Empresa

La crisis deja pérdidas por $us 72 millones y 150 empresas afectadas

Los sectores más castigados son: agrícola, avícola, transporte, industria, turismo, construcción, minería y comercio. Los industriales sugieren el diferimiento de pagos a la banca, impuestos y a los trabajadores.
domingo, 01 de diciembre de 2019 · 00:00

Cándido Tancara Castillo / La Paz

La protesta pacífica empezó la misma noche del 20 de octubre, cuando Evo Morales se declaró ganador y dijo que confiaba en el voto rural para iniciar su cuarto mandato. Con esta declaración tiró por la borda la segunda vuelta que el conteo rápido (TREP y Viaciencia) marcó una diferencia entre Morales y Carlos Mesa del 7%. La movilización terminó el domingo 10 de noviembre con la renuncia de Morales por fraude. A las pocas horas, empezaron  los movimientos vandálicos con múltiples destrozos y la voladura de un gasoducto, lo cual derivó en el corte del abastecimiento de gas natural a la industria de Cochabamba, La Paz y Oruro. La reparación de este ducto está prevista para el martes 3 de diciembre. 

En estos más de 40 días de bloqueos de carreteras y calles, además del cerco instruido por Morales desde México, donde se asiló, la industria nacional perdió 72 millones de dólares y aún tiene 150 empresas paralizadas y con serios problemas de reanudación de sus operaciones.

“En un mes y medio de problemas poselectorales, la industria manufacturera registra más de 72 millones de dólares en pérdidas y la mayor parte en las últimas dos semanas son particularmente en empresas de La Paz, Cochabamba y Oruro”, sostuvo a Inversión de Página Siete el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ivo Blazicevic.

El perjuicio económico por los conflictos sociales representará  un 4% de pérdida en el Producto Interno Bruto (PIB), según sostuvo el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Rolando Kempff.

En los “días de conflictividad social, la tasa de crecimiento del PIB industrial manufacturero de La Paz perdió entre tres a cuatro décimas, esto es, se tenía previsto un crecimiento del PIB industrial nacional de 4,5% para 2019 y descenderá a 4,2% o 4,1% y la tendencia es fuertemente declinante”, dijo Blazicevic.

De las 150 empresas que dejaron de operar primero por falta de insumos y después por falta de gas natural, 65 son de Cochabamba, similar número de La Paz y 20 de Oruro, que aún esperan la reparación del gasoducto Carrasco-Cochabamba, que sufrió un “atentado terrorista”, según el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, y que recién volvería a bombear el carburante a partir del martes o miércoles de esta semana. “Toda vez que se levantaron los bloqueos en el eje central, hoy la preocupación industrial se concentra en Cochabamba, Oruro y La Paz por la suspensión de gas a las industrias”, dijo Blazicevic.

Explicó que “La Paz representa el 22% del PIB industrial a  nivel nacional” y las “pérdidas diarias de la industria paceña llegan a más de 430 mil dólares” durante los días del conflicto  en las industrias paceñas.

El presidente de la Cámara Departamental de Industrias de Cochabamba, Javier Bellot, dijo a Inversión de Página Siete que desde la protesta pacífica hasta la movilización vandálica, liderada por grupos afines del MAS, al menos ocho sectores fueron afectados: agrícola, avícola, transporte, industria, turismo, construcción, minería y comercio. “Ningún sector se podía movilizar, todos estábamos bloqueados, los insumos no llegaban a las empresas” y ahora “la normalización no será rápida, será paulatina, no es como prender un foco, hay industrias que necesitarán hasta dos semanas para volver a producir” como la cementera, ladrillera y avícola.

Blazicevic manifestó que “las consecuencias de la paralización de la actividad económica están relacionadas con el descenso en el nivel de producción y circulación de bienes industriales, y la caída de la liquidez, lo cual generará una caída en la rentabilidad, que se sentirá  incluso en los próximos meses” en el país. 

El presidente de la Cámara Departamental de Industrias de Oruro, Armando Ferrari Quevedo, dijo a Inversión que una veintena de industrias quedaron afectadas por las protestas pacíficas y vandálicas. Además, por el corte de gas, en su región, las Operaciones Metalúrgicas SA (OSMA) y FIDA, una industria de alimentos, fueron las más castigadas porque tienen sus operaciones paralizadas desde el 13 de noviembre. “Estamos en una temporada alta de producción, muchas empresas dejaron de operar y otras están a media máquina”, añadió.

