Yogur, manjar y grageas de quinua: las recetas de la Abuela Dely

Son productos ecológicos y están elaborados de manera artesanal.
domingo, 1 de marzo de 2020 · 00:03

Luis Escóbar  / La Paz

El capital más preciado de la empresa    Abuela Dely son sus recetas  de yogur, manjar y grageas hechas con quinua. Cuando han transcurrido casi  23 años de su apertura, la fábrica familiar tiene una capacidad  de producción  semanal de 200 unidades de yogur  y  300  de manjar ,   que son comercializadas en  La Paz y en el resto del país. 

“Estamos en el mercado ofreciendo varios productos como el manjar, el yogur de quinua y las grageas, que son   naturales porque no usamos ningún ingrediente  químico ni conservante. Mi abuela era la que tenía la receta original del manjar de quinua”, sostuvo Omar Lanza, representante y uno de los herederos de la empresa.

Justamente esa receta, la del manjar, es su capital más valioso por su agradable sabor y sus propiedades altamente nutritiva.  Y fue la llave  que le permitió ampliar el negocio familiar.  

Hacen yogur de frutas  y también de quinua y amaranto.

Federico Lanza y Norma López crearon esta empresa  en la población  de Sapahaqui, valle  de La Paz, donde tradicionalmente se elabora el dulce de quinua con una receta antigua. En los inicios de la factoría, su producto estrella se llamó  “Manjar de los dioses”; entonces procesaban alrededor de 40 litros de leche semanales, en una antigua cacerola de bronce heredada por la familia. 

Después, uno de los hijos, Fabián Lanza, ingresó a la empresa para realizar ajustes y lanzó nuevos  productos: Yogur Frutado,  Gelatina de Pata y otros dentro de la línea de los alimentos orgánicos. En 2004, otro de los herederos, Omar Lanza, se sumó al emprendimiento como promotor de ventas y se dedicó a abrir nuevos mercados. 

Los impulsores lograron posicionar la microempresa Manjares Abuela Dely  como una de las primeras en el rubro   de productos artesanales con la elaboración tradicional del manjar de quinua, el yogur de quinua y amaranto y otros. 

Para conquistar el mercado, los productos llevan el lema: “Consuma lo natural y vivirá más años”.  “Nuestras abuelas no conocieron los químicos que son empleados en una gran mayoría de los alimentos  hoy en día. La receta que ofrecemos se mantiene inalterable en el tiempo”, dijo Omar. 

Este emprendimiento tiene como sede un domicilio en la zona de Villa Salomé de La Paz. Sin embargo, los promotores del negocio comenzