San Jorge, la importadora centenaria de las exquisiteces

Distribuye 800 productos de más de cien marcas, entre vinos, coñac, whiskys, chocolates y muchos otros.
domingo, 19 de enero de 2020 · 07:05

Cándido Tancara Castillo  / La Paz

En septiembre de 2019, la Importadora y Exportadora San Jorge cumplió 100 años de su creación. La segunda generación de la empresa lideró el exfiscal antidroga y antiterrorismo José Nemtala. En su tienda que ahora continúa abierta, ubicada al lado del Ministerio de Trabajo, explotó dinamita en 1993. Su hija, Adma del Carmen Inchausti Nemtala, continúa con el legado empresarial, es forense y abogada especialista en conductas criminales y terrorismo. 

La importadora ahora es un grupo de 15 empresas que mantiene la actividad inicial de hace un siglo, importar exquisiteces de excelencia para el creciente paladar boliviano. Cuenta que el grupo hace poco ganó un juicio millonario a una empresa aurífera. La ejecutiva accedió a una entrevista con Inversión de Página Siete.

¿Como empezó la experiencia San Jorge?

Mi abuelo, Kemel Nemtala, empezó en Oruro en 1919 y luego decidió trasladarse a La Paz porque quedó viudo y  conoció a mi abuela. Después mi papá, José Nemtala, con los años se dedicó a la abogacía y fue fiscal de sustancias controladas y antiterrorismo. El 25 de enero se cumplen 13 años de la muerte de mi padre. Desde entonces me quedé como la única propietaria y presidenta del Grupo San Jorge.

¿Hace cuántos años fue creada la importadora?

 La importadora fue creada el 12 de septiembre de 1919. Está dedicada a la importación y exportación de las mejores y más prestigiosas marcas de bebidas espirituosas y productos delicatesen (exquisiteces) de excelencia, caracterizada por una rigurosa selección de sus productos y servicios. Me siento muy orgullosa de llevar en alto el nombre de San Jorge, es el recuerdo de mi familia, de mi amado padre.

¿Usted representa a la tercera generación?

Sí, el hijo del fundador delegó la conducción a su hija (Adma); en la actualidad presido el Grupo Corporativo San Jorge. Asumí el reto a los 20 años, constituyéndome en la primera presidente mujer y la más joven de las empresarias, reto y desafío que honro de sobremanera, conduciendo al grupo de una manera adecuada y llevándolo al éxito en todas sus actividades.

¿Cuál es la característica de la importadora?

Inicialmente se dedicaba a la importación de telas, luego a licores y ahora representamos a más de cien marcas con exclusividad para Bolivia; Camus y Roshel, que son los famosos vinos que llegan desde 4.000 hasta 40.000 euros; representamos a  marcas como Antinori, dentro de los vinos italianos, al coñac, whiskys, también representamos a Turrones Delaviuda de almendro, de mariscos Paipay y a muchos productos exclusivos. También tenemos la línea de perfumería y de medicamentos.

¿La importadora se convirtió en un grupo?

La Importadora Exportadora San Jorge es el Grupo Corporativo San Jorge de 15 empresas. Trabajamos con productos europeos. Somos macrodistribuidores, distribuimos a todos los supermercados y también a pequeños clientes. Tenemos comisionistas y tratamos de llegar hasta el último rincón del país.

¿A qué sectores de la sociedad llega con las exquisiteces?

Tenemos productos de todo precio, tenemos clientes de varios sectores (de la sociedad) donde también podemos llegar. Operamos con productos de exclusividad, nadie más lo puede traer a Bolivia, salvo nosotros. Hacemos canastones para las instituciones. Nuestro público es general.

¿Cada vez en el país demandan bebidas finas?

Cada vez tenemos un paladar más exigente y eso es una muestra del crecimiento de la clase media, incluso tenemos de distintos precios; las vendimias son muy buenas y el producto tiene un buen precio y tiene excelente calidad, no hay competencia para los productos que importamos.

¿Cuáles son los productos más demandados?

