Emprendimiento

Tres universidades católicas se unen para el desarrollo de sus países

Grupos multidisciplinarios realizarán investigaciones conjuntas sobre pueblos originarios, agua, energía, petróleo y gas. Se espera que los estudios se conviertan en políticas públicas.
domingo, 03 de febrero de 2019 · 01:06

Cándido Tancara Castillo  / La Paz

Lo que no hicieron los gobiernos, posiblemente lo logren tres universidades unidas por la fe: la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUC) y la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” (UCB).

Sus rectores, Ignacio Sánchez, Efraín Gonzales y Marco Antonio Fernández Calderón, respectivamente, suscribieron en La Paz el Programa de Investigación Académica Conjunto “Artesanos de la Unidad”, para estudiar oportunidades conjuntas de cooperación cultural, económica y social a través de la investigación científica, cuyos resultados sean susceptibles de políticas públicas y que logren el desarrollo de sus países. El rector de la PUC Chile conversó con Inversión de Página Siete.

¿A qué se debe su visita a Bolivia?

Obedece a una invitación del rector de la UCB, Marco Antonio Fernández, que pensó con mucha visión que las universidades católicas de Perú, Chile y Bolivia puedan trabajar en conjunto en temas de interés común: pueblos originarios, energía, requerimientos de agua, petróleo y gas, etc. De esta manera podemos complementarnos académicamente para que cada institución pueda aportar en docencia, investigación, servicio público y testimonio de trabajo conjunto para dejar atrás las diferencias que pudieran haber tenido los países producto de temas limítrofes y de juicios.

Las universidades católicas están preocupadas por el bien común y el desarrollo de las sociedades. Estos tres países pasaron por dificultades diplomáticas, pero sus universidades son un ejemplo de confianza, de mayor colaboración, signos de amistad, de búsqueda de hermandad; eso se puede transmitir también a las sociedades de distintos países.

¿Qué hará cada universidad?

Cada delegación durante el primer semestre de este año tiene que señalar los tres temas en los que nos gustaría colaborar; esto es una relación de pares, de instituciones hermanas, de instituciones que van caminando como en una senda, no hay que pensar que una institución va entregar mucho y no va recibir nada, no es así, nosotros desde la PUC Chile vamos a depender mucho del desarrollo que tiene la sociedad boliviana, en diferentes ámbitos, y para nosotros, por ejemplo, los temas a poner sobre la mesa tienen que ver con sustentabilidad, estudio de pueblos originarios, la posibilidad de hablar sobre energía; la UCB puede ser que proponga temas similares y lleguemos a puntos de acuerdo o proponga otros temas y nosotros tengamos que poner sobre la mesa los temas en el que decidamos colaborar; lo que tenemos que tener claro es que hay que focalizar, hay que ponernos de acuerdo en algunos de los temas para que en el transcurso de los años se vean resultados concretos y reales de esta asociación; hay muchas redes y convenios que se firman y  no tienen tanto alcance porque son  ambiciosos; tenemos que ponernos metas alcanzables y evaluarlas de manera continua para progresar.

¿Para la PUC Chile cuáles son los temas de importancia?

Consideramos de mucha importancia el análisis del desarrollo de los pueblos originarios, considero de mucha importancia tener una discusión sobre energía entre los tres países porque hay muchos aspectos que conversar, entre ellos energía solar de Chile y energía de gas en Bolivia.

Considero importante hablar de la sustentabilidad de la “casa común”, como dice el papa Francisco (Laudato Si’), es algo por la cual las tres universidades tienen que esforzarse y trabajar;  a través de estos temas, estamos diciendo que queremos aportar sobre estas temáticas, hemos avanzado en algunos de estos temas y queremos conocer la realidad de Bolivia y cómo nos pueden aportar a nosotros sobre estos temas.

¿Los temas serán abordados por expertos y estudiantes?

Los rectores deben involucrar a nuestra comunidad universitaria en los temas, no sacamos nada con temas que no tengan resonancia al interior de la comunidad; esos temas tienen que ser incorporados por los profesores y ellos tienen que buscar grupos de estudiantes para trabajar con ellos; tenemos una larga historia   con ayudantes de investigación que se incorporan a los profesores para tratar temáticas comunes; una vez que estén esas alianzas de estudiantes y profesores, trabajando en las universidades, es ahí donde se forman estos equipos que pueden dar origen a un documento, a una investigación científica, a una columna de un diario o a una ponencia de un documento público para que los gobiernos, el sector productivo, puedan recibir esa información. Desde las universidades tenemos que entregar información, documentos pensados, acabados, productos que sean fruto de una reflexión en profundidad.

