Apple Card, la primera tarjeta de crédito que genera entusiasmo

domingo, 31 de marzo de 2019 · 00:02

BBC News Mundo

Una nueva tarjeta de crédito creada por Apple, no por un banco. Así es como la compañía de Cupertino, California, presentó  un producto que despierta críticas y entusiasmo a partes iguales: Apple Card, su primer servicio financiero.

Para desarrollarlo se asoció, paradójicamente, con dos de las mayores compañías financieras del mundo: el gigante de Wall Street Goldman Sachs (uno de los mayores grupos de inversión del planeta) y MasterCard (la marca líder de tarjetas bancarias). Apple promete no parecerse a los grandes bancos. “Vimos una oportunidad de transformar un método de pago: la tarjeta de crédito; todos la necesitamos... pero hay cosas que podrían ser mucho mejor. ¡Nosotros vamos a cambiar la experiencia completa!”, proclamó Tim Cook, director ejecutivo de la compañía. Según dijo, será el mayor cambio en pagos con tarjeta en 50 años. 

Se trata, según Apple, de “un nuevo tipo de tarjeta de crédito” que “lo reformula todo” sobre este tipo de sistemas de pago y que ofrece “simplicidad, transparencia y privacidad”. Se basa en “la increíble facilidad y seguridad” de Apple Pay (un servicio de pago móvil que lanzó en 2014 y que usan millones de personas), explica en su sitio web.

“Puedes comprar cosas sin esfuerzo con tan solo tu iPhone”, promete. “Sabrás mucho más sobre tus gastos con tan solo un vistazo”. Sin embargo, lo más revolucionario de la tarjeta es el “nuevo nivel de privacidad y seguridad”, un tema en el que muchas compañías tecnológicas -incluyendo a la misma Apple- han tenido problemas. Si la cuestión de la privacidad es lo más original de la nueva tarjeta de Apple es porque “es algo cada vez más raro en el mundo digital”, según el periodista financiero John Detrixhe en un análisis para Quartz.

“Cook ha dado esquinazo a sus rivales en lo que respecta a privacidad de datos, aprovechando cada oportunidad de realzar el modelo de negocios centrado en el iPhone de Apple, que se destaca en un mundo en el que la información personal alimenta en gran parte la economía digital”, dice Detrixhe. “Eso puede proporcionar un reclamo de venta frente a empresas como Facebook y Google que, por cierto, tienen sus propios servicios”.

Valorar noticia