Análisis

Crea una lista de todo lo que tenías planificado para este año

La estratega menciona que es difícil trabajar con éxito si uno no se conoce y no tiene claridad de lo que le limita. “Nuestros límites están en nosotros”, indica.
domingo, 29 de diciembre de 2019 · 00:00

Andrea Niño de Guzmán

Estamos a pocos días de dar inicio a un nuevo año y una nueva década. Para muchos esta es una oportunidad para comenzar de cero y comprometerse nuevamente con los objetivos trazados.   

Este es el mejor momento para realizar un análisis consciente del camino recorrido y las lecciones aprendidas de  2019. Para ello propongo una evaluación de cuatro pasos que permite encaminarte hacia un nuevo ciclo de forma exitosa.

Paso 1: ¿Qué esperabas de  2019? ¿qué planes tenías?, ¿cuáles eran tus objetivos?, ¿cuáles eran tus sueños? Crea una lista de todo lo que tenías planificado para este año. Es importante que esta lista no incluya solamente las expectativas relacionadas con  tu carrera o negocio, sino también las de tu vida en general. 

No te olvides que tu vida no se basa únicamente en tu trabajo o empresa, sino que también hay otras áreas de tu vida que son importantes para ti, como ser la familia, los hijos, la salud, los amigos, la diversión, las finanzas, la educación, la espiritualidad, etc.  Lo importante de este primer paso es poder listar todo aquello que esperabas lograr este año sin emitir ningún juicio al respecto. 

Paso 2: ¿Qué sucedió realmente? El segundo paso es aprender del camino recorrido. ¿Qué te hubiese gustado que sea distinto este año? Es muy tentador olvidarse de aquello que te arrepientes;  sin embargo, hay mucho por aprender de esas situaciones.  ¿Qué pasó este año que hace que digas “ojalá hubiese dicho/hecho algo diferente”? 

¿Qué sucedió que hace que sientas que no diste el 100%?,  ¿qué situaciones cambiarías si tuvieses la oportunidad de hacerlo?,  ¿en qué te equivocaste?, ¿en qué fracasaste? Otra pregunta muy importante que debes hacerte es ¿en qué forma te hubiese gustado ser reconocido?

Somos seres complejos y muchas veces sólo mostramos una pequeña parte de quienes somos en realidad y no dejamos que muchos se enteren de todo lo que hay por detrás.  Puede que nadie sepa de todas las adversidades que tuviste que vencer para salir adelante o de lo que tuviste que sacrificar para poder lograr tus objetivos. Sea lo que fuese, es muy importante reconocer aquellas victorias internas que muy pocos conocen o pueden ver. Así como tienes victorias internas, también tienes logros externos que merecen ser celebrados.  ¿Cuáles fueron tus mayores logros de  2019?

Paso 3: Aprender de las experiencias. Aquellos que no aprenden del pasado tienen una mayor probabilidad de repetir los mismos errores.  El objetivo del tercer paso no es cambiar el pasado, sino más bien aprender de  él.

 Es muy importante que al analizar todo lo que   no funcionó, o se dejó a medias, también evalúes tu comportamiento en cada situación.  ¿Cuáles fueron tus creencias?, ¿cuál fue tu actitud?, ¿qué pensabas?, ¿qué sentías? Al tomar conciencia de lo que piensas, dices  y haces en momentos difíciles puedes identificar aquellos patrones de comportamiento que no te permiten avanzar.   
Se debe hacer el mismo análisis con los logros de  2019.  ¿En qué forma tus creencias, tu actitud, y tu comportamiento contribuyeron a estos resultados positivos? Por último, ¿si tuvieses que asignarte una calificación del uno al 10, siendo 10 el mejor, cómo calificarías tu desempeño este año?, ¿qué necesitas para llegar a un 10? No pienses en lo que necesitas tener ni hacer, sino más bien concéntrate en la actitud o el comportamiento que necesitas para llegar a un 10. 

Paso 4. Ajustar el comportamiento. Si tus creencias o tu comportamiento contribuyeron a la brecha que existe hoy en día entre dónde estás y dónde querías estar, es tiempo de cambiar, de lo contrario corres el riesgo de  quedarte estancado.

Imagina que estamos a fines de diciembre de 2020: ¿Qué quieres haber logrado hasta ese entonces?,  ¿qué habría cambiado en ti?, ¿qué habría cambiado en tu entorno?,  ¿cómo te sentirías sabiendo que lograste y superaste todos tus objetivos?

Ahora quiero que te preguntes: ¿Qué creencias debes soltar hoy para poder lograr esos objetivos?,  ¿qué tipos de comportamiento debes cambiar?, ¿qué hábitos debes cultivar a partir de ahora para ayudarte a obtener mejores resultados que los que tienes ahora?,  ¿cuáles son los puntos de resistencia que debes soltar?, ¿en que áreas estás dejando de ser congruente con tus valores y con tus sueños?

Como podrás darte cuenta, todo este ejercicio te lleva hacia un análisis interno de quién tienes que ser para poder hacer todo lo que te planteas. Es difícil trabajar con éxito si es que tú no te conoces y no tienes claridad en lo que te limita. Nuestros límites están en nosotros mismos, y ahora es el mejor momento para corregirlos.

Te recomiendo que realices este análisis con tu pareja y con tu equipo también. Es muy importante lograr conocerlos y entenderlos desde la profundidad del Ser, sólo así podrás más adelante saber cómo impulsarlos y guiarlos hacia adelante. Que esta sea una oportunidad para aprender de los errores del pasado y construir un nuevo futuro de forma consciente.

 Andrea Niño de Guzmán es Coach de Liderazgo, Estrategia y Transformación. Consultora Asociada www.futuralab.net.
 

 

Otras Noticias