Bursátil

Por qué “peso” es el nombre de tantas monedas en la región

La moneda se fabricó por primera vez en México entre 1556 y 1598; eran discos de 27 gramos de oro de tepuzque. Al menos hoy seis países llevan el nombre de peso.
domingo, 24 de febrero de 2019 · 00:02

BBC Mundo  / Colombia

Alguna vez te has preguntado por qué la moneda ‘peso’ se llama así? Y ¿por qué muchos países de América utilizan esa denominación para su moneda? El origen del peso como unidad monetaria en la región se remonta a la conquista del continente por parte de los españoles. Pero debieron pasar muchos años y cambios culturales para llegar al concepto de lo que hoy conocemos como peso.

Cuando los españoles y portugueses llegaron al continente  no existía la moneda como la concebimos en la actualidad. “Según los cronistas de Indias, los indígenas americanos habían utilizado como moneda, en especial para el pago de tributos, granos de cacao, ciertos tipos de conchas y otros productos”, explica Julio Torres, curador del Museo Casa de la Moneda de España y autor del ensayo La implantación de la moneda en América.

En la Península Ibérica sí existían las monedas y se acuñaban en oro, plata, vellón o cobre. Parte de ellas comenzaron a exportarse al “nuevo continente”. Los indígenas al principio se negaban a aceptar la nueva moneda y la hacían desaparecer.

En 1535  Carlos I de España ordenó el establecimiento de Casas de Moneda en México y Santo Domingo para su fabricación.

En una segunda fase nacieron las casas de moneda de Lima (1565) y de La Plata (1573) que en 1574 fue sustituida por la de Potosí, hoy Bolivia. Y en una tercera se funda la Casa de Moneda de Santa Fe de Bogotá (1626).

Hasta el siglo XVI, las operaciones comerciales se efectuaban con barras, tejos o barretones de oro, oro en polvo y también trozos y barras de plata, describe Torres. En el reino español, el “castellano” o “peso” era una medida equivalente a unos 4,6 gramos de oro. A mitad de siglo de XVI, la plata empieza a desplazar al oro como principal vehículo de las transacciones.

Al iniciarse las acuñaciones, el nombre de “peso” se aplicó a un tipo de moneda: “el real de a ocho”, que eran  discos de 27 gramos de oro de tepuzque, que  era cobre. Esta moneda se fabricó por primera vez en México en el reinado de Felipe II entre 1556 y 1598 y se extendió a otras casas de moneda del continente.

Paralelamente también se empezaron a acuñar las monedas de plata con estas características. “La moneda de plata de ocho reales, también llamada ‘peso’ o ‘duro’, fue la continuadora hispana de un patrón de monedas grandes y gruesas iniciado en zonas del centro de Europa a finales del XV”, señala Torres en su ensayo.

“Esta denominación, junto con el tipo de moneda al que designaba, viajó a otras lenguas de origen germánico, entre ellas el inglés, que dio lugar al dólar”. En resumen, diferentes medidas de pesos de metales usadas en el pasado fueron la fuente para denominar una determinada moneda de plata que llegó a ser tan fuerte y respetada que fue adoptada por muchos países.

Con el tiempo, la moneda metálica se comenzó a acuñar en metales industriales (junto con los billetes) y se convirtió en moneda fiduciaria, es decir, en dinero que está respaldado por la confianza de una sociedad y no en el valor en sí del metal. Hoy  el peso es la moneda de países de la región como Argentina, Chile, Colombia, Cuba, México, República Dominicana y Uruguay.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

Valorar noticia