Entre los más demandados tenemos los vinos Grand Cru, la  champaña, todo llega a grupos de coleccionistas; hay años especiales donde los Grand Cru son cotizados en la bolsa; hay vinos que cada año se caracterizan por ser extraordinarios. Tenemos vinos italianos, españoles y franceses.

¿El paladar boliviano es cada vez más exquisito?

Vendemos el Turrones Delaviuda y lo vendemos todo el año, son productos españoles. No importamos productos crudos, sino enlatados, pulpo, sardina, aceituna y paté. También vitaminas para personas con artritis y productos ortopédicos importados de EEUU. La gente lo compra a través de las farmacias.

¿Cuáles son las demandas por género?

Las mujeres demandan vino dulce moscatel, vino blanco semidulce; los varones el cabernet sauvignon; en Bolivia solo se produce cepas de altura y es el único vino que se produce y va a concursos; nosotros al traer la variedad de terruños, traemos de distintos años y distintas uvas. Las mujeres también demandan chocolates de la línea Delaviuda.

¿Las importaciones aumentan año que pasa?

Cada vez importamos más, el 2019 incluimos nuevas líneas y cada vez nuestra variedad crece.

¿Cuánto de dinero moviliza el Grupo San Jorge?

A nivel Bolivia movemos entre 20 y 40 contenedores y en la facturación general hemos llegando a 20 millones de dólares al año, entre las 15 empresas que hacen el Grupo San Jorge. En estos años hemos tenido un crecimiento del 500% y del 800%.

¿La tienda de su padre permanece abierta?

En la tienda sufrimos la explosión de una bomba en 1993, yo sufrí un secuestro; entonces mi padre fue fiscal de sustancias controlados antiterrorismo. Mi padre hizo la Ley 1.008. Sobrevivimos a nueve kilos de dinamita, seguro pasaremos otros cien años.

¿Tienen competencia?

La verdad es que no tenemos competencia en el mercado boliviano. Somos los únicos con esa edad y actividad.

¿Recibieron distinciones internacionales?

Hemos recibido muchas distinciones en distintos momentos de los cien años. En 2019 la Universidad de Oxford (Reino Unido) nos entregó una distinción a la calidad y a la empresaria del año. También se destaca las que hemos recibido de la Cámara de Comercio de España.

¿Hay alguna traba para importar productos exclusivos?

La verdad hemos tenido muchos problemas con el Senasag (Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria); importamos entre 20 y 40 contenedores al año; nos pusieron muchas trabas, no traemos un solo producto, sino como 800 ítems, entonces por cada ítem hay que pagar el registro y dura solo seis meses; nunca he visto apoyo del Senasag en estos 14 años.

¿Es un problema que sufren todas las importadoras?

El problema es con todas las importadoras, la diferencia es que nosotros como San Jorge traemos diferentes ítems, 20 contenedores con un solo producto; traemos variedad de productos, comestibles, alcoholes y otros.

¿Trabajan con los gobiernos?

No trabajamos con ningún gobierno, soy apolítica.

¿Los últimos 14 años han sido fáciles?

A la muerte de mi padre tuve que abrir empresas en Brasil, Uruguay, Paraguay, EEUU y España porque en estos 14 años no hemos podido trabajar por el trabajo que mi papá tenía como fiscal de sustancias controladas y antiterrorismo (en los 90), fue un poco complicado con el gobierno pasado poder trabajar. Antes de los 14 años solo operábamos en Bolivia y después tuvimos que salir a esos países porque había dificultades. Precisamente por esas dificultades tenemos líneas de exclusividad. Nos va bien en los países indicados. Ahora entraremos con mayor fuerza al mercado boliviano, siempre que no nos pongan trabas.

HOJA DE    VIDA

  • Formación Es  forense y abogada especialista en conductas criminales y terrorismo. 
  • Trayectoria Dirige el Grupo San Jorge desde sus 20 años y en los últimos 14 años expandió la empresa a EEUU, España, Brasil, Uruguay y Paraguay  distribuyendo exquisiteces.  

Otras Noticias