Tenemos que trabajar con una figura o trébol de cuatro hojas: una hoja es el Estado, otra el sector productivo, otra las  universidades y la última, la sociedad, las fundaciones y la junta de vecinos. Cuando sea necesario pedir sus opiniones a estas organizaciones de base y todos estos organismos deben conocer y recibir esa información que se produce dentro de la vida universitaria. Hay mucha mayor probabilidad de que estos aportes tengan una influencia en políticas públicas.

¿Cuándo arranca el proyecto?

En los meses de marzo y abril se propondrán los temas y se formarán los grupos de trabajo; también hemos dicho que los rectores debiéramos juntarnos en agosto para hacer seguimiento. Los grupos de trabajo deberían estar unidos y avanzando en los proyectos que definamos; (el arranque) sería el segundo semestre de este año, deberíamos terminar el año con el inicio del levantamiento de datos. En un lapso de dos años tendremos resultados más concretos, los trabajos universitarios toman su tiempo: la localización de los indicadores creo que estarán al final de 2019, tendremos cuatro a cinco grupos de trabajo de las tres instituciones avanzando el protocolo, las propuestas, el proyecto; yo creo que será un éxito.

¿Qué se espera en cinco años?

Me gustaría tener mucha presencia de estudiantes de Bolivia y Perú en la PUC Chile, en pregrado y posgrado; me gustaría tener proyectos de colaboración de investigación conjunta, me gustaría atener publicaciones, producción de libros conjuntos, elaborados por docentes de las tres universidades; me gustaría que los tres rectores pudieran prologar un libro que fuera hecho por los profesores de las tres instituciones; me gustaría que tuviéramos proyectos conjuntos en tema de salud; la UCB tiene esta carrera en Santa Cruz y está pensando en desarrollar áreas de salud propias; nosotros tenemos alguna experiencia en eso y podríamos tener proyectos conjuntos; me gustaría que cuando se produjera una necesidad de desarrollo en uno de los tres países supiéramos que podemos contar con este conjunto de universidades para analizar esta temática y me gustaría que fuéramos el ejemplo como universidades católicas para transmitir la experiencia a otros actores de la sociedad boliviana, peruana y chilena para desechar barreras de desconfianza, se creen mayores negocios, intercambio cultural, científico, deportivo y que lo que hemos vivido dentro de las universidades católicas pudiera ser una semilla que florezca  a nivel de encuentro y de participación dentro de la sociedad de los tres países.

HOJA DE VIDA

  • Formación  Es médico y docente de la Facultad de Medicina en la PUC Chile, con especialidad en pediatría (Canadá) .
  • Experiencia laboral   Fue director de la Facultad de Medicina en la PUC Chile; desde marzo de 2010 es rector de la Pontificia de la Universidad Católica de Chile, va en  su segundo periodo.

“Mirar la realidad desde los tres países”

El rector nacional de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo”, Marco Antonio Fernández Calderón, sostuvo que el trabajo conjunto de las tres universidades firmantes permitirá “mirar la realidad desde los tres países”.

“Entre las tres podemos encarar y mirar la realidad desde los tres países y desde una óptica diferente, que permitirá mostrar que hay muchos proyectos y realidades que se pueden complementar con el compromiso económico y social”, explicó la autoridad.

Fernández, economista, autor de varios libros e impulsor del emprendimiento, manifestó que los desafíos son varios para las tres entidades.

“Hemos identificado  temas que nos interesan, de desarrollo de pueblos originarios (...) o el potencial económico sobre lugares donde hay ciertos recursos económicos, desafíos y proyectos que tengan que ver con la energía y  temas con la cultura que debidamente investigada puede significar polos de desarrollo importantes en beneficio de las periferias, que no siempre son atendidas debidamente por los gobiernos”, agregó.

