Empresa

Kober y Noemí, los calzados de gala para policías y militares

Son los zapatos para participar en las “asistencias” con el uniforme “cuatro”.
domingo, 29 de diciembre de 2019 · 07:40

Luis Escóbar  / La Paz

Una pequeña industria paceña fabrica calzados de gala para militares y policías de todos los rangos, desde hace tres años. La calidad del producto no admite jerarquías pero sí género, para damas y caballeros; todos son utilizados para celebrar fechas heroicas, efemérides departamentales, la fundación de Bolivia o para las denominadas “asistencias”. Son para el uniforme denominado “cuatro”.

“Por semana llegamos a producir hasta 150 pares; hace tres años ingresé al mercado de la Policía Boliviana. Fabrico estos zapatos Kober que usa la Policía y el Ejército. Son los calzados de gala para el uniforme cuatro y por lo general se los llevan para su graduación, porque también trabajo con la Academia Nacional de Policías (Anapol)”, sostuvo Juan Valencia que cumplió 32 años de trabajo en el país y ahora tiene como principal mercado a la Policía y las FFAA.

La línea Kober es para varones y la   Noemí,  para damas. Tiene su stand en el Edificio Sagrados Corazones de la Mariscal Santa Cruz, en el centro paceño. En el espacio oferta, además, una variedad de zapatos para civiles. Para elaborar sus calzados viaja a Cochabamba a la curtiembre América, una de las principales del país para adquirir su materia prima. Se caracterizan porque son zapatos de charol, tienen un acabado muy lustroso y brillante. Recordó que guarda el secreto de cómo obtener esta particularidad. Contó que se trata de un cuero de primera y con calidad de exportación. 

Usa, por ejemplo, cuero de res para los botines y de llama para las damas por ser más flexible, pero con la misma resistencia. Para los forros utiliza cuero de oveja  y llama. “No utilizo ni un milímetro de plástico”, dijo el artesano. Para mantener la calidad optó por comprar los accesorios como los camellones y tacos colombianos,  y tacos alemanes. En este caso, prefiere importarlos de esos países porque los de origen chino son más económicos pero no son resistentes, se doblan en poco tiempo. Sin embargo, Valencia ratificó que la Policía  lo absorbe. “Año redondo trabajo con ellos; los coroneles que me conocen mandan a sus alumnos y como estoy en el mismo centro de La Paz les es fácil comprarlos”, añadió.

Los botines para policías son los más caros, cuestan 240 bolivianos y cubren hasta los tobillos. Luego tiene otros que cuestan 150 bolivianos.  Dijo que estos calzados también los vende en Sucre, Potosí, Oruro, Cochabamba, Tarija, Trinidad, en toda Bolivia. “Ellos mismos me hacen propaganda, me recomiendan e incluso alguna vez mandamos un par por avión”, añadió. Sin embargo, Valencia no se animó a exportar su producción por los conflictos sociales y porque teme incumplir los plazos.

¿Pero cómo reconocer si son cuero?  Valencia propone dos formas fáciles y sencillas. La primera, el olor a cuero es inconfundible en los calzados y la segunda es el fuego. “Con un encendedor o una vela prendida pase el fuego sobre el cuero. Si es auténtico resistirá la prueba, pero si es de cuerina u otro plástico se derretirá al instante o se formarán como pequeños globos”, afirmó. 

La preferencia de los calzados se define por temporadas. Los primeros días del año los padres los buscan para escolares,  resistentes hasta para jugar fútbol. A medio año optan por botines o botas más largas para combatir el frío de invierno y a fin de año se vende una amplia variedad desde calados para damas para asistir a acontecimientos sociales. Para elaborar los calzados tiene una fábrica que a lo largo de 30 años le demandó una inversión de 80.000 dólares. “Gran parte de la producción la hacemos a máquina, pero hay detalles que debemos elaborarlos a mano y ahí está la precisión y excelencia”, apuntó. 

Manifestó que las hormas de madera las sustituyó por plásticos de Colombia porque los primeros no son resistentes y con los años se van secando o pierden la forma original y provocan deformidades. Valencia contó que hace cuatro años la Policía le ofreció un contrato para 84.000  pares para la dotación, pero no lo consiguió por falta de capital y personal calificado.  

Para mejorar las ventas de los artesanos , además de otros sectores, pide que el  Gobierno elimine el contrabando. “Los zapatos peruanos nos están matando y si por lo menos redujeran el contrabando en un 50% se activaría nuestro mercado”. 

Valencia recordó que la línea Noemí la heredó de una zapatería de la calle Comercio hace 40 años. Entonces, un artesano argentino fabricaba estos artículos de “lujo” y sólo a pedidos con la marca Noemí. “Cuando se fue, le pedí que me herede el nombre para mi emprendimiento. Luego nació mi hija y le puse el nombre”.

Policías califican a calzados Kober de “bien hechos y cómodos”

Dos oficiales del Organismos Operativo de Tránsito, que se encuentra a pocos pasos de la tienda de Juan Valencia, destacaron la calidad de los calzados Kober y afirman que cumplen con todos los requerimientos del servicio que deben prestar.

“Estos zapatos son muy cómodos y la horma está bien hecha. Eso es importante  porque es muy cómodo para los largos servicios que prestamos dentro de la institución y son aptos para recorrer cualquier distancia”, declaró Cristian C.,  uno de los uniformados que destacó el trabajo del artesano boliviano. 

“No es duro, ni incómodo ni molesto. Es bastante bueno por la flexibilidad que tiene; en especial, de la suela. No es rígido, sino que se ajusta al andar. Eso nos garantiza la comodidad y bienestar”, acotó y añadió que los calzados tienen una punta amplia  y, sobre todo, que están reforzados ante cualquier golpe.

Carmelo A., su compañero,  destacó la planta interior del calzado que aporta al confort y mantiene el calor sin provocar humedad. Además, dijo que el talón tiene un acolchado especial que puede absorber  los impactos,  lo que es imprescindible para combatir y evitar la fatiga.

“El cuero con acabado charol -declaró el uniformado- es muy resistente al agua y fácil de limpiar. Más aun cuando debemos utilizarlos de forma permanente por el trabajo que desempeñamos”.

Otros efectivos policiales también destacaron la sobriedad de los calzados a la hora de usarlos con el traje número “cuatro”. “Nos hace ver muy elegantes cuando asistimos a ceremonias oficiales; son para cuidarlos y para tomarse fotografías”, dijeron.

 

21