Tecnología

Facebook, garante y regulador de la libertad de expresión

La compañía lucha contra la publicación de noticias falsas y la propagación de teorías conspirativas online y hace a veces de un editor de notas.
domingo, 10 de febrero de 2019 · 00:00

Marc Arcas  / San Francisco

La compañía que fundó hace 15 años Mark Zuckerberg junto a otros tres compañeros de la Universidad de Harvard ha crecido hasta tal punto que alrededor de un tercio de la humanidad tiene actualmente una cuenta de Facebook, lo que le da una posición de dominio casi absoluto en el mercado.

Por un lado, la plataforma dio a millones de personas la posibilidad de compartir sus ideas y puntos de vista con una audiencia  gigantesca, lo que ha “democratizado” el mundo de la comunicación pública y ha supuesto un avance innegable en cuanto a libertad de expresión.

Por otro, la empresa se ha convertido en una de las principales herramientas que la ciudadanía usa para informarse, lo que ha hecho que tenga que plantearse cuestiones que tienen poco que ver con la programación y la tecnología, y mucho con decisiones editoriales y materias filosóficas en torno a la comunicación.

“Nuestras políticas se basan en los siguientes principios: seguridad, voz e igualdad”, explicó en una entrevista con EFE una portavoz de Facebook que pidió no ser identificada para respetar las directrices de la compañía en cuanto a las declaraciones públicas de sus empleados. “Nuestro objetivo es ofrecer puntos de vista diversos. Por defecto, permitimos todos los contenidos, incluso cuando los encontramos desagradables, a no ser que eliminar ese contenido particular pueda prevenir un daño concreto”, indicó la portavoz de la empresa.

La cuestión que deriva  de este principio, por tanto, es qué significa exactamente “un daño concreto”, ya que si bien parece claro que incluye supuestos como animar a cometer un acto violento o un suicidio, el terreno se vuelve más pantanoso al adentrarse en el campo de los daños morales o psicológicos.

Por ejemplo, según los “estándares de comunidad” de Facebook, que tratan de delinear estas difusas fronteras, la plataforma considera dañinas las imágenes que muestren desnudez o actividades sexuales porque “hay personas en nuestra comunidad que pueden ser sensibles a este tipo de contenidos”. Esta política ha tenido que ser modificada  a lo largo de los últimos años después de que los internautas se quejan de que la red social estaba eliminando fotografías de madres amamantando a sus bebés, de campañas sobre el cáncer de mama o de pinturas en las que aparecían figuras desnudas.

“A veces, nuestros estándares pueden parecer menos detallados de lo que nos gustaría, y eso implica que los resultados de su aplicación entren en conflicto con lo que originalmente pretendíamos”, admitió la portavoz de Facebook.

“Por esa razón, en algunos casos, y cuando se nos provee de contexto adicional, tomamos decisiones en base al espíritu con el que fueron redactadas nuestras políticas, en lugar de guiarnos únicamente por el texto de la redacción”, añadió.

Ello implica de nuevo un alto grado de subjetividad más propio de un editor de prensa que de una compañía de internet cuya misión, a priori, no incluía erigirse en regulador de lo que la gente puede o no puede decir en la red. Este debate ha encontrado una de sus máximas expresiones,  desde las elecciones presidenciales de EEUU  en 2016, en la publicación de noticias falsas y la propagación de teorías conspirativas online, algo contra lo que si la firma quiere luchar, la pondrá literalmente en el papel de un editor.

Legisladores de distintas partes del mundo han presionado a Facebook para que desempeñe este papel y no permita la circulación de contenidos falsos, pero ello podría derivar en una discusión legal y filosófica: ¿Están amparadas las noticias falsas por la libertad de expresión? EFE

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

Valorar noticia