De jugador de Vélez Sarsfield a empresario en metalurgia

Como exfutbolista profesional critica a la dirigencia de la FBF, que no apuesta por las divisiones inferiores en el país.
domingo, 28 de abril de 2019 · 01:06

Cándido Tancara C.  / Santa Cruz

El argentino Carlos Caballero llegó a Bolivia hace 30 años trayendo chatas para camiones que transportan caña y los expuso en la Fexpocruz. Entonces fue un éxito lo que trajo al país y una respuesta a los cañeros. Al poco tiempo decidió quedarse en la ciudad de Santa Cruz y luego crear su empresa metalúrgica que lleva su nombre. 

La compañía hoy es un conglomerado de siete empresas que fabrica piezas de acero, transporta y hace el montaje o pone en funcionamiento una empresa, en cualquier lugar de Bolivia y también en algunos países vecinos. Ahora es más cruceño que un cruceño de origen, es presidente del directorio del Grupo Corporativo Carlos Caballero. Habló con Inversión de Página Siete en su misma industria de acero.

¿Cuándo llegó a Bolivia?

Yo vine a Bolivia a los 44 años, pero yo hasta los 25 años jugué en Vélez Sarsfield; me fui  a Vélez cuando tenía 15 años y a los 17 ya jugaba en primera; jugué hasta los 25 años y quise hacer otra cosa, no es que el fútbol me dejó a mí, fui yo quien dejó al fútbol.

¿En qué puesto jugaba?

Yo era el arquero de Vélez.

¿A quiénes recuerda de Vélez?

Usted se puede acordar de Carlos Bianchi (ex-DT de Boca Juniors), por ejemplo, Daniel Alberto Willington; aquí por ejemplo hay una foto (muestra donde él está junto a los que cita). Claro ahí está Bianchi. Claro,  es él pero ahora está feo y pelón.

¿Quiénes vinieron de Vélez a Bolivia?

Por ejemplo vinieron a Bolivia  (Luis Gregorio) Gallo, que jugó en Bolívar, claro el papá, después vino a Bolivia José Solórzano, que murió el otro día. No recuerdo que otro más vino a Bolivia. Pero este es el equipo campeón de 1968 (muestra la foto, donde está él)

¿Por qué dejó tan temprano el fútbol?

Me cansé, ya me di  el gusto, quería hacer otra cosa, no esperar que el fútbol me deje, yo lo dejó primero.  

¿Sólo jugó en Vélez?

Sí, solo jugué en este equipo, el Vélez Sarsfield.

¿Qué recuerda más de su trayectoria como futbolista?

El hecho de salir campeón nacional (en Argentina); es importante con un club tan grande como es Vélez. Societariamente es el club más grande que hay en Buenos Aires.

¿Cuándo empezó Argentina a exportar su fútbol?

El fútbol argentino es de mucha jerarquía después que salimos campeones del mundo en el 78, de ahí para adelante  migraron jugadores por todo el mundo y bueno pasaron a tener la solvencia que tienen hoy.

¿Por qué se dedicó al fútbol en su país?

Bueno, desde chico, de travieso nomás, solo quería jugar al fútbol, eso era clásico; es clásico vivir en la calle jugando fútbol. El renegado conmigo era mi pobre padre, porque yo no quería estudiar y así fue. Y después cuando entré al nivel profesional ya no hay tiempo para hacer nada más, por eso lo dejé a los 25 años. Y vine a conseguir el título a Bolivia.

¿A su juicio, por qué Bolivia no levanta cabeza?

Porque Bolivia sigue haciendo las cosas mal, discúlpenme que sea así, porque yo lo veo y veo lo que viví allá y lo que se vive acá, es distinto. Yo pienso que la crisis no es de jugadores, todos son iguales, lo que pasa es que aquí hay un problema de dirigentes.

¿Qué ocurre en el país? 

El hecho de no darse cuenta es lamentable, porque sin divisiones inferiores no se va a llegar nunca a nada; eso es ser mal dirigente. Cómo puede ser que en Argentina haya una novena o décima división y compiten entre todos los equipos, entre todas las divisiones, aunque no se llega a la décima, al menos a una tercera división, cosa que usted al chico a los 13 años ya lo ve si tiene condiciones o no, 17, 18 ya viene que está en las puertas de los profesionales, pero lo va cuidando,  va compitiendo, va ascendiendo, entonces usted sabe si el chico fuma, si bebe, si se acuesta temprano o no, entonces cuando llega a los 18 años  usted sabe que es lo que tiene. Aquí no, aquí a los 20 años se ve que se desvió para el lado de la bebida o si se ha hecho costumbre de desvelarse, acostarse tarde y no ser un buen profesional. Desde chico se lo prepara en Argentina, todo empieza en divisiones inferiores.

¿Entonces es un proceso sostenido? 

Cuando el chico llega a nivel selección, usted tiene un plantel de 40 jugadores, pero en este caso (Bolivia) no, si no se puede ni entrenar a los 11 integrantes. Pero no es que sean malos los jugadores, el problema es que nadie los prepara, esa es la diferencia. Y, ¿quiénes tienen que prepararlos? Son los dirigentes y tienen que hacer bien las cosas. 

¿Otros países vecinos siguieron a Argentina?

Y bueno, es como yo le decía. Recuerdo cuando yo jugaba en Venezuela, no existía el fútbol, en Ecuador tampoco, los colombianos recién empezaban, los grandes eran Brasil y Argentina. Ahora resulta que todos son más que Bolivia. Porque ya entraron ellos en la tónica de hacer bien las cosas, por lo menos de copiar bien.  En cualquier país si quiere andar bien es logrando resultados, pero acá no se logra resultados.

HOJA DE VIDA

  • Trayectoria  Llegó a Santa Cruz hace 30 años y hace 20 años creó el Grupo Carlos Caballero (CC), una compañía de siete empresas.
  •  Fútbol   Prefirió jugar al fútbol desde niño, a los 15 ingresó al Club Atlético Vélez Sarsfield, a los 17 jugó en primera división y a los 25 se retiró. Dijo que lo  más serio de su vida fue la industria CC.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

46
3

Otras Noticias