Santillana tiene el reto de una enseñanza tecnológica

Produce textos con profesionales bolivianos, para que sus contenidos estén de acuerdo con la realidad. Los textos también están en lengua originaria
domingo, 26 de mayo de 2019 · 06:08

Luis Escóbar  / La Paz

Santillana cumplió medio siglo de trabajo en el mundo y 25 años en Bolivia con el reto de que maestros y estudiantes del país den un salto tecnológico. Para ello comenzó con un intenso programa de capacitación a los docentes para que puedan emplear las nuevas herramientas en el aula.

“El reto que tiene Santillana es acompañar a los maestros en  este cambio hacia la tecnología. Nosotros percibimos que todos los estudiantes de Bolivia tienen  un aparato celular. Nos damos cuenta que el cambio no sólo se da en el día a día de nuestras vidas, sino que el interés de los mismos chicos va por la tecnología”, declaró la gerente general de Santillana, Carola Ossio.

Por esta razón, la empresa editorial tiene el interés de acompañar a los profesores para que puedan aplicar herramientas tecnológicas en el aula y –lo más importante- es que acompañe a los niños en el cambio tecnológico. Santillana lleva adelante este proceso de forma paulatina por el costo que tienen estas herramientas y porque  los profesores no están acostumbrados a lo digital.  “Nos dedicamos –en grandes ciudades de Bolivia- a capacitar a los profesores en las nuevas tecnologías y también seguimos trabajando de la manera tradicional con el libro de texto”, añadió la ejecutiva.

Por el momento Santillana trabaja en la capacitación del profesor con recursos digitales, como la presentación de videos emitidos en el aula y que acompañen al contenido pedagógico. “Es recomendar cuál es el indicado para que los niños puedan aprender en un mundo  que está cambiando. Tratamos de proponer no sólo el texto, sino en muchos vienen con códigos QR, con direcciones, en los cuales nosotros nos podemos acercar al contenido que deberíamos trabajar en el aula”, añadió la ejecutiva.

Este proyecto, además, no se puede  aplicar en todos los colegios, porque deben tener un equipamiento adecuado. En algunos apostaron por tener aulas con proyectores o televisores. Pero nada serviría si el profesor no está acostumbrado a trabajar con herramientas tecnológicas. Entonces, Santillana sabe que el reto más grande es que el profesor se capacite en trabajar con tecnología en el aula porque, además, es un pedido de los padres en distintos lugares del país.

Santillana internacional

La firma trabaja en más de 20 países. Cada uno de ellos trabaja  de distinta forma, porque en muchos de ellos tienen un desarrollo tecnológico más avanzado. Por esta razón, Santillana Bolivia se nutre de todas estas experiencias para conocer qué se puede hacer a futuro. “En otros países nos colaboran mucho con contenidos digitales y lo que es más interesante es que los niños no son muy distintos; las casas hermanas nos dan ejemplos de lo que hacen ellos. Cómo les va en uno y otro colegio y eso nos ayuda a mirar a futuro”, añadió.

Crecimiento sostenido

Santillana Bolivia arrancó en 1994 elaborando cuatro tipos distintos de libros, con una producción de 15.000 libros y ahora subieron a 100 mil.  “El primer año fue una entrada muy tímida porque no sabíamos quiénes nos iban a acoger, a quiénes iban a gustar los libros; pero en la medida que nos fuimos capacitando con el equipo de editores los maestros reconocieron que hay un trabajo editorial intenso”, afirmó la ejecutiva.

Santillana no sólo elabora una maqueta que se va reproduciendo cada año. La empresa se fue adecuando a los cambios a la currícula y sus textos son actualizados cada cuatro a cinco años para primaria y secundaria.

La empresa

Santillana es una empresa boliviana compuesta por profesionales bolivianos. La firma está presente en el mundo hace 50 años y la casa matriz está en España; en Bolivia arrancamos hace 25 años. La intención de la compañía es trabajar de forma local en cada país, desarrollando la currícula, respetando las disposiciones del Ministerio de Educación y capacitando a los profesores.

Para la actualización de contenidos, Santillana contrata a profesores que trabajan un año íntegro. “No son libros rápidos y son pensados desde la currícula y eso es lo más importante. Tenemos, incluso, libros en aymara, quechua y otras lenguas”, afirmó.

Los textos que salen no sólo se los lanza al mercado, al contrario, deben salir con una capacitación, explicación para los profesores. Por esta razón, cada uno de los textos tiene una guía que puede ser empleada por los docentes en el aula para planificar su avance en todo el año, en cada bimestre y cada día.

La empresa tiene librerías en las ciudades de La Paz, Cochabamba, Tarija y Santa Cruz, y otras librerías del país también adquieren sus textos para  poder llegar a todo el país. 

Santillana, con equipo de bolivianos para textos de Bolivia

Santillana tiene escritores y profesores bolivianos que, a partir de su experiencia, comprenden la realidad en el aula para elaborar libros de acuerdo a nuestra realidad.

“Nosotros no sólo imprimimos los textos, sino que hacemos todo el trabajo intelectual en un libro. Imprimimos en Bolivia y otros países, pero siempre abocados a la tecnología”, declaró la gerente general de la firma, Carola Ossio

 El fenómeno de Santillana comenzó en 1994, cuando inició con la autoedición. Para ello contrataron diseñadores, fotógrafos y profesores que dan la línea de lo que las niñas y niños necesitan o quieren trabajar en las aulas.

“Normalmente se escribían libros con un solo autor, pero Santillana se da cuenta que el trabajo debe ser hecho por un equipo de personas. Iniciamos con 20 y llegamos a 80 personas, desde correctores de estilo, ilustradores, maquetadores, diseñadores y los profesores que se capacitan con nosotros y se convierten en editores de contenidos”, añadió.

Santillana es una empresa dedicada a contenidos educativos, no sólo en papel, sino también en lo digital. Asimismo, elaboran plataformas educativas y llega a toda Bolivia con libros de texto.

  “Con la Ley de Reforma Educativa de 1994 se abre la posibilidad para que la editorial proponga el texto y si es bien recibido en el colegio, se da la apertura para que distintos contenidos se trabajen en el aula”, declaró Ossio y eso les permitió un amplio crecimiento en su demanda.

12
2

Otras Noticias