Alertan riesgo de retroceso en reducción de la pobreza

La Fundación Jubileo señala que Bolivia todavía se encuentra rezagada respecto al resto de la región pese a que redujo 23 puntos en extrema pobreza.
domingo, 31 de marzo de 2019 · 00:04

Inversión  / La Paz 

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) advierte que el débil ciclo económico pone en riesgo de retroceso en la reducción de la pobreza en la región y en particular para Bolivia y Honduras, ambos países con mayor pobreza en la zona.

En un contexto de cambios sociales, políticos y económicos, la región logró avances considerables en la reducción de la pobreza; sin embargo, desde 2015 se registraron retrocesos, particularmente en los indicadores de pobreza extrema, señala el organismo regional.

El informe anual sobre el Panorama Social de América Latina 2018 afirma que, en promedio, la pobreza en la región afecta a 30,2% de la población. En el caso de Bolivia, el impacto alcanza a 35,2%, según el análisis, con datos a 2017, según el análisis realizado por Jaime Pérez Coronel, de Fundación Jubileo.

Con referencia a la pobreza extrema, ésta representa 10,2% de la población en América Latina. En Bolivia, el porcentaje es mayor al promedio, registrando 16,4%.  Según la CEPAL, Bolivia y Honduras son los países con mayores niveles de pobreza y pobreza extrema en la región. La mejora en estos indicadores sociales sigue siendo un desafío prioritario en Latinoamérica.

El informe destaca que los criterios para medir la pobreza fueron sobre “la base de una metodología común, que tiene por objeto proporcionar una mirada regional lo más comparable posible, dentro de la heterogeneidad que presentan los instrumentos de medición y los procedimientos de recopilación de datos propios de cada país”.

El Gobierno reaccionó al informe, mencionando que ese organismo utiliza una metodología distinta y, de acuerdo con datos oficiales, la pobreza extrema fue de 17,1% y la pobreza moderada de 36,4% para la gestión 2017.

Esta situación muestra que Bolivia, si bien acompañó a la región en los avances (logrando reducir en 25 puntos porcentuales la pobreza moderada y en 23 puntos porcentuales la extrema pobreza, entre 2007 y 2018), el país todavía se encuentra rezagado respecto al resto de América Latina.


Riesgos de retroceso

La principal observación del Gobierno a los datos de la CEPAL es que las tasas de reducción de la pobreza para el periodo 2016–2017 son inferiores a sus cálculos oficiales. Según el organismo latinoamericano, en ese periodo, la pobreza en el país se redujo en -0,1 puntos porcentuales (pp); en cambio, los datos gubernamentales indican que la reducción fue de -1,8 pp. Similar diferencia se produce al comparar los datos de pobreza extrema, para la CEPAL, la extrema pobreza se redujo en -0,3 pp y el dato oficial es de una reducción de -1,9 pp.

Sin embargo, según Pérez, más allá de la comparabilidad de las cifras, al observar ambas series, las tendencias son las mismas y reafirma la conclusión de la CEPAL respecto a que existe un retroceso en la reducción de la pobreza. 

Utilizando los datos oficiales en Bolivia, entre 2007 y 2013, el promedio de reducción de la pobreza fue de -3,5 pp y de la extrema pobreza de -3,2 pp. Pero a partir de 2014 (año cuando empieza la crisis de los precios internacionales) y hasta 2018, la tasa de reducción de la pobreza fue, en promedio, de -0,9 pp y de la extrema pobreza de -0,7 pp.

En consecuencia, señala Pérez, el desempeño económico es vital y tiene un impacto directo respecto del nivel de reducción de pobreza logrado en los últimos años. La alerta de la CEPAL para Bolivia y América Latina, ante la perspectiva de un débil ciclo económico, pone un llamado de atención para renovar las políticas públicas de protección social y para redoblar esfuerzos. En el país, esto significa promoción de empleos de calidad, garantizar remuneraciones dignas, prevenir políticas asociadas a derechos como salud y educación, además de proteger el gasto social.

Por el crecimiento del Producto Interno Bruto se advierte que durante el periodo 2007–2013, las tasas fueron favorables para la reducción de la pobreza, pero en cuanto empezó la desaceleración económica y las tasas de crecimiento del PIB comenzaron a ser menores, los niveles de reducción de pobreza extrema fueron marginalmente inferiores, hasta llegar a la gestión 2016, cuando la pobreza extrema se incrementó y el PIB decreció respecto al año 2015.

Sin embargo, los datos para la gestión 2017 muestran una situación peculiar, hubo reducción del crecimiento económico a 4,2% y, sin embargo, una mayor tasa de reducción de la pobreza extrema de -1,2 pp, sin continuar con la tendencia advertida desde 2013. En Bolivia, según datos oficiales para el año 2017, todavía había 4.085.247 personas viviendo en pobreza y de éstas 1.918.849 eran extremadamente pobres, sin ingresos suficientes para comprar una canasta mínima de alimentos.

Información oportuna

Ante el informe de la CEPAL, el Gobierno difundió algunos datos sobre la situación de la pobreza para la gestión 2018 -pobreza moderada 34,6% y pobreza extrema 15,2%-, pero todavía no se ha divulgado información desagregada que permita hacer un análisis más completo; por tanto, es pertinente que las instituciones como el Instituto Nacional de Estadística, la Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas (Udape), y los ministerios del sector difundan datos de calidad.

Pérez explica que la integridad de los datos se refiere a la exactitud, fiabilidad, utilidad, oportunidad y accesibilidad, resguardando que sean comprensibles, presentados con claridad y que tengan la garantía de disponer rápidamente de información completa y desagregada.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

150
94

Otras Noticias