Entrevista

Swisscontact sugiere alentar el emprendimiento para el reciclaje

Apoya la formación técnica de los jóvenes. Hoy tiene como preocupaciones el problema ambiental, la inteligencia artificial y la robótica, para lo que sugiere preparar a la juventud.
domingo, 07 de abril de 2019 · 01:06

Cándido Tancara Castillo  / La Paz

La suiza Swisscontact celebra el miércoles 10 de abril los 60 años de su creación en el mundo. Desde su llegada al país, en 1988, se preocupó por la formación técnica de los jóvenes;  sin dejar ese trabajo, continuó con la atención a los problemas ambientales y hoy sugiere a las autoridades y a la población prepararse para la inteligencia artificial y la robótica.

El director de Swisscontact en Bolivia, Sven Gehlhaar, en conversación con Inversión de Página Siete, propuso escuchar a los jóvenes, porque son generadores de ideas en la línea de los avances de las nuevas tecnologías.

¿Cuándo empieza a operar Swisscontact en el país?

Iniciamos en 1988 como una ONG muy chiquita en Bolivia, con temas de formación técnica, de una forma muy tradicional, formando jóvenes para que después tengan su primer emprendimiento; esto lo hicimos durante los años  90 e inicios del 2000; ahora hemos amplificado nuestro abanico de trabajo. La formación técnica profesional es muy importante, también los temas ambientales; hemos trabajado por mucho tiempo cómo mantener el aire limpio ante el creciente transporte público y de manera sostenible con los PumaKatari y Waynabus. Hemos incidido un poco en el tema del  teleférico. Hemos trabajado en diferentes ciudades del país con los sistemas de transporte urbano.

¿Incursionaron en otras áreas?

Cada vez más entramos en nuestro negocio corazón, el desarrollo de sistemas de mercado, muchas veces con temas agrícolas, turismo, artesanía, entre otros, para que estos sectores crezcan de manera inclusiva, para que las pequeñas empresas y los emprendedores puedan crecer en su negocio, mejoren su calidad de vida, ganen más dinero y puedan tener una vida más digna.

Hoy seguimos trabajando en esto y hemos aumentado otros proyectos en 2007, líneas de trabajo muy importantes sobre el tema de gestión de residuos sólidos; ahora estamos en un proyecto muy fuerte como es el reciclaje; todos los mercados de reciclaje crecen y aquí en Bolivia hacen muy poco reciclaje. Entonces hay montón de oportunidades de empleo para el emprendimiento de inmersión laboral para jóvenes y adultos que se lanzan al reciclaje de vidrio, papel, electrodomésticos  y de todo; hay un potencial de sectores que ni se ha tocado todavía.

¿Cuál fue el apoyo a la Infocal?

Hemos dado apoyo a los Infocales (Instituto de Formación y Capacitación Laboral) en los años 90 y el apoyo que dimos a empresas pequeñas hoy son conocidas en todo el país como Irupana, Flor de Leche, empresas que hemos apoyado en diferentes modelos de negocio y a veces han tomado otro rumbo, pero se han fortalecido y ahora son muy estables y fuertes. 

¿Qué otros logros se tiene?

Con la Alcaldía de La Paz hemos hecho realidad los buses PumaKatari; hemos incidido en el tema muy importante como son las ciclovías, en varios municipios; antes no había, son importantes para descargar el tráfico de las ciudades porque cada vez el transporte vehicular contamina más el ambiente. Hemos movido en varias ciudades, La Paz, Cochabamba y Tarija, un poco en Sucre; la bicicleta es el transporte urbano sostenible. 

En agropecuaria hemos tenido éxitos, en el país casi no hay asistencia técnica a pequeños productores; algunos programas municipales hacen cierto tipo de asistencia técnica pero nada permanente. Hemos introducido diferentes modelos de asistencia técnica donde articulamos con distintos actores,  universidades, gobiernos municipales, las empresas que compran papa, durazno, lo que sea, para que elaboren un modelo de negocios sostenible en favor de los pequeños productores.

Tuvimos éxito con el servicio estatal de autonomías del Ministerio de Planificación del Desarrollo; se ha capacitado al personal de las alcaldías pequeñas, a través de módulos; tuvo impacto en el ámbito municipal beneficiario.

