Empresa

El agua de mesa, un negocio de Bs 6.948 millones al año

Señalan que cada vez el agua filtrada y ozonizada tiene mayor demanda, por sus cualidades preventivas y curativas. Hay productos con menos sal y mineral.
domingo, 10 de marzo de 2019 · 00:10

Cándido Tancara Castillo  / La Paz

En los últimos años creció el número de empresas que producen agua de mesa en el país, de manera paralela aumentó el consumo del elemento vital en la sociedad y en consecuencia esta actividad, año que pasa, incrementó sus inversiones y utilidades.

Así como el consumo per cápita aumenta, también cada vez más instituciones públicas o privadas demandan botellones de agua para su personal. Al parecer la tendencia del incremento del consumo está relacionada con el tema de la salud, pues se toma agua cuando se hacen ejercicios físicos y en algunas situaciones se convierte en “energía” para continuar trabajando.

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ivo Blazicevic, informó que hasta   2014 el número de unidades productivas en el país, con la partida de elaboración de bebidas no alcohólicas o que producían agua mineral y otras aguas, alcanzaba a 136 empresas y el valor en ventas llegaba a 3.174 millones de bolivianos. Al año siguiente, la cantidad de empresas ya sumaba  192 y el movimiento económico que generaba esta actividad fue más que el doble, 6.948 millones de bolivianos, de acuerdo con datos del documento “Resultados de la Encuesta Anual de Unidades Productivas-2014” del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural. “Podemos inferir que existe un crecimiento importante en las ventas del rubro de agua de mesa en Bolivia”, manifestó el empresario, quien consideró que en los últimos años las industrias del sector probablemente aumentaron su producción y utilidades.

El Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) corrobora el reporte anterior porque hasta  2016, a nivel nacional, había 147 empresas autorizadas con registro sanitario, con diversas presentaciones de agua, de acuerdo con  las exigencias o facilidades del consumidor.

En las ciudades de La Paz y El Alto operan las empresas embotelladoras de agua de mesa como La Cascada, Embol, Delizia, Fres-kita, Santa Isabel y Klaryt, entre otras, que comercializan botellones de 20 litros para las oficinas y también en botellas de plástico con cantidades de dos, uno y medio litro, con presentaciones cada vez más amigables.

La experiencia de Viscachani

La Cascada, una empresa paceña que produce un centenar de bebidas no alcohólicas desde 1965, es pionera en el país en la producción de agua de mesa: Agua mineral natural Viscachani y Agua natural Villa Santa. El primer producto es embotellado en la población de Viscachani (La Paz) y de ahí que tiene un sabor mineral y distinto (un tanto salado) de todas las aguas de mesa que son comercializadas en el mercado nacional; años después lanzó el segundo producto, que es producido en El Alto, el cual  tiene varias presentaciones.

El gerente nacional de ventas de La Cascada, Javier Loroño, dio explicaciones acerca de  cada uno de los productos del agua de mesa: el agua sport para deportistas, cero calorías y con sabor a limón,  para el segmento de los deportistas. Botella de 600 cc, especial para deportistas por su tapa chupón, el mismo producto para mujer pero en color rosado. Las otras botellas tienen tapas normales pero las hay con y sin gas, en uno y dos litros.

Manifestó que los 100 productos de La Cascada, entre ellos las aguas, tienen el sello de Ibnorca (Instituto Boliviano de Normalización y Calidad), pues al tenerlo, dijo, “somos sujetos de permanente control de calidad” porque la certificación conseguida “tiene que ver con nuestra reputación” en el mercado nacional. 

Explicó que todos los productos de La Cascada, incluido el refresco estrella Coka Quina, pasan por un control sanitario riguroso y obligatorio. “Estamos tratando de satisfacer al paladar más exquisito que tenemos en nuestros consumidores, preservando su salud; por ello, en el proceso que sufre nuestro producto para llegar al consumidor final, eliminamos todos los microorganismos que puedan existir o partículas que pueda  recibir el agua. El consumidor puede beber tranquilamente nuestro producto y los beneficios que pueda obtener,  porque tanto Viscachani  como Villa Santa son productos sanos e insuperables”, dijo.

