como un momento de “enfriamiento”, “incertidumbre” y “crisis” de la economía nacional, después de salir de un prolongado incendio forestal en la Chiquitania, donde cuatro millones de hectáreas quedaron en  cenizas. Creen que esto podría agravarse si no hay una salida política y pronta para evitar un mayor desastre.

Juan Antonio Morales, expresidente del Banco Central de Bolivia,  dijo a Inversión de Página Siete que “la economía se está enfriando efectivamente”, incluso antes del incendio y el conflicto social en marcha, pues la muestra está en el crecimiento de 3,38% entre julio de 2018 y junio de 2019, frente a similar periodo del año anterior cuando alcanzó a 4,61%, lo que hizo posible  el pago del doble aguinaldo para el presente  año.

En cuando al conflicto social, Morales considera que hay dos elementos que interrumpieron la actividad productiva del país: el bloqueo de calles en las ciudades  por parte de los vecinos, y el de las carreteras, liderado por campesinos, aliados del gobernante MAS;  en las ciudades votaron en contra del binomio oficialista, estudiantes, profesionales y empresarios, en desacuerdo con el Gobierno. Considera que estos últimos demostrarán “una actitud de mayor resistencia” y una manera de expresar “esa resistencia es reduciendo sus inversiones y su actividad” económica.

Este comportamiento hará difícil que el PIB alcance al 4,7% proyectado. “Nada hace augurar que podemos llegar a 4,7% como se sostiene en fuentes oficiales”, dijo. Sin embargo, continuó, “ahora el hecho de que digan que tenemos la tasa de crecimiento más alta de la región (4,3% en 2016, 4,2% en 2017 y similar porcentaje en 2018), eso más es un consuelo, la verdad es que estamos creciendo más lentamente”.

Para el analista en temas económicos Luis Fernando García,  la economía cuando se detiene “es que estamos en crisis” y es resultado del conflicto social. “La tendencia es que el sistema se está cayendo; se precipita con el paro económico y con los enfrentamientos; los inversores y la gente que quería  invertir y gastar han frenado y lo que ahora necesitan es para comer”. Explicó que la consecuencia es que, gane quien gane, el “país entrará en recesión económica y estancamiento”.

José Alberti,  economista y expresidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, relató que el paro indefinido en Santa Cruz golpeó a la industria manufacturera, la agrícola, agropecuaria, el comercio exterior, el comercio formal, las grandes construcciones (edificios y condominios) y los proveedores de cemento, fierro, entre otros insumos. Dijo que muchas de estas actividades económicas tienen conexión interrumpida con otros centros urbanos y el extranjero.

Bajan las inversiones

Alberti dijo que el impacto del conflicto social es “incertidumbre”, más allá de la pérdida de 30 millones de dólares diarios en el departamento cruceño. “Se va a agudizar la incertidumbre; hemos llegado a esta pseudodictadura porque en los conflictos están ausentes la Fiscalía, Derechos Humanos y la Defensoría del Pueblo; eso nos dice que no hay Estado de Derecho”. 

Sostiene que la “incertidumbre es la principal causa del deterioro económico y del no crecimiento del PIB, y eso se reflejará “en los próximos meses”. Manifestó que las inversiones “han bajado mucho, sobre todo la inversión privada extranjera, y Bolivia no es destino amigable para las inversiones y el mundo lo sabe porque no hay seguridad jurídica, no hay condiciones para hacer negocios y eso pasa porque tenemos sobrerregulaciones que desincentivan las inversiones”. Precisó, sin embargo, que el sector petrolero tiene incentivos que atraen inversiones pero se desconoce su efectividad. De los 2.100 millones de dólares anuales del sector privado y extranjero, Santa Cruz contribuye con 700 millones de dólares.

Sobre el particular, Juan Antonio Morales dijo que “por el lado del gasto también la inversión ha caído, con relación a la inversión en el mismo periodo (del año anterior), en medio por ciento en vez de aumentar, a pesar a del voluminoso programa de inversión pública (5.323 millones de dólares)”.