Fernández explicó que el trabajo conjunto de las tres universidades católicas tiene “como objeto realizar investigaciones conjuntas en temas académicos compartidos, pero también para realizar investigaciones conjuntas que permitan impulsar el desarrollo económico social y ambiental en nuestros países”.

Destacó la presencia del rector de la PUC Chile, Ignacio Sánchez, porque dirige una de las universidades más prestigiadas de la región. “Es un gran honor que tenga relacionamiento con nuestra universidad”, manifestó.

“El conocimiento al servicio de la vida”

“El conocimiento siempre debe estar al servicio de la vida y confrontarse con ella  para poder  seguir progresando. De ahí que la comunidad educativa no puede reducirse a aulas y bibliotecas, sino que debe avanzar continuamente a la participación. Tal diálogo solo se puede realizar desde el episteme capaz de asumir una lógica plural; es decir, que asuma la interdisciplinariedad e interdependencia del saber”, dijo el rector Pro Tempore de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Efraín Gonzales de Olarte, a través de una teleconferencia.

Después recordó lo que el Papa advirtió en la audiencia a los miembros de la Delegación de Villanova University de Filadelfia, EEUU, en 2018: “Un aspecto urgente de esta misión educativa es el desarrollo de una visión universal, católica de la unidad de la familia humana y de un compromiso en la solidaridad activa necesaria para combatir las grandes desigualdades e injusticias que caracterizan al mundo de hoy. Las universidades, por su naturaleza, están llamadas a ser laboratorios de diálogo y de encuentro al servicio de la verdad, de la justicia y de la defensa de la dignidad humana en todos los niveles”.

Gonzales, economista y autor de varias publicaciones, manifestó que “el encuentro que celebramos entre las universidades  católicas de los tres países es un ejercicio concreto de la solidaridad activa que el papa Francisco reclama, lo es porque estamos decididos a desarrollar un intenso programa de investigación conjunta para fomentar la excelencia académica  en nuestras instituciones y para contribuir al desarrollo de nuestras sociedades”.

Sánchez considera que los fallos “hay que acatarlos”

¿El fallo de La Haya contra Bolivia tuvo alguna mención entre los tres rectores?

La verdad, nosotros no hemos discutido sobre el fallo (de la Corte Internacional de Justicia que falló contra la demanda marítima de Bolivia); creo que las universidades trabajan independientemente  de los fallos que obviamente hay que acatarlos y ahora está el fallo de las aguas del Silala, probablemente la Corte de La Haya pronto va a evaluar esta situación, independiente de lo que ocurrió recientemente en La Haya y lo que vaya a ocurrir y ocurrió en la disputa de  límites  de Chile y Perú (la CIJ modificó la frontera marítima en 2014) y futuros eventuales análisis de nuevos límites.

Lo importante aquí es darnos cuenta que somos tres pueblos hermanos, que hay una sólida historia; hay mucha gente que hace  negocios en la frontera; son fronteras históricas, pero esas fronteras no pueden dividir a los pueblos, no pueden separar que los pueblos traten de avanzar en forma conjunta en nuestra América Latina, que está muy fraccionada, en distintos pueblos, tienen que unirse para enfrentar al mundo global, con economías muy enormes y nosotros estamos perdiendo oportunidades de ayudarnos; que distinto sería que Chile y Bolivia tuvieran una cooperación energética diferente a la que tienen; qué distinto sería si el comercio en estos tres países cortaran barreras para promocionarse.

Siento que nosotros nos quedamos detenidos en los fallos de las cortes internacionales, siempre vamos a tener un retraso en nuestro desarrollo, lo que aquí estamos hablando en estas tres universidades, en confianza, con nuestros rectores, es avanzar, queremos poner a disposición las fortalezas de cada universidad y queremos, de manera muy generosa, ponernos a trabajar y ayudar al otro a que nuestra universidad colabore y desarrolle con Perú y Bolivia y ellas quieran el desarrollo de la PUC de Chile, porque los desarrollos mutuos son benéficos para todos; imagínese que profesores jóvenes de la UCB puedan formarse con un magister, un doctorado en nuestra institución, sería muy positivo para Bolivia, para nuevos estudiantes que ingresen a la UCB, por lo tanto, todo eso que estamos perdiendo hoy en día, yo siento que a través de este convenio de colaboración podemos avanzar para obtenerlo.