Recuperan piezas antiguas para restaurar edificios y muebles

Un inmueble ya fue restaurado –el Altu Qala Design Hotel–, otro está en proceso. Catres antiguos de bronce son recompuestos y adaptados. Vigas de pino oregón, convertidas en mobiliario.
domingo, 18 de agosto de 2019 · 00:04

Cándido Tancara Castillo  / La Paz

Paredes revestidas con piedra comanche y madera de pino oregón importada de Canadá en el siglo pasado. Escalinata de bronce y  muebles del mismo material, como sillas y catres restaurados, los que también fueron importados de Europa. El Altu Qala Design Hotel, que pronto abrirá sus puertas, mantiene la arquitectura del siglo XX. Otro inmueble cerca de éste, con estilo evocador, también es restaurado bajo esa línea.

Los edificios y los muebles de madera y metal no son restaurados por albañiles y carpinteros que construyen en la ciudad monumentos de cemento y mobiliarios en serie, sino por jóvenes profesionales  que intervienen en cada una de las áreas de trabajo.

Luis Márquez  y Boris Alarcón en la carpintería.

En el edificio, ubicado en la plaza Tomás Frías,  calle Comercio y cerca de la plaza Murillo, se rescató buena parte de la edificación original y los ambientes fueron revestidos con antigüedades consideradas valiosas; cada espacio fue recompuesto en sus funciones o adaptado acorde a los actuales tiempos. 

“La idea fue recuperar sin que pierdan su documento histórico arquitectónico para darles nueva funcionalidad, eso es lo que se llamó Modern Urban Archeologie, arquitectura moderna urbana, donde se trata de dar funcionalidad a los objetos descubiertos que ya están obsoletos, pero tienen valor histórico, de antigüedad o de belleza”, sostuvo Boris Alarcón, del Grupo Inversor Hierro Brothers.

Señala que todo lo que invierte el Grupo, hace 12 años, en la recuperación de edificios y mobiliario, además de la visibilización de la gastronomía andina, no es un reciclaje de objetos recuperados de casas antiguas sino se trata de “dar funcionalidad a esa estética antigua olvidada”, con diseño moderno y funcional.

“No son copias, no es lo que veo en un viaje y trato de copiar o replicar lo que hay en un país o que he bajado de  internet. Es un estudio de verdad y un concepto de ver qué podemos ofrecer y quiénes somos y cómo podemos elevar a estándar internacional sin perder nuestra identidad y al contrario mostrando nueva propuesta  internacional”, dijo el ejecutivo.

Luis Márquez  y Edwin Mullisaca en el taller.

Considera que el centro histórico paceño necesita atención para resguardar lo valioso que oculta, heredera de la Colonia y de la República. “Los empresarios tienen que abrir los ojos a esta realidad porque el centro paceño une, como parte de la zona Sur, como parte de la clase media y también como parte de la gente trabajadora, y no quiero decir que es clase baja, porque no he visto eso en esta ciudad”.

Alarcón, un economista que también hizo diseño y vive en Alemania, explica que el Grupo Hierro Brothers tiene otras inversiones con similares características a las que desarrolla desde la plaza Tomás Frías. “Lo que está en marcha son conceptos y es atención a las deficiencias en el servicio en nuestra ciudad y en el país. Ante ello uno se ve obligado a tener nuevas propuestas”, dijo al indicar que prefiere evitar hablar de dinero porque cuando se invierte con “pasión y amor” no importan los montos sino los resultados.

Boris Alarcón en el Bronze Coffeebar.

Las tres cafeterías

El Grupo Inversor Hierro Brothers abrió tres cafeterías en el casco viejo de la ciudad de La Paz. Bronze Coffeebar en el Altu Qala Design Hotel, premiados hace poco por la comuna paceña por el salvataje del patrimonio arquitectónico y por su propuesta gastronómica contemporánea en la que se destacan la cultura y tradición andinas. “Estamos entre las 50 mejores cafeterías del mundo”, dijo.

Bronze Coffeebar no sólo es un restaurante para comer las delicias que ofrece sino que en su interior evoca el pasado: hay libros de Cervantes, Shakespeare, Goethe, Schiller, Dante, colecciones de 1.600 y finales de 1.800, entre otras, máquinas de coser y escribir. También cuadros de un fotógrafo, Robert Gerstmann, que tomó imágenes del altiplano y de las tradiciones paceñas  en el siglo pasado y que hoy son parte de la iconografía del hotel. Alarcón dijo que el Grupo Hierro Brothers se propone convertir el tradicional centro paceño en un lugar turístico, en un encuentro con la literatura y con la política. Por ello creó The Writers Coffee en la Librería Gisbert, una de las más antiguas de la ciudad. En el mismo inmueble, ubicado en la calle Comercio y en frente al nuevo edificio del Legislativo que se construye, se abrió la tercera cafetería del grupo, Kilómetro 0, un laboratorio de café, que además auspicia el primer campeonato nacional de AeroPress 2019, organizado por World AeroPress Championship (WAC) Bolivia. Alarcón anticipa que ya se viene la cuarta cafetería que estará a la altura de Bronze Coffeebar, será la antesala al Altu Qala.