El economista sostuvo que el “sector privado probablemente ha querido esperar a ver los resultados de las elecciones y por eso no ha estado invirtiendo”. Dijo que este hecho también es “una situación de enfriamiento de la economía, desaceleración”.

Morales también sostuvo que el Gobierno, éste u otro, tiene como desafío bajar el déficit fiscal que en los últimos años se ha vuelto normal en 8%, que en los hechos es una pérdida de 3.200 millones de dólares anuales. A lo que se suma el tipo de cambio congelado en 2011 que facilita la disminución de las Reservas Internacionales Netas (RIN) que está a la mitad (8.117 millones de dólares hasta agosto de 2019) del pico más alto en 2014 (15.478 millones de dólares).

Anticipó que  los problemas señalados podrían afectar la economía en  2020, en el precio de los combustibles y el tipo de cambio.

 

Caen ingresos por hidrocarburos 

Juan Antonio Morales alertó que los ingresos por hidrocarburos decrecen en 17,5%. “Es un sector particularmente delicado, un decrecimiento sumamente significativo y sumamente fuerte; tenemos esa gran dificultad que el país está enfrentando, y todo esto es antes de los problema políticos y de los incendios en el Chiquitania”.

No sólo eso, advirtió, pues también “la balanza comercial hidrocarburífera se está volviendo negativa, es decir, estamos gastando más plata en importar hidrocarburos que lo que estamos recibiendo por la exportación de hidrocarburos (principalmente gas)”. A ello se suma la subvención a los carburantes que para este año fue calculada en 623 millones de dólares.

Alberti también advirtió que el consumo de carburantes líquidos en Santa Cruz bajará en 50% como consecuencia del prolongado paro indefinido, pues la industria cruceña y la agroindustria son los principales consumidores del diésel. Advirtió que con el paso de los días del paro, el bajo consumo de electricidad -porque el comercio y la industria están paralizados-, también arrojará una factura menor. Ocurrirá lo mismo con los servicios de telecomunicaciones y agua potable.

La salida es política

El expresidente del BCB consideró que a todo ello urge una salida política que priorice la atención a la economía. “Lo más urgente es restablecer la tranquilidad política en el país y ahí tiene que haber todo un esfuerzo del Gobierno y de la oposición para llegar a un acuerdo; ahora la política es el arte de llegar a compromisos para frenar la actual situación que es extremadamente grave”, dijo al recordar que “en los últimos años nunca se vivió una situación tan complicada en el frente político”.

Alberti critico que el crecimiento económico esté impulsado sólo por el gasto público, dejando a un lado los niveles productivos como los  más bajos de la región. Entonces, dijo, “el Gobierno  tiene que reflexionar y anteponer la estabilidad macroeconómica” ante los intereses políticos sectoriales.
 

CNI: se pierden Bs 1.000 MM


En 10 días de conflictos sociales y políticos tras las elecciones  del 20 de octubre, el sector industrial perdió 1.000 millones de bolivianos; Santa Cruz es el más golpeado en términos regionales. Se advierte además que la falta de insumos pone en riesgo la industria farmacéutica en el país.

Alivio del no pago de 2do. aguinaldo

La Federación de Empresarios Privados de La Paz vio con alivio que el crecimiento del 3,38% del PIB interanual (2018 - 2019) impidió el  pago del doble aguinaldo. La Cámara Nacional de Comercio señala que es necesario compensar la caída de los ingresos por el gas para un  equilibrio.

Deterioro del comercio exterior
 
La Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia  y la Cámara Nacional de Comercio observan que el clima de conflictividad que atraviesan varios países de la región afecta al comercio exterior y  los planes de integración, en   que Bolivia es pasible a los impactos externos.

Privados claman por democracia


La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia  expresó su preocupación por la actual coyuntura de convulsión social y política que atraviesa el país, y advierte que no renunciará a vivir en un país democrático. Por ello, pide diálogo para solucionar el actual momento de crisis.

 

1
2