Tecnología

La inversión para principiantes que recomiendan los influencers

Los expertos señalan que la compra de Certificados de Depósitos Argentinos es un emprendimiento para jóvenes que no tienen gastos fijos ni ahorro extra.
domingo, 23 de febrero de 2020 · 00:00

Delfina Torres Cabreros  / La Nación

El sentido común de este tiempo indica que quien da sus primeros pasos en alguna materia, recurre primero a buscar instrucciones en internet. Así, en el amplio repertorio en las redes sociales también hay referentes vinculados a las finanzas, que en los últimos meses ayudaron a los inversores principiantes a buscar alternativas para cubrir sus ahorros frente a la inflación y la depreciación de la moneda.

Una de esas sugerencias, que se replicó en posteos y videos instructivos, es la compra de Certificados de Depósitos Argentinos (Cedears). Se trata de instrumentos que representan empresas con cotización en Estados Unidos, pero con la particularidad de que cotizan en la Bolsa Argentina y se pueden comprar en pesos. Es decir, se puede comprar parte de empresas como Tesla, Disney, Coca-Cola, Apple, Google o Facebook operando desde el mercado local.

Lo que ocurre en las redes tiene su correlato en la realidad. Según los registros de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA), estos instrumentos movieron en las últimas semanas más del 50% del monto negociado en renta variable, por encima de las acciones. 

“Es el producto que más creció en volumen de operaciones en los últimos seis meses”, sintetizó Ramiro Marra, youtuber financiero y director de la sociedad de bolsa Bull Market. Según datos de Bolsar, entre mayo de 2019 y enero de 2020 el volumen operado en este instrumento fue 11 veces más que en el mismo período del año anterior.

¿Por qué es una buena inversión para principiantes? Porque es una forma de invertir en pesos y evitar el riesgo de las crisis cíclicas del país sin hacer los trámites complejos que requiere abrir una cuenta de inversión en otro país. “Con este instrumento sales del riesgo argentino y tienes cobertura ante la pérdida de valor del peso, porque cotiza en forma arbitrada con el mercado estadounidense”, agregó Marra. 

Si, por ejemplo, uno compra una acción que sube 2% en Estados Unidos, el alza se refleja. Si, además, ese mismo día el dólar sube contra el peso un 1%, también se registra esa diferencia. Por lo tanto, se obtiene un rendimiento tanto por la variación de la empresa como por el tipo de cambio.

“Hace ocho meses nadie hablaba de los Cedears y ahora explotaron”, coincidió Lucía Aguilar, licenciada en Administración de Empresas y creadora del usuario de instagram @Luli.invierte, donde da consejos de finanzas personales.

 En su cuenta sugirió utilizar estos instrumentos como una forma de diversificación que permite salir del riesgo argentino, proteger el patrimonio y generar valor. Por el aluvión de consultas, decidió hacer un video explicativo en el que muestra cómo concretar la inversión por home banking, alternativa que algunos bancos ofrecen.

“Los Cedears son una forma de comprar con pesos acciones de afuera y tiene cotización dual. Si bien se cobra en pesos, lográs mantener el valor en dólares”, sostuvo Aguilar, que los considera un buen instrumento para principiantes si se toma como una inversión de largo plazo. En efecto, para los perfiles más conservadores se recomienda armar una cartera de varias empresas para ganar en un período de tiempo prolongado.

Según apuntó Aguilar, están disponibles las acciones de “las 300 mejores acciones de la bolsa de Estados Unidos, de Brasil y algunas de Japón, entre otras”. “Si hay alguna que te gusta la buscas en Google Finance antes de invertir y ves su trayectoria. Te tiene que importar el precio de la acción de origen, no el tipo de cambio”, apuntó la experta.

Sin embargo, antes de incursionar por primera vez en este instrumento es necesario analizar otras variables. “Para empezar los Cedears están bien, pero la clave es pensar en qué situación financiera está la persona, porque estas son inversiones de renta variables, es decir, tienen riesgo alto”, explicó Sabrina Castelli, fundadora de Mujer Financiera.

“Una persona principiante de 60 años no puede estar invirtiendo en instrumentos de riesgo porque la curva de generación de patrimonio ya está hacia abajo y tiene que cuidar ese dinero del que depende su futuro. En cambio, una persona joven, sin gastos fijos y ahorro extra sí podría ser un poco más arriesgada y destinar un porcentaje de su dinero a una inversión así”, detalló Castelli. Para la experta, definir los “objetivos financieros” es el paso número uno para cualquier inversor que recién se inicia.

Mercado crece por tecnología

Los Cedears existen desde hace muchos años en el mercado, pero empezaron a tener volumen de operaciones recién en el último año, a partir de la intervención de market makers o “hacedores de mercado”.

“Existen desde finales de los 90, pero nos dimos cuenta de que a pesar de eso estos instrumentos, salvo dos o tres especies, no tenían liquidez en la plaza local. Entonces, aunque un inversor tuviera intención de comprar o vender una acción en pesos, no podía hacerlo porque no había nadie del otro lado queriendo hacer la operación contraria”, explicó Javier Kreiner, uno de los fundadores de Alma Fintech, una empresa de tecnología que se dedicada a “poner puntas” en el mercado local. “Mediante algoritmos que operan en la bolsa estamos siempre ofreciendo comprar y vender para que cualquiera que quiera entrar en una posición y luego salir lo pueda hacer sin problemas”, detalló.

Según un análisis de Kreiner con base en los datos de Bolsar, en el período mayo de 2019-enero de 2020 se operaron  43.212 millones de dólares en Cedears, lo que representa 11 veces más de lo operado en mayo de 2018-enero de 2019, que fue  3.918 millones de dólares. 

Es decir, se pasaron de operar  21 millones de dólares en Cedears por día a  230 millones de dólares. “Para ponerlo en perspectiva, el volumen de acciones locales total creció 7% en la misma comparación de períodos”, agregó Kreiner.

Un influencer es una persona que cuenta con  credibilidad sobre un tema concreto, y por su presencia e influencia en redes sociales puede llegar a convertirse en un prescriptor interesante para una marca. ¿Qué comprarías antes, un champú que has visto anunciado en la parada del bus o un champú que te ha recomendado tu peluquero? La credibilidad es  clave para conectar con una audiencia.