Investigación

Aumenta número de personas solas con ingreso alto en el país

Indica que en la mayoría de las familias monoparentales con hijos la madre es la jefa de hogar. Esta característica no ha cambiado en los últimos 15 años.
domingo, 05 de mayo de 2019 · 01:05

Inversión  / La Paz

Un estudio determinó que no sólo es elevado el número de personas solas con ingreso alto en el país sino que ese segmento creció en los últimos 15 años. En tanto que las familias biparentales, con ingreso bajo y con hijos (dos), en el mismo periodo, decreció.

El Observatorio de la Deuda Social en Bolivia (ODSB), a través del Instituto de Investigaciones Socio-Económicas (IISEC), del Instituto de Investigaciones en Ciencias del Comportamiento (IICC), ambas entidades de la Universidad Católica Boliviana San Pablo, y en coordinación con  Fundación Jubileo, presentó el InfoIISEC N° 1, una publicación que recoge datos de cómo cambiaron las familias en Bolivia en 15 años, desde   2002 al año 2017.

La alta proporción de personas solas entre los hogares de ingreso alto es un fenómeno reciente, relacionado con  una reducción de la nupcialidad y emparejamiento en este grupo de ingreso. El estudio indica que subió de 28% a 43%, en el periodo señalado; las biparentales con dos hijos bajan de 36% a 24%; las parejas sin hijos suben de 13% a 16%; y las monoparentales, un papá con un hijo, bajan de 21% a 15%.

La proporción de familias biparentales y monoparentales entre los hogares de ingreso bajo es alta tanto en 2013-2017 como en 2002-2007.  Los cambios observados, prosigue, son menos marcados que los cambios en el grupo de ingreso más alto. En este punto las familias biparentales con hijos en el mismo periodo bajaron de 65% a 56%, las monoparentales con hijos se mantuvieron en 21%, las parejas sin hijos subieron de 6% a 10% y las personas solas subieron de 7% a 11%.

Composición de las familias

Las tendencias en la composición de las familias. En 2013 y 2017 las familias biparentales fueron la mayoría. Entre biparental extenso y simple con hijos se acumulaban el 52% en todas las familias bolivianas. Sin embargo, en comparación a 2002-2007, se percibe que la proporción de este tipo de familia disminuyó en el tiempo, en seis puntos porcentuales. Esta tendencia viene acompañada de una mayor diversidad en la conformación de las familias.

En el estudio se destacan las familias biparentales simples con dos hijos (43,7%), seguidas de  personas solas (15,6%), luego monoparental simple con un padre y un hijo (12,1%), después parejas sin hijos (10,7%), posteriormente monoparental extenso con hijos (8,7%) y  biparental extenso con hijos (7,9%).

Distribución de las familias por estrato económico. El 65% de las familias en Bolivia durante 2013-2017 tenían un nivel de ingreso bajo o vulnerable,  lo cual quiere decir que se encontraban en una situación de pobreza o en riesgo de afrontarla.

Aquí destacan, según la publicación, los hogares con ingresos bajos (34%), con ingresos medios vulnerables (31%), con ingresos medios (30%) e ingresos altos (5%). Las familias biparentales y monoparentales son mayoritarias entre los hogares de ingresos bajos y vulnerables. En tanto, se advierte la preponderancia de personas solas en los niveles de ingresos medio y alto. Esto conlleva, añade, que las familias de ingresos bajos y vulnerables en promedio tengan un mayor número de integrantes.

La jefatura femenina

Jefatura femenina y masculina por tipo de hogar. El estudio indica que en la mayoría de las familias monoparentales con hijos (simple y extenso) la madre es la jefa de hogar. Esta característica no ha cambiado en los últimos 15 años. Este liderazgo se relaciona con la mayor proporción de hogares monoparentales constituido sólo por madre e hijos. En los hogares biparentales (simple y extenso) la jefatura masculina se mantuvo predominante pese a un leve incremento de los hogares que declararon jefatura femenina. En este punto la monoparental simple en el mismo periodo se mantuvo 82%, la monoparental extensa subió de 66% a 69%, la biparental simple subió de 2% a 5% y la biparental extensa subió de 4% a 7%.

La edad de los jefes de hogar 2013-2017. La conformación de las familias cambia de acuerdo con  la edad del jefe de hogar. Los patrones explicados a continuación se han mantenido estables entre 2013-2017 y 2002-2007. Las familias de tipo biparental con hijos simple y extenso aumentan con edad y llegan a un máximo entre los jefes de hogar de entre 30 y 39 años. A partir de esa edad, la proporción disminuye a medida que los hogares monoparentales y las personas solas comienzan a ser más comunes.

Las familias de tipo monoparental con hijos (simple y extenso) están más presentes en dos etapas de la vida. Cuando el jefe de hogar es menor de 20 años y cuando tiene entre 50 y 59 años. 

Las familias de personas o parejas solas sin hijos son más comunes dentro de los hogares liderados por menores de 20 años y por personas mayores de 60 años. 

Adultos mayores de  71 años por tipo de familia. La población de adultos mayores a 71 años creció en 46% entre 2001 y 2012 a un ritmo mayor que la población total (22%) y tiende a conformar hogares distintos a los de sus hijos. Entre 2013  y 2017 el 22% de los adultos mayores vivían solos, 28% vivían con sus parejas y 32% vivían en familias extensas.

Niños y adolescentes por tipo de familia. Cerca de la tercera parte de la población boliviana es menor de  18 años de edad. 

El 80% de niños menores de 11 años viven en familias biparentales mientras esta proporción se reduce en la adolescencia (12 a 17 años) a 73%, cobran mayor relevancia las familias monoparentales.

Los menores de edad se ven sobrerrepresentados entre la población de menores recursos. El 34% del total de familias bolivianas tuvieron ingresos menores a la línea de pobreza. Estas familias estuvieron a cargo del 46% de todos los menores  de  18 años en el periodo 2013-2017.
 

ODBS busca fomentar  debate

 El Observatorio de la Deuda Social en Bolivia (ODBS), a través de la UCB y la Fundación Jubileo, busca fomentar el debate sobre el grado de cumplimiento de los derechos humanos, visto como una responsabilidad conjunta de la sociedad. Entiende deuda social como el compromiso no cumplido por parte de la sociedad con sus ciudadanos y habitantes en su territorio. 

Como concepto moral, deuda social enfatiza la obligación colectiva con la construcción de las condiciones sociales, económicas y políticas para la vida y la convivencia humana en entornos solidarios, inclusivos, equitativos y ambientalmente sostenibles.

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

19
3