¿Por qué a Swisscontact le preocupa la cuarta revolución?

Con la cuarta revolución el mundo tendrá que pasar por una fase de automatización mucho más profunda, inteligencia artificial, robótica y de otros sectores de información y comunicación. Hay un montón de trabajos y profesiones que serán automatizadas. Por ejemplo, los contadores en 10 años ya no podrán trabajar porque todo será automatizado. Los países van a dejar sus monedas, sus billetes, todo será automatizado, toda la facturación, todo lo que hace un contador será automatizado. 

Ocurrirá lo mismo con los pilotos de aviación;  en unos 10 a 15 años los aviones van a volar automáticamente, ya no necesitarán pilotos o muy pocos pilotos, lo mismo con los choferes, ya hay carros que van de forma autónoma. Poco a poco van a desaparecer los choferes de camiones, buses,  etc. Esto tendrá un impacto fuerte en países desarrollados, pero peor en países menos desarrollados. 

¿Cómo enfrentarán esta situación los países subdesarrollados?

En países desarrollados ya se preparan para acatar esta tecnología porque son los dueños de las tecnologías, del software, van a tener las patentes de las tecnologías, pero los países como Bolivia, que están alejados de esos sectores industrializados, porque aquí todo se importa, no hay mucho desarrollo tecnológico, entonces se corre el riesgo de que todas esas profesiones y trabajos se automatizarán con tecnologías importadas. Aquí (Bolivia) la gente se va a quedar desempleada y en niveles que no se ha visto. Justamente ahí estamos intentando preparar a los países, donde trabajamos en 36 países. Para que eso no acontezca hablamos de transferencia tecnológica, capacitación de jóvenes que se meten en esta industria; también hay un montón de jóvenes que desarrollan el software, nuevas tecnologías, no necesitan apoyo fuerte porque desarrollan robótica que puede servir para armar industrias en Bolivia; si no se puede armar la industria por lo menos hay un vínculo con otros países de intercambio de negocio para que Bolivia no sea un país netamente importador, dependiente de todas las tecnologías y procesamientos que desarrollan en otros países. Esto será una bomba para muchos países que tienen que prepararse ahora.

¿Qué tiene que hacer Bolivia?

Se debería fortalecer los emprendimientos, la incubación de ideas de los jóvenes; todos los días me reúno con jóvenes que tienen ideas bárbaras  y no tienen acceso  porque nadie da un pinche capital de semilla, nadie apoya para que pueda sacar adelante su idea, nadie lo conecta con el mundo exterior. Todo lo que he mencionado es un rol del Estado y también del sector privado pero el Estado se puede armar con instituciones que permanentemente puedan apoyar estos emprendimientos para engranar con la formación técnica. Las universidades son demasiado teóricas, tenemos muy pocos ingenieros. Se necesitan ingenieros en distintas áreas para armar emprendimientos.

Por ahora, ¿qué deberían hacer los jóvenes?

No sólo en Bolivia, hay muchos abogados, economistas, sociólogos, antropólogos que también tienen su función pero no en la cantidad que hay. Lo que el país necesita son generadores de  conocimiento tecnológico para engranarse  con esta cuarta revolución industrial porque de lo contrario se desconectarán del desarrollo global.
 

¿El mundo avanza en esa línea?

Sí, todo el mundo está avanzando así. No todo es positivo, hay extremos, la comunidad internacional está viendo cómo evitar ciertos extremos. No preocupa cuando hablamos en avances en biotecnología, cuando modifican el  ADN de un bebé para que nazca un súper genio y libre de cualquier enfermedad. Son temas que están éticamente muy complicados y que necesitan mecanismos de control. Los sistemas de inteligencia artificial no pueden controlar la vida de uno  porque todo es transparentado  y si no hay un filtro todos podemos perder nuestra privacidad. No puede ser que ciertos Estados, empresas e individuos abusen a través de las redes sociales. Hay mucha información privada que no debería ser pública.

HOJA DE VIDA

  • Formación  Sven Gehlhaar es ingeniero industrial y tiene dos maestrías, una en desarrollo social y otra en temas ambientales. Vive en el país hace siete años.
  •  Experiencia Es director de Swisscontact Bolivia, desde 2012; jefe de proyectos de la Cooperación de Suecia y Suiza en Bolivia.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

14
1