Acciones urgentes

Blazicevic considera que ante esta situación se necesitan acciones gubernamentales de diferimiento para responder a la banca, impuestos y trabajadores, después de 40 días sin producción. “A nivel coyuntural se requiere reprogramación de los pasivos ante el sistema financiero, el diferimiento en el pago de impuestos ante el Fisco y la negociación en el marco de la norma laboral con los trabajadores para el pago de sueldos y salarios”, dijo el ejecutivo.

Sostuvo que “a nivel estructural se precisan incentivos fiscales para reimpulsar el aparato productivo que ha sido golpeado por los conflictos poselectorales”. 

Blazicevic dijo que lo que requiere el sector industrial y el empresariado nacional  es “mostrar una efectiva disposición al proceso de reunificación del país”, entre las dos cámaras (CNI-CNC) porque “comprendemos la necesidad de llevar adelante este proceso, ante los cambios institucionales profundos que vive y reclama el país, ante la demanda de una mayor participación del sector privado en el diseño y propuesta de políticas públicas que le permitan al país una reconversión de la matriz productiva, y ante el acelerado cambio tecnológico que vive el mundo, haciendo cada vez más difusas las fronteras entre la industria, el comercio y los servicios”.

El presidente de Industrias  dijo que “tenemos claro que la meta debe ser lograr una Bolivia moderna y productiva”.
 

La industria en  cifras

  • Afectación  A  raíz de los conflictos sociales en el país hay  150 empresas paralizadas y con serios problemas de reanudación de sus operaciones.
  • Pérdidas  Debido al bloqueo de carreteras por más de un mes, la industria nacional perdió 72 millones de dólares.
  • PIB  Las pérdidas económicas por los conflictos sociales representan un 4% de pérdidas en el Producto Interno Bruto (PIB), según la Cámara Nacional de Comercio (CNC).
  • La Paz  La Cámara Nacional de Industrias señala que La Paz representa el 22% del PIB industrial a  nivel nacional y las pérdidas diarias de la industria paceña llegaron a más de 430 mil dólares durante los días del conflicto en las industrias paceñas, que ahora se encuentran sin gas.
  • Propuesta  La CNI considera que ante las pérdidas registradas por el bloqueo de carreteras y la paralización del aparato productivo, se necesitan acciones gubernamentales como el diferimiento para responder a la banca, impuestos y el pago de sueldos a los trabajadores.
  • Industrias  Según  Fundempresa, entre enero y julio de este año, se crearon 11.413 firmas, cuando, en el mismo período de 2018, se inscribieron casi 19.000 nuevas unidades. El récord de registros continúa siendo la gestión 2013, con más de 65.000 nuevas firmas.
  • Unipersonales Del total de las empresas creadas, siguen siendo las unipersonales el grueso de empresas creadas, 78%. También, de las empresas  unipersonales que se crean, el 40% luego son cerradas.  

Punto de Vista
Javier Bellot,  presidente de Cámara de Industria Cbba.

“Urge resolver la conectividad”

La industria necesita más competitividad y mejorar la logística. La carga área permitida es de 100 toneladas por día, cuando se necesita mover en situaciones de emergencia 500 t por día y, sobre todo, del sector avicultor.

La seguridad alimentaria para las ciudades del eje requiere mayor conectividad y mejorar los temas de  logística, y de esto se viene hablando hace dos años y medio. Además de todas las exportaciones que hace el país, el 80% son naturales (gas y minerales) y 20% no tradicionales. ¿Qué hacemos para diversificar nuestra economía? Incrementar la manufactura, el turismo, la agroindustria, la ciencia y tecnología. 

Aunque es algo que estamos repitiendo, pero hay que trabajar de verdad en la sustitución de importaciones y para ello necesitamos aplicar el consumo creciente de bienes y servicios localmente. Hay que pensar en el desarrollo del mercado interno empezando con la fabricación de materiales decorativos para la construcción, porque ahora todo viene de afuera y es un desafío hacer diseños nuestros e incorporar a los productos nacionales que se producen.

Una de las formas inmediatas para equilibrar la balanza comercial en el país es ser muy prudentes a la hora de la producción para un mejor control del mercado nacional y no hacer importaciones innecesarias de bienes y servicios.

Necesitamos dinamizar la economía nacional facilitando el desarrollo del sector productivo, evitando o terminando con la tramitología burocrática en Impuestos, Aduana y  banca, entre otras; necesitamos que las cosas fluyan y los trámites sean más sencillos porque sólo de esta manera se deja de castigar la iniciativa privada.

 


 

 

Otras Noticias