Empresa

Emerge el negocio de la basura en La Paz

La comuna paceña recolectó 800 toneladas de basura seleccionada, las vendió a varias empresas recicladoras del país que se dedican a transformar en nuevos artículos.
domingo, 24 de febrero de 2019 · 01:07

Luis Escobar V.  / La Paz

Papel, cartón, plásticos, vidrios, metales y envases Tetra Pak son recuperados de las toneladas de basura que son generadas a diario en la ciudad de La Paz por  la comuna paceña. Luego los vende a diferentes empresas para que sean reciclados en nuevos productos.

En promedio, en la ciudad sede de Gobierno se  genera entre 600 y 640 toneladas de residuos sólidos al día que son depositados en el relleno sanitario de Alpacoma. En 2018, la Alcaldía de La Paz inició el trabajo de separación de la basura en el origen o en los lugares de recolección para facilitar el reciclaje. Colocó  Puntos Verdes en diferentes barrios de la urbe.

En la actualidad hay siete puntos barriales que están todos los domingos de 7:00 a 13:00 recolectando los residuos reciclables de los ciudadanos. En 2015 se promulgó la Ley 755 de gestión de Residuos Sólidos que establece responsabilidades no sólo del Estado, sino del sector privado y los ciudadanos como generadores de residuos. “Esta ley nos dice que  debemos jerarquizar los residuos, que deben cobrar valor”, dijo la secretaria municipal de Gestión Ambiental, Mariana Daza.

Por ello, dijo, la comuna lanzó una agresiva campaña para que los ciudadanos inicien el reciclado en sus domicilios.  “A partir de la promulgación de la Ley 755  y del nuevo contrato de aseo urbano con la empresa La Paz Limpia (LPL)  comenzamos con el proceso de promover la separación en origen, de  tener una recolección diferenciada y estos residuos que se recolecten en nuestras islas verdes ingresen a procesos de tratamiento incorporando a la empresa privada o nacionales”.

Desde el funcionamiento de la recolección diferenciada la comuna logró obtener 800 toneladas de materiales listos para ser reciclados y que fueron vendidos a cinco empresas del sector. En 2014 comenzó el proceso con 36,1 toneladas y esta cifra se fue incrementando hasta llegar a las 251,2 toneladas que se obtuvo el año pasado.  Sin embargo, Daza reconoció que esta cantidad aún es menor. “Es un porcentaje muy bajo pero se debe comenzar con algo. Es muy difícil cambiar hábitos en la ciudadanía respecto a cómo se disponen los residuos. En los últimos meses (de 2018)  hemos llegado a recolectar casi una tonelada diaria de residuos que no es poco considerando que el plástico tiene un peso muy bajo, lo propio el cartón pero fue después de un proceso de sensibilización muy largo”, afirmó. 

¿Cuál es le proceso que sigue?

La Alcaldía de La Paz vende el material a las empresas Papel Bol, Empakar una firma privada con sede en Santa Cruz, Emaverde a quien se le entregan residuos del desayuno escolar para que puedan elaborar la plastimadera, Envibol que es una empresa pública que hace el tratamiento del vidrio y con Aceros Arequipa que compran chatarra y metales. El precio fue fijado a través de la resolución ejecutiva municipal 697 / 2014 que, en promedio, tiene un costo de un boliviano por cada kilo de residuos. “Evidentemente, estas cifras no llegan a cubrir todo el trabajo en gestión de residuos que nosotros hacemos”, explicó la funcionaria y consiste en todo el sistema de recolección de estos materiales que pueden ser reciclados y luego ingresan a la planta de clasificación de Alpacoma cuyo personal selecciona, separa los materiales y luego los empaqueta para entregarlos a las empresas recicladoras.

El siguiente paso, dijo, es ampliar el sistema de recolección diferenciada en otras zonas de la ciudad previa  planificación. “Esta experiencia en Miraflores y Achumani nos ayudó a identificar si la cantidad de contenedores era la adecuada, si el número de islas verdes era la necesaria, si se comprendía el código de colores, las características de los residuos. Se hizo la evaluación y ahora tenemos que iniciar un proceso de planificación”, dijo.

Solución metropolitana

  • Acuerdos  La Alcaldía de La Paz apunta a una solución metropolitana en el manejo de la basura. De esta manera entre la sede de Gobierno y El Alto pueden generar alrededor de 1.200 a 1.400 toneladas de basura recuperada cada día.
  • Alternativa Las plantas de tratamiento térmico tienen la capacidad de tratar miles de toneladas de La Paz, El Alto, y los municipios vecinos que por su cantidad de población generan una menor cantidad de desechos. La solución pasa por un acuerdo con la Gobernación.

