Jorge Velasco

Innovar a tiempo

domingo, 07 de julio de 2019 · 00:04

Cuantas veces escuchamos a los empresarios y personas decir: que la idea de instalar aquel negocio, que hoy tiene mucho éxito en el mercado, se les había ocurrido antes y que la competencia se adelantó.  Esto sucede a menudo en el mundo de los negocios y se refiere a la importancia del timing en la innovación o la acción de innovar en el momento preciso.

También sucede que se lanza algún producto al mercado o se instala un negocio y resulta en un fracaso, en ese caso el consumidor no lo necesitaba  o el mercado no estaba preparado.

La clave es calcular cuál es el momento adecuado para introducir un nuevo negocio o producto en el mercado y además tener la habilidad y valentía  de hacerlo con solvencia.

Ya es muy conocida la historia del fracaso de Kodak  que, teniendo la tecnología para las cámaras digitales, no supo leer el timing de la innovación y en esa tardanza se le adelantaron Sony, Nikon y Canon. Otro caso celebre es Nokia, que  pese a su liderazgo mundial en celulares, se demoró demasiado en reaccionar ante la arremetida de los smartphones liderado por Apple. En cambio emprendimientos como Uber y Airbnb pudieron abrir correctamente la ventana de oportunidad que el mercado les ofrecía en su momento, y ejecutaron con un modelo de negocio colaborativo y donde la tecnología tiene un papel central para el éxito de estos unicornios tecnológicos.

Desarrollar la visión y el olfato para introducir a tiempo una innovación en el mercado requiere de disciplina en el trabajo  y  saber escuchar el mercado. La innovación no surge de acciones al azar, es un proceso que se fortalece por la investigación del entorno, el análisis de las tecnologías apropiadas al sector o industria, la identificación de oportunidades y de los problemas de la sociedad, conocer las tendencias del consumo y del mercado.

Sólo de esa manera se puede crear una cultura de innovación en los negocios para obtener las mejores ideas y productos que satisfacen la demanda del mercado y actuar en el momento preciso con acciones articuladas.

En nuestro país hemos visto muchos fracasos empresariales que, por no tener  el timing preciso, tuvieron que cerrar sus puertas. Por ejemplo McDonalds, cuando  ingresó al mercado, no existía todavía la costumbre de la comida rápida y hubo el rechazo cultural. Otra fue de la CBO (Cervecería Boliviana del Oriente), que introdujo la cerveza Heineken en el país, pero que tampoco tuvo la aceptación del mercado y hoy es una de las cervezas importadas más vendidas en el país.

Como caso de éxito de  innovar a tiempo, en nuestro país, se destaca la Cadena Hotelera “Casa Grande”. En efecto, el año 1998 Don Carlos Handal con una visión y olfato para los negocios abría el primer hotel cinco estrellas en la zona sur de ciudad de La Paz, en un momento donde no había ninguna experiencia hotelera en el lugar y cuando muchos no le auguraban éxito, inclusive algunos bancos le dieron la espalda a esa inversión por que la consideraban de mucho riesgo.

Pero Don Carlos se había preparado para ese momento y había hecho una acertada lectura de lo que el mercado pedía: una nueva alternativa que demandaban  empresarios y funcionarios de la cooperación internacional para  alojarse  a una menor altura sobre nivel del mar, algo  que no ofertaban los hoteles del centro de la ciudad.

 Este gran acierto de hace 21 años le ha permitido construir dos hoteles más en la zona sur con el mismo éxito (2015 el segundo y 2019 el tercero), pese a la creciente oferta que ha aparecido en dicha plaza. Esta innovación en el tiempo preciso y en el lugar adecuado ha permitido a Don Carlos reafirmar que “el que pega primero pega tres veces”.

Otras Noticias