Estudio

Creciente parque automotor, una amenaza para la calidad del aire

El estudio considera que el monitoreo al tránsito vehicular determinará el grado de contaminación que genera en la ciudad y eso permitirá la planificación de acciones concretas.
domingo, 07 de julio de 2019 · 00:10

Cándido Tancara Castillo  / La Paz

El creciente parque automotor en las ciudades del país es el causante de la deficiente calidad del aire, según auditorías ambientales realizadas por la Contraloría General del Estad (CGE) en todas las capitales de departamento. En Bolivia el crecimiento fue de 5,2% hasta diciembre de 2017, entonces se tenían 1.800.354 vehículos. Las ciudades de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz concentraban el 78,9% de todos los motorizados del país.

Las actividades industriales en las ciudades también contribuyen a la mala calidad del aire, seguida por la minería y la quema de materia vegetal (chaqueo). La contaminación se produce porque estas actividades masivas liberan sustancias químicas, las que implican un riesgo para la salud de las personas, pues generan infecciones respiratorias, enfermedades cardiovasculares y cáncer de pulmón.

Pero lo que sí está establecido, de acuerdo con los estudios de la CGE, es que el 70% de la contaminación del aire se debe al parque automotor que no para de crecer y que transita en las ciudades, acompañada por el acelerado crecimiento de las ciudades.

Monitoreo de la calidad del aire

El gerente de Auditoría Ambiental de la CGE, Roberto Pérez Canepa, sostuvo que el trabajo que se realiza en la Contraloría tiene que ver con las auditorías ambientales de la gestión ambiental de las entidades públicas (ministerios, gobiernos departamentales y municipales, entre otras). Precisó que no se trata de una auditoría de control de la calidad ambiental (caso Alpacoma). En esta línea, recordó que desde 2011 ya se realizaron ocho auditorías ambientales a las entidades públicas  relacionadas con la contaminación del aire,  incluyeron recomendaciones  que fueron aceptadas por las autoridades regionales y locales.

Esto significa, continuó, la adopción de una decisión para el cumplimiento de las normas a la actividad industrial y parque automotor a través del monitoreo para proponer acciones precisas que permitan la disminución progresiva de la mala calidad del aire. Precisó que el monitoreo a la calidad del aire significa evaluar sistemáticamente los contaminantes y sus concentraciones, caracterizar el aire y brindar información a la población para que tome sus precauciones cuando los niveles de contaminación empeoran.

Pérez manifestó que en las auditorías hechas por la CGE se detectó que existían problemas técnicos en la implementación de las redes de monitoreo, por ejemplo parámetros que no eran considerados en la medición, la falta de revisión por los gobiernos departamentales y el hecho de no considerar los datos de monitoreo para la definición de acciones que permitan prevenir y reducir la contaminación del aire.

Hay mejoras pero  insuficientes

Pérez manifestó que hubo mejoras en el monitoreo del control de la actividad industrial en las ciudades de La Paz y El Alto, pero donde aún falta trabajar es en el parque automotor.

Los vehículos que más llenan las ciudades no son tanto los del sector público, sino los particulares, pues de los 1.800.354 que había hasta 2017, en todo el país, 1.670.659 eran particulares, 97.016 del transporte público y 32.679 oficiales o de instituciones públicas. Además, después de Santa Cruz, con 605.540, La Paz era la segunda región con más motorizados,  427.922, y Cochabamba con 389.952. Del total que entonces tenía La Paz, 19.311 motorizados eran del sector público, en 2017, según el INE.

Pérez considera que hay excesivo número de motorizados particulares, un vehículo, una persona. “Nuestras ciudades están colapsadas de vehículos”, dijo, y las autoridades municipales, año que pasa, tienen que ampliar las vías, construir pasos a desnivel, entre otras inversiones millonarias que aún así no resuelven el congestionamiento vehicular  y, por tanto, no mejora la calidad del aire.

De ahí que es importante el monitoreo del parque automotor, no solo sobre el número de motorizados, sino la calidad de los mismos que circulan, pues permitirá identificar los problemas  y planificar una ciudad libre de contaminación en los próximos 15 o más años. “Hay que repensar la ciudad con menos vehículos, ciudades más amigables, con más ciclovías y que signifique un cambio gradual para sus habitantes, con más áreas verdes, pues también urge la purificación del aire”.

Incluso, continuó, los gobiernos municipales tienen que modificar la tasa impositiva a los motorizados, pues ahora se cobra más impuestos a los carros nuevos y más barato a los usados o antiguos. Estos últimos son los que más contaminan el medioambiente. Dijo que debería ser al revés para incentivar el uso de vehículos más sanos para mejorar la calidad del aire.

