Conozca las ocho claves de la crisis económica en Argentina

La recesión, la inflación y la pérdida del poder adquisitivo de los ingresos derivó en el empeoramiento de los indicadores de desempleo, que trepó al 9,1%.
domingo, 28 de abril de 2019 · 00:03

EFE  / Buenos Aires

Argentina atraviesa desde hace un año una crisis que se desató en el mercado cambiario y pronto se contagió a todos los sectores de la economía, con el deterioro de variables clave, como la actividad, la inflación, el empleo y la pobreza. Son las claves de una crisis que golpea  a las puertas de una elección presidencial:

1. En abril de 2018, tras cinco trimestres consecutivos de actividad económica en crecimiento, Argentina se vio afectada por una fuerte inestabilidad en el mercado cambiario que se desató por una combinación de factores, externos y domésticos: una reversión de los flujos de capitales hacia países emergentes, un desequilibrio fiscal persistente, y una severa sequía que azotó al campo y a las exportaciones agropecuarias. A ello se sumaron errores de gestión, asumidos luego por el gobierno de Mauricio Macri, sobre la magnitud y la velocidad de la crisis.

2. En la plaza cambiaria, desde abril de 2018 se  sucedieron  períodos de alta volatilidad, golpeando al peso argentino, que se depreció más que otras monedas de países emergentes. El precio del dólar  acumuló en 2018 una subida del 104%. Y en lo que va de 2019 el alza acumulada es del 18,9 %.

3. La fuerte devaluación ha supuesto un traslado casi que inmediato del alza del precio del dólar al resto de los precios de la economía, lo que hizo acelerar la inflación, que en 2018 acumuló  47% y hasta marzo fue  11,8 %.

4. Con el avance de la crisis,  Macri buscó la asistencia financiera del FMI, con el que Argentina firmó en  2018 un acuerdo a tres años, luego ampliado en septiembre, para recibir créditos por 56.300 millones de dólares. El pacto implica compromisos de fuerte ajuste fiscal y límites a la intervención en el mercado cambiario.

5. En el contexto de la crisis, el Banco Central argentino, que regía su política monetaria por metas de inflación, buscó sin éxito contener la inestabilidad con altas tasas de interés y emisión de Letras (Lebacs) en pesos. En octubre, la autoridad monetaria dio por “fracasado” ese régimen y dio inicio a otro esquema, ya no regido por metas de inflación sino por límites al crecimiento de la base monetaria.

El Banco Central utiliza desde entonces como tasa de interés de referencia aquella que se convalida a diario con la licitación de Letras de Liquidez (Leliq), otro instrumento con el que busca absorber pesos y evitar que vayan a la compra de dólares. La tasa de interés ronda  el 72 %.

6. La crisis ha golpeado la economía, con producción industrial y consumo público y privado en caída. El PIB cayó el 2,5% y en enero  -último dato oficial- la actividad económica registró un descenso interanual del 5,7%.

7. La recesión, la inflación y la pérdida del poder adquisitivo de los ingresos impactó  en un empeoramiento de los indicadores de desempleo, que trepó al 9,1% a finales de 2018, y la pobreza urbana, que ascendió al 32% en el segundo semestre del año pasado.

8. La incertidumbre que generan las próximas elecciones presidenciales de octubre -sin candidaturas definidas aún y con intenciones de voto muy errantes- alimenta la desconfianza entre los inversores y otros actores de la economía, que buscan cubrirse refugiándose en el dólar y deshaciéndose de activos argentinos en los mercados de acciones y bonos.