Loroño recuerda que la producción del agua mineral Viscachani se empezó con 100 mil litros mensuales y en la actualidad la producción, junto con la de  Villa Santa, alcanza a los dos millones de litros mes. Esta actividad mueve más de 2,5 millones de bolivianos sólo en las ciudades de La Paz y El Alto, y el doble en los otros mercados del país donde también comercializa el agua de mesa en sus distintas presentaciones.

Considera que los dos productos de agua de mesa de La Cascada tienen competencia en el mercado nacional con al menos cinco empresas grandes. “Somos pioneros y líderes absolutos en el mercado local y nacional”. Afirmó que son líderes en la venta de botellones de 20 litros, de los que en un mes son comercializadas alrededor de 70.000 unidades.

Loroño dijo que la demanda de botellones de agua no sólo es institucional sino también particular, pues cada vez hay más familias que piden que se les instale en sus salas un dispensador con el botellón de agua. “Este es el otro mercado creciente”, añadió.
 

     ¿Por qué consumir agua filtrada?

La tendencia mundial es el cuidado de la salud de las personas y qué mejor para ello que consumir agua filtrada y ozonizada: el agua mineral natural (Viscachani) tiene sodio y potasio que mantienen el equilibrio del cuerpo; el magnesio da energía a los músculos, los cloruros son esenciales para la formación de los jugos gástricos; los sulfatos ayudan a eliminar las toxinas del cuerpo; el hierro oxigena el cuerpo, el calcio es primordial para la formación de los huesos.

El agua natural permite tener una piel más sana y limpia, aumenta la energía y mantiene la actividad, reduce el riesgo de sufrir ataques cardiacos, previene y alivia los dolores de cabeza, mejora la forma física, regula la digestión y combate el estreñimiento, limpia el organismo  y mantiene hidratados a quienes la consumen.

 El gerente nacional de ventas de La Cascada, Javier Loroño, sugiere  consumir  cuatro vasos o un litro de agua  por día.

El gerente  nacional de ventas de La Cascada, Javier Loroño, muestra la variedad del agua de mesa.

Foto.Marco Aguilar / Página Siete

 Delizia reduce sales y minerales en agua de mesa

Luis Escobar Villasol  / La Paz

La empresa Delizia lanzó al mercado nacional el agua de mesa Glaciar cuyo tratamiento redujo  las sales minerales para que  su consumo sea agradable. 

“El tratamiento que le damos permite reducir las sales y los minerales que tiene el agua, que la hacen un poco pesada. Si comparamos esta agua con una mineral, veremos que esta última tiene un sabor ligeramente salado. Naturalmente, por los minerales que tiene el agua no se la podría consumir  en gran cantidad. Respecto a la nuestra, al ser  más liviana y de buen sabor, se la puede tomar en mayor cantidad”, sostuvo el gerente de desarrollo de negocios y proyectos de Delizia, Horacio Vera Loza.

Esa es la principal ventaja de consumir agua embotellada antes que la de grifo. “La diferencia de nuestra agua con una de  pila es que esta última tiene muchos minerales. Si bien tiene una cantidad baja de cloro, es más saludable consumir agua tratada porque justamente ayuda al sabor del agua como a la cantidad de minerales que nuestro cuerpo necesita. Claro, uno puede tomar tranquilamente agua del grifo pero seguro que se saciará mucho antes del litro  versus nuestra agua que es mucho más bebible y tratada”, dijo.

Para la elaboración del agua, la empresa cumple estándares internacionales y con el mismo procedimiento de compañías transnacionales con la diferencia de que emplean agua cruceña que proviene de los glaciares  y de ahí viene el nombre de su producto.

“Comenzamos con un tratamiento del agua, le hacemos una ósmosis inversa; es una tecnología que muy pocas empresas tienen en Bolivia y eso nos diferencia del resto. Posteriormente, le hacemos una ozonización, eliminamos cualquier residuo proveniente de un contaminante que pueda afectar la calidad del agua. Posteriormente envasamos el producto”, añadió el ejecutivo.

Varios nutricionistas y profesionales de la alimentación recomiendan consumir agua a diario, añadió el ejecutivo de Delizia.

Entonces, el cuerpo humano necesita de agua para tener un buen metabolismo. Por ejemplo, ayuda a la digestión, a tener un correcto metabolismo entre otros beneficios.

 

 

17

Otras Noticias