Por la crisis política hay menos pollo para las fiestas de fin de año

El déficit de producción es de 1,5 millones de pollos por la crisis postfraude electoral. Hubo inactividad en el sector por más de un mes. Prometen abastecer el mercado con 18 millones de aves.
domingo, 22 de diciembre de 2019 · 20:09

Cándido Tancara Castillo  / La Paz

La crisis política postfraude electoral fue lapidaria para los productores de pollo en el país. Para gran parte de los bolivianos fueron alrededor de 21 días de inactividad, después de la renuncia de Evo Morales, porque las carreteras estaban bloqueadas y los insumos no llegaban a los centros de abasto o a las industrias. Para los productores avícolas el paro fue más de un mes porque necesitan entre 45 y 50 días para que un pollo sea puesto en el mercado.

El bloqueo de la carretera entre Cochabamba y Santa Cruz por  los cocaleros representó un “daño fatal”, porque provocó que un millón de pollitos bebé fueran eliminados debido a que no pudieron cruzar el trópico cochabambino. En las granjas de Cochabamba murieron 300 mil pollitos bebé por falta de alimentos, también porque los granos procedentes de Santa Cruz no pasaron la zona cocalera. El presidente de la Cámara Agropecuaria de Cochabamba, Rolando Morales, relató a Página Siete que incluso en los días de la crisis social y por efecto del bloqueo en el trópico cochabambino hubo canibalismo en las granjas del Valle. 

“Las granjas se despoblaron porque no llegaban los pollitos bebé, donde tampoco los pollitos que ya habían llegado antes no tenían alimentos y entonces se produjo canibalismo, porque al no recibir alimentos balanceados se comieron los unos a los otros”.

En los hechos, más de un millón de pollos no lograron tamaño ni peso necesarios, entre noviembre y parte de diciembre, para ser comercializados a partir de la primera quincena del último mes del año, de manera particular en los mercados de La Paz y El Alto.

“Para Navidad el déficit de pollos está en un millón y 1,5 millones de pollos, los que no van a estar en los mercados del occidente”, informó a Inversión de Página Siete el presidente de la Federación Nacional de Avicultores, Édgar Sandoval.

Explicó que los ciclos productivos de pollo necesitan alrededor de medio centenar de días. “Todo lo que no se cargó en las incubadoras, con la debida anticipación, se está reflejando en la época más alta del año”, dijo el ejecutivo.

El presidente de la Asociación Nacional de Avicultores de Bolivia, Ricardo Alandia, explicó a Inversión de Página Siete que para no dejar desabastecidos los mercados del occidente, para las fiestas de fin de año  se han “tomado algunas medidas preventivas”, en coordinación con el Servicio Nacional de Seguridad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag). Entre algunas medidas asumidas, aseguró, se determinó bajar la edad de las reproductoras de 65 semanas a 63  y reducir los días del “vacío sanitario” a menos de 20 días o dejar vacías las incubadoras por temas de sanidad, pero dentro de los márgenes permitidos por el Senasag. 

“Entonces, las granjas pudieron cargar  pollitos bebé para garantizar el abastecimiento hasta fin de año”, añadió. Sandoval dijo que las acciones preventivas asumidas hacen que ahora “no haya desabastecimiento de pollo” en el mercado nacional, pero, continuó, “sí hubo déficit de producción” en el mes de mayor demanda en el país.

Ambos directivos coincidieron por separado que el país consume 18 millones de pollos cada mes y por fiestas de fin de año aumenta en un millón y hasta 1,5 millones más. “En las fiestas de fin año se colocarán para la venta 18 millones de pollos, abasteceremos el mercado”, acotó. Sin embargo, Sandoval aseguró que posiblemente el precio sufra algún incremento que no tendrá origen en las granjas, sino en el mercado. 

Dijo que en la capital cruceña el kilo de pollo al público es entre 12 y 13 bolivianos, en el mercado cochabambino 13 bolivianos y en las ciudades La Paz y El Alto puede oscilar entre 14 y 15 el kilo, debido al costo en el transporte, pues son trasladados desde Cochabamba y Santa Cruz. 

