Opinión

¿Estamos educando para crear emprendedores?

domingo, 28 de julio de 2019 · 00:00

Mauricio Dulon

Uno de mis más vivos recuerdos de mis años en colegio es la cantidad de materias en las cuales tenía que memorizar; también recuerdo que era muy importante consumir, sin derecho a opinión, las enseñanzas impartidas por los profesores. De hecho, no recuerdo una sola vez en la cual se me haya preguntado mi opinión o incentivado a pensar de manera creativa en el colegio.  

Al ingresar a la universidad, me imaginaba que sería diferente; sin embargo, vi que era más de lo mismo y que incluso los profesionales que impartían las materias se creían aún más dioses que los profesores en mi colegio. Fue en ese momento que decidí cambiar de rumbo, de país, y comenzar de nuevo mis estudios universitarios.  A la larga, resultó siendo una de las mejores decisiones que tomé en mi vida, pues terminé estudiando en lugares donde el cuestionar las enseñanzas no sólo no es prohibido, sino que es incentivado.  La educación en colegio y en universidades son clave para formar emprendedores. En Bolivia vamos mejorando, pero me sigo preguntando si de verdad estamos educando para enseñar a emprender.

En primer lugar, emprender no necesariamente significa que serás empresario o empresaria.  El emprendimiento se puede dar en toda etapa de la vida personal y profesional, trabajando para uno mismo, o trabajando para una empresa.  Dicho esto, es importante entender las razones por las cuales debemos enseñar a emprender, y cómo debemos enseñar a emprender. 

El emprendedor por naturaleza cuestiona. El cuestionar ayuda a encontrar soluciones y a pensar fuera de los esquemas tradicionales.  El cuestionar  te invita a no ser conformista. Es importante que los educadores incorporen dinámicas en las cuales no se “dicte” una clase, sino que se permita la discusión entre todos y el cuestionamiento a quien imparte el conocimiento.  Para ello, los profesionales que enseñan deben sentirse seguros y abrirse a una sana discusión.

Al emprendedor le gusta aprender, es por naturaleza una persona curiosa.  Una de las características del emprendedor es su capacidad de aprender a aprender. Si sólo recibimos enseñanzas y no aprendemos a investigar, nuestra capacidad de aprender y nuestra curiosidad disminuye.  Los colegios y universidades deben incentivar la investigación y enseñar cómo realizar la misma, para así formar mentes emprendedoras.

El emprendedor es creativo.  La creatividad puede y debe ser incentivada en el aula.  Para cultivar una mente creativa se debe salir de los moldes tradicionales e incentivar una manera diferente de pensar.  He conocido muchos educadores que por más de una década siguen enseñando lo mismo y de la misma manera, ello de ninguna manera fomenta la creatividad.  El permitir al estudiante desviarse de un programa establecido de enseñanza, resulta en una mayor creatividad.   El cuestionar, el aprender a aprender, el ser creativo son consideradas habilidades blandas que, si bien coadyuvan a ir formando una mente emprendedora, deben ser complementadas con otras habilidades importantes al momento de emprender. 

En mi percepción si deseamos formar emprendedores, debemos enseñarles a hablar en público, a escribir, y a vender.  Con esas tres habilidades complementadas con algunas habilidades blandas tenemos las piezas clave  para formar un emprendedor. Si queremos formar emprendedores en Bolivia, debemos comenzar por cambiar la mentalidad de los educadores, pero también cambiar la forma en la cual educamos. Eduquemos para formar mentes emprendedoras.