Empresa

El negocio del frío calienta los precios de estufas y medicamentos

Se pueden adquirir estufas en el mercado de La Paz, desde los 80 hasta los 3.000 bolivianos, que permiten calentar ambientes pequeños, espacios abiertos e incluso centros comerciales.
domingo, 30 de junio de 2019 · 00:10

Luis Escobar  / La Paz

Este fin de semana las temperaturas mínimas en el centro de La Paz llegaron a dos grados centígrados, lo que motivó a los ciudadanos a comprar estufas para calentar sus hogares y vitamina C para prevenir resfríos y antigripales. 

Las estufas se dividen entre las que emplean Gas Licuado de Petróleo (GLP) y las eléctricas. En el primer caso llegaron a la calle Eloy Salmón marcas como Briara, Magefesa, Cimac y Fergus. Entre ellas hay tres tipos de modelo.

Estufas  a GLP y a energía electrica.

Por ejemplo, las de mayor tamaño son las de paragua o pirámide, que llegan a tener alturas de 1,9 a dos metros con una potencia calorífica de 12.000 a 14.000 kilovatios. Las que tienen forma de un hongo tienen un valor de  entre 1.500 a 1.800 bolivianos; mientras que las de forma piramidal llegan a costar de 2.500 a 3.000 bolivianos.

 “Este tipo de estufas son recomendables para ambientes amplios o que estén al aire libre. Las llevan para centros comerciales grandes que tienen una ventilación constante y una altura de cuatro o cinco metros”, dijo Rubén Peña, el administrados de un comercio en esta calle comercial. 

Estufas  al aceite y con humidificador para el hogar.

Explicó que este tipo de estufas las entregaron para la Cámara de Senadores e incluso mencionó que las llevaron a la  Embajada de Cuba en La Paz para un acto que tenían en horas de la  noche. 

Luego siguen estufas de menor tamaño de hasta 80 centímetros de alto, cuadradas, éstas las llevan para los domicilios. Dependiendo de la marca, sus precios oscilan desde 600 hasta 920 bolivianos. 

También hay las estufas, del mismo tamaño, mixtas; que pueden funcionar con GLP y energía eléctrica. “Estas estufas trabajan por separado. Por ejemplo, si se le acaba el gas fácilmente la conecta a la corriente de energía eléctrica y funcionan con normalidad”, añadió el vendedor. Respecto a las estufas eléctricas las hay de tres tipos. Las que son de alógeno con tubos de cuarzo y termoventiladores y al aceite. Entre las primeras funcionan como unos focos con una energía calorífica de 400 vatios. Estas son recomendables para habitaciones pequeñas y son vendidas desde los 70 bolivianos. 

Las pastillas  para eliminar el malestar del resfrío.

Los termoventiladores son aquellos que emiten aire caliente y son los más comunes del mercado. Los compradores las llevan para oficinas y llegan a costar desde los 100  a los 230 bolivianos. 

Las estufas al aceite son más empleadas para personas con alguna enfermedad porque no seca el ambiente ni emite ruidos u olor a quemado. Estas tienen un aceite incorporado que no se lo puede cambiar. 

En esta última gama vienen de distinta calidad; hay algunos moedlos que llegan con termoventilador incorporado, con programador de tiempo y  humidificador; llegan a costar hasta 680 bolivianos. Hay tanta variedad que varía el número de celdas de nueve, 11 y 13, que son las más grandes. Peña informó que por una temporada de invierno llega a vender alrededor de 300 estufas de diferentes tamaños y consideró  que esta cifra todavía es reducida considerando la amplia competencia que existe en el sector. 

Las estufas  con termoventilador son las más requeridas.

Medicamentos demandados

 Lo primero que llevan las personas son los antigripales como: Flavicold, Tapsin, Mentisan Plus, SanatusIn en gel y Vitagrip. Su precios oscilan alrededor de los cinco bolivianos. Estos se los venden, incluso, en las tiendas de barrio de la ciudad, pues no necesitan receta de un médico. 

“Las personas los llevan de forma indistinta según sus experiencias. Vienen a decir que tal antigripal le hizo bien y se llevan el mismo”, declaró Juana Nina de la Farmacia Sonia de la avenida Max Paredes.

Una amplia  variedad de antigripales en el mercado.

Si la enfermedad sigue avanzando, el siguiente paso son las tabletas y los jarabes antitusígenos , que se los vende de forma libre. Después cuando las personas tienen fiebre o garganta irritada optan por antibióticos y éstos sólo se venden con receta médica.  

La regente de una segunda farmacia en la avenida Max Paredes, Elva Camargo informó que los jarabes vienen en dos categorías, los que tienen expectorante para tos con fluidos y los sin expectorante para tos seca. En el primer caso se los vende desde 20 hasta 60 bolivianos; mientras que en el segundo se los comercializa desde 10 hasta  35 bolivianos la unidad.  “Sólo ayudan a que fluyan flemas, pero antes de prescribir un antibiótico, los pacientes deben acudir a un médico. Si los vendiéramos de forma libre, crearíamos resistencia en la población y por ello pedimos receta”, dijo Camargo.

También llevan echinacea para fortalecer su organismo porque es natural. Añadió que también se llevan vitamina C en pastillas y sobres para la prevención. 
 

Dulces  de miel para los niños en la época de invierno.

Recomiendan tener cuidado  con las estufas 

  • Prevención  Médicos recomiendan evitar el encendido de estufas en dormitorios, para evitar la emisión de gases como el monóxido de carbono, que   puede provocar la muerte de una persona en pocos minutos mientras ella duerme. El gas, conocido por su fórmula química “CO”, impide el transporte de oxígeno a través de la sangre y provoca el adormecimiento del cerebro y de  mecanismos de respuesta. De esta forma se produce una muerte lenta.
  • Cuidado   Las fuentes que generan monóxido de carbono, según el especialista, son los combustibles como el Gas Licuado de Petróleo (GLP), gasolina, carbón y algunos aceites. La segunda fuente son los combustibles de uso doméstico como los aceites de estufas, las hornillas a gas y algunos calentadores.    El monóxido de carbono es un gas tóxico, incoloro, inodoro e insípido. Cuando está en proceso de combustión la llama suele ser de color azul.

Punto de vista
Raúl Crespo  Presidente de Cadinpaz 

Hay medicamentos estacionales

La industria apunta a todo nivel. Tenemos industrias de plástico, alimenticia, de medicamentos, metalmecánica. La Paz es un departamento que no se limita a pocos sectores. Ahora miramos hacia el norte del departamento y creemos que es un paso importante que deben encarar los empresarios jóvenes.

Respecto a la industria farmacéutica trabaja todo el año para abastecer de medicamentos no sólo al departamento de La Paz, sino al país en su conjunto. Lógicamente existen medicamentos que son estacionales y en ésta época tenemos (con mayor demanda), como  los antitusivos, antigripales y antibióticos, cuando las enfermedades son más graves. 

Hay empresas que tienen una mayor capacidad de producción para esta época del año; y otras que se dedican a la producción en todo el año sin ver estos picos. Es difícil afirmar cuál es el nivel de producción para esta época del año. 

En los  Laboratorios Crespal (la firma que dirige Crespo) se dedican a la dermatología y los productos que llegamos a producir son requeridos durante todo el año.

 

 

5
1

Otras Noticias