De separación a combustión, las opciones para la industrialización de la basura

El Gobierno Municipal de La Paz baraja varias opciones para la industrialización de la basura que van desde la separación hasta su combustión.

En lugar de que la basura sea depositada en un relleno sanitario, ahora se busca obtener otros productos. “Hemos recibido hasta la anterior semana -en reuniones y presentaciones- a 21 empresas que nos ofrecieron todas las tecnologías. Algunas sólo tratamiento mecánico, otras biológico y otras una mezcla de ambas”, manifestó la secretaria Municipal de Gestión Ambiental, Mariana Daza.

El primero es llevar adelante un tratamiento mecánico que consiste en abrir las bolsas de basura y recuperar todo lo que se pueda reciclar a través de tecnología. Por ejemplo, se separarán plásticos, papel, vidrio y metales.

El segundo es un tratamiento que se llama biológico. En este proceso se utilizan con residuos orgánicos como restos de comida, de poda y otros similares para generar abonos, fertilizantes. Se llama biológicos porque se emplean micro organismos o agentes químicos.

El tercer tipo es el tratamiento térmico considerado de mayor eficiencia porque busca evitar que el 90 al 95% de los residuos sean enterrados en los rellenos sanitarios. A través de la combustión o incineración simple a través de oxígeno se pueden queman los residuos y se obtienen diferentes subproductos. Las cenizas pesadas pueden ser empleadas para hacer ladrillos, baldosas y otros materiales de construcción y las livianas sí van a los rellenos pero en menor cantidad.

El cuarto es la generación de la Pirólisis que, igual al anterior, comprende la combustión. Sin embargo ya no se utiliza oxígeno. Con este proceso se genera otros tipos de productos y gases que son aprovechados en la generación de energía eléctrica.

La quinta y de última generación de tratamiento de los residuos es la gasificación. Utiliza plasma y otros elementos para generar una combustión de los residuos. “En este momento, es la tecnología más eficiente en el mundo, se utiliza en algunos países -no en América Latina-  también es más eficiente en la cantidad de residuos que transforma y va a generar diferentes gases”, declaró la funcionaria.

Actualmente, la Alcaldía de La Paz está en proceso de identificar cuál es el que mejor proceso de industrialización y cuál se adecúa al tipo de residuos de La Paz.

“El tratamiento térmico, como una de las tecnologías más moderna y  revolucionarias sería ideal para la ciudad.  Pero por el tipo de residuos que tenemos, quizá sea necesario un tratamiento mecánico y biológico previo porque la política nacional nos pide eso: separar los residuos en origen, haber una recolección diferenciada, un reciclaje y lo que no se pueda separar se puede separar con esos tratamientos”, manifestó la funcionaria del Gobierno Municipal de La Paz.

Muebles de cartón y talleres de educación

Jorge Burgoa inventó un diseño de muebles de alta resistencia hechos de cartón y este emprendimiento lo denominó Enkarte. Su objetivo no fue el de instalar una empresa sino de lanzar talleres de educación para que las personas puedan copiar esta forma de reutilizar el material.  

“Enkarte es una organización comunitaria boliviana sin fines de lucro. Lo que hago es generar conciencia ecológica y social a través de talleres y la elaboración de muebles de alta resistencia con materiales reutilizables”, sostuvo el joven emprendedor.

Desarrolló una técnica en la que emplea cartón usado y de manera manual elabora los muebles. Dijo que decidió hacerlo de esta forma para compartir este conocimiento con sectores desfavorecidos como personas con discapacidad, de bajos recursos o que les permita rehabilitarse de alguna adicción.

 Burgoa afirmó que “personalmente” reutilizó 85 toneladas de cartón que él mismo las consiguió de la basura. Sin embargo, consideró que esta cifra se multiplicó en gran medida gracias a todas las personas a las que asistieron a sus talleres para aprender la técnica. “Generamos una conciencia y el compromiso de réplica constante en todos los lugares que fui a dar los talleres. La cifra de cartón reutilizado no la tengo, pero constantemente me mandan fotografías de los muebles que hicieron por su cuenta estas personas en Argentina, Chile, Ecuador, México, España, Italia e incluso de la India”, agregó el joven empresario.

El emprendedor tiene tres tipos de talleres: los sociales, solidarios, responsables. Los primeros son gratuitos dedicados a personas con discapacidad; los segundos son destinados a las personas que quieran apoyar haciendo muebles como un fin solidario como muebles para bibliotecas en centros de niños, para familias afectadas por desastres naturales; y los últimos tienen un costo que le ayuda a llevar adelante los dos primeros talleres. También atiende pedidos.

39
1