Sandoval y Alandia dijeron que el abastecimiento y el precio del kilo de pollo volverán a la normalidad en enero, cuando la producción se normalizará y también el consumo diario a nivel nacional.

El Alto consume más pollo

Alandia aseguró que de acuerdo con las estadísticas del sector  el departamento de La Paz es el mayor mercado del pollo a nivel nacional, aunque los mayores consumidores son los pobladores de la ciudad de El Alto, donde el consumo per cápita es de 60 kilos de pollo por año, frente a 43 kilos en el resto del país. El 60% de la producción de pollos se consume en la región paceña, el 45% en la capital cruceña y provincias, el saldo en Cochabamba, Beni, Pando y Oruro. Precisó que Chuquisaca, Tarija y Potosí tienen sus granjas que abastecen sus mercados.

La Paz produce pollos en los Yungas pero solo para el consumo local. Sandoval y Alandia precisaron que hasta el año anterior el sector producía pollos más allá de lo que demandaba el mercado nacional y, por tanto, el trabajo era a pérdida, pues en algún mes se llegó a producir incluso 23 millones.

Después de trabajos técnicos se estabilizó la producción en 18 millones de pollos  para cada mes, con un margen para casos extremos.

Productores de pollo perdieron $us 32 millones

Los productores de pollo, asentados en los departamentos de Santa Cruz y Cochabamba, perdieron 32 millones de dólares por efecto de la crisis social y política, principalmente en noviembre pasado, después de la renuncia de Evo Morales a la Presidencia por fraude electoral. “Por el bloqueo, 32 millones de dólares perdió el sector porque no pudo transportar pollitos bebés a Cochabamba, desde Santa Cruz, para cargar a las granjas”, manifestó el presidente de la Asociación Nacional de Avicultores de Bolivia, Ricardo Alandia. 

El ejecutivo precisó que el sector estabilizó la producción de pollos en 203 millones de unidades/ año, pues en años anteriores la producción incluso alcanzó a 217 millones y que arrojaba pérdidas para los avicultores. Se logró equilibrar después de un trabajo técnico y este año se prevé producir la cantidad que demanda el mercado. 

“El 90% de los pollitos bebé salen de Santa Cruz porque  las incubadoras están en Santa Cruz”. Por otro lado, Sandoval advirtió que “el sector está en emergencia” porque el Gobierno de transición pretende liberar la exportación de los granos, que son los principales alimentos para la producción de pollos, no solo en Santa Cruz, sino también en gran parte del país, donde hay avicultura. 

“Si eso ocurre, nos van a subir los costos de producción y eso se reflejará en el precio al consumidor final”, al mencionar que sería ideal que antes de tomar la decisión se abra un espacio de diálogo técnico. Pese a esa pretensión gubernamental, el directivo avizoró para el próximo año una situación mucho mejor que la de este año, con una producción y precios estables.

El sector avícola en cifras

  • Producción Bolivia delimitó la producción  en 203 millones de pollos en un año. Santa Cruz y Cochabamba son los principales productores y distribuidores a gran parte del país. Potosí, Chuquisaca y Tarija tienen producción local para comercializar entre su población.
  • Consumo  Cada mes se producen 18 millones de pollo, de los cuales el 60% son comercializados en La Paz y El Alto. En esta última ciudad está el mayor consumo per cápita, 60 kilos por año, frente a 45 a nivel nacional.
  • Empleo La importancia de la avicultura se acentúa más en cuanto a la generación de empleo directo e indirecto, ya que entre 20.000 a 35.000 personas dependen de esta actividad a nivel nacional, según reportes del Gobierno.
  • Desarrollo  El sector avícola propicia un desarrollo económico y genera beneficios no solamente económicos, sino también sociales, ya que su producción es parte de la dieta alimentaria de los bolivianos y la totalidad  de su producción está destinada para atender  el mercado interno.
  • Crianza  Según expertos, una alimentación lo más temprana posible, la proporción de macronutrientes en el primer alimento que reciben los pollitos es determinante para el crecimiento a lo largo de su vida, siendo que la ingesta de proteína durante los primeros días de vida es el factor nutricional más importante,  entre las primeras 72 horas.