Los productos de calidad

Alarcón dijo que se dio el lujo de rechazar a empresas transnacionales de bebidas y alimentos y no porque sean malas sino porque no van con el concepto e identidad que impregna Hierro Brothers. “Sólo entran productos con identidad y con calidad”, dijo.

Bajo el nombre de Killa, que en quechua significa luna, es el primer whisky boliviano a base de chicha, que concentra ingredientes de varias regiones del país y que se somete a un proceso de destilación novedoso que acelera su añejado. Cerveza Artesanal Niebla que se fabrica en Viacha, productos de Flor de Leche, quesos, yogur, leches y otros, que son fabricados en Achocalla. Jamón ahumado de carne de llama. Chocolates Chocoleco, de la Asociación de Productores de Cacao del Pueblo Leco de Larecaja, ubicado en el norte del trópico paceño. El mejor café de Caranavi, Buenavista.

Se elaboran pan con insumos propios. 

Se revaloriza la gastronomía andina

Boris Alarcón, del Grupo Inversor Hierro Brothers, sostuvo que la revalorización de la gastronomía andina es otra de las acciones que complementa el círculo de la restauración del patrimonio arquitectónico del centro paceño.

Manifestó  que Bronze Coffeebar promovió el consumo del ispi del Titicaca, el jamón y chorizo de carne de llama, papas andinas en la sopa de “papa kathera”, que reivindica a las mujeres de los mercados de La Paz, entre otros muchos otros platos únicos.

Jallu alinaca (frutos de los primeros brotes de las lluvias), un plato que se  sirve con hongos orgánicos confitados en perfume de romero y ajos, hummus de habas y texturas frescas de lechuga suiza y rúcula en aceite de hierbas.

Entre los cócteles más llamativos: “Parque Riosinho”, que hace memoria a la plaza del mismo nombre, ubicada en la zona norte de La Paz, es refrescante con gin La República Andina, Campari, Bitter; “Suburbia” otro cóctel con singani de la casa, vino espumante Rosse, acompañado con queso Illamni.

Los panes son elaborados en casa de manera artesanal con masa madre de la casa, las mantequillas tienen toques bolivianos y diferentes, para una buena combinación y disfrute de la panadería.

La pastelería: Cheese cake de api; Cheese cake de chirimoya; Red velvet de remolacha. En kilómetro 0: Trucha en tempura; Anticucho Porcheta. En Bronze: Charcutería andina; Curado de trucha ahumada; Del menú La Rodríguez. Los meseros explican a los clientes cómo está preparada la comida antes de degustarla.

El Altu Qala Design  Hotel, en plaza Tomás Frías.

Edwin y Luis, artesanos de la recuperación

Quienes  revitalizan o dan forma a muebles o revisten paredes son dos expertos: Edwin Mullisaca, autoridad en restauración de carpintería metálica, y Luis Márquez, también experto en carpintería de madera. Hierro Brothers   instaló talleres para cada uno y con todos los equipos para el desarrollo del trabajo, en un inmueble cerca de Altu Qala Design Hotel.

Mullisaca, un joven artesano con 12 años de experiencia, dijo que “Boris Alarcón adquiere las piezas antiguas y nosotros aquí les damos vida”. Dijo que admira su trabajo y  el concepto que maneja Alarcón en su intención de restaurar muebles.

Dijo que se adquirieron 50 catres. Del total algunos mantienen su originalidad, sólo se construyó el  somier. En otros casos se hizo fusión. “Tenemos 11 catres restaurados listos para el hotel”, dijo. Recordó que hay catres de la Colonia, entre los que destaca el bronce. Dijo que fabricar mesas en la línea fijada por Hierro Brothers, una fusión de bronce, fierro y otros detalles que sólo podrán ser conocidos por los huéspedes.

Luis Márquez, un analista de sistemas y contador, abraza la carpintería como la tercera generación de su familia. “Amo y disfruto de lo que hago, no mido tiempos, los resultados que logramos son únicos”, dijo. Recordó que se recuperaron centenares de vigas de pino oregón. “Los convertimos en muebles que tienen un toque único; la muestra son las puertas de Altu Qala”. Dijo que fabricó mesas, libreros y otros muebles para las habitaciones del hotel. “Intentamos no quitar la esencia, darle presentación única, sin hacer perder su historia y hacerlo revivir”. Da vida a los muebles antiguos o crea nuevos.

27