No hay medición de gases

El gerente de Auditoría Ambiental de la CGE también apuntó a la falta del control técnico real y científico a los motorizados que circulan en las ciudades, pues los controles anuales que realiza la Policía de Tránsito no alertan de lo mal que pueden estar técnicamente los vehículos y mucho menos del grado de contaminación que representan para las ciudades y el medio ambiente.

Recordó que la Ley 133, que legalizó los vehículos indocumentados o chutos, dejó una tarea pendiente a los gobiernos departamentales y municipales, la que consiste en emitir normas y realizar controles reales a la emisión de gases. Dijo que el Ministerio de Medioambiente y Agua emitió la Resolución 025 en 2011 para que puedan adecuar el tema ambiental de los motorizados chutos. “A la fecha ningún gobierno local ni departamental emitió una normal de control”, añadió.

Pérez sostuvo que los indicadores que generan los monitoreos, para la medición de la calidad del aire, se constituyen en políticas públicas, pues las autoridades regionales o locales al aceptar las recomendaciones de las auditorías ambientales incluyen cronogramas para el control y disminución de la contaminación, además de presupuestos fijos y anuales  en el Plan Operativo Anual (POA).

Este plan, dijo, también incluye difusión de mensajes para la población, pues en el cuidado del medioambiente hay corresponsabilidad de la población. Sostuvo que las campañas de educación e información tienen que ser permanentes para pasar de la sensibilización a la acción comunitaria.

La Alcaldía de La Paz implementó el Centro de Revisión Técnica Vehicular

La directora de Prevención y Control Ambiental de la Alcaldía  de La Paz, Amanda Villca, informó que la comuna paceña implementó el Centro de Revisión Técnica Vehicular, con equipamiento mecatrónico, para la evaluación de gases de escape vehicular y condiciones técnicas.

También se puede mencionar que la Alcaldía implementó el sistema de transporte masivo (La Paz Bus, PumaKatari) que contribuye a la reducción en las emisiones de gases de escape vehicular.  Hasta 2017, dijo, el número de vehículos de servicio particular se incrementó en 6,2% con relación a 2016, aumentando en 97.130 unidades. El parque automotor de servicio oficial creció en 2,6%, que equivale a más de 833 vehículos, mientras que el servicio público redujo en 8,2% (en 8.614 vehículos). Dijo que es complicado establecer exactamente el tema de los motorizados particulares y públicos porque no todos inscriben como debe ser, sino que los inscriben como particulares.

Desde hace años rige la restricción vehicular (por el  último número en las placas para determinado día) para evitar congestionamientos.

Con relación al monitoreo de las industrias que operan en el municipio de La Paz, Villca sostuvo que la comuna adquirió equipamiento para el monitoreo de gases de combustión, asimismo en el marco de sus competencias realiza el control ambiental industrial a través de los informes ambientales anuales, inspecciones y mediciones tanto de efluentes líquidos como de emisiones a la atmósfera en chimeneas, teniendo como resultado un grado de cumplimiento del 100% de acuerdo a la norma nacional.

La  Contraloría General del Estado determinó que la actividad minera es otro de los factores contaminantes y que afecta la calidad del aire. Sobre el particular, Villca informó que la comuna  es parte del comité interinstitucional de actividades mineras, a través del cual se monitorea afluentes líquidos mineros de Hampaturi e Incachaca; también se realizó el monitoreo del material particulado. La Autoridad Ambiental Competente Nacional remitirá los resultados de monitoreo a los miembros del comité para verificar los parámetros de cumplimiento, dijo.

Las recomendaciones de la  Contraloría

La Paz El Gobierno Autónomo Municipal de La Paz debe monitorear los parámetros establecidos en su Reglamento de Gestión Ambiental, debe implementar los lineamientos establecidos en ese reglamento y en el Plan de Acción Ambiental 2010 - 2014  en cuanto a las acciones previstas para reducir la contaminación atmosférica generada por la actividad industrial y el parque automotor, como principales fuentes de contaminación, y debe informar periódicamente a la población sobre el estado de la calidad del aire a través de medios  de comunicación.

El Alto El Gobierno Autónomo Municipal de El Alto debe monitorear los parámetros establecidos en el Anexo   1 del Reglamento en Materia de Contaminación Atmosférica (RMCA), con base en ese monitoreo debe emprender medidas o acciones orientadas a evaluar y controlar la contaminación atmosférica generada por la actividad industrial y por el parque automotor, como principales fuentes de contaminación, y debe informar periódicamente a la población sobre el estado de la calidad del aire a través de medios masivos de comunicación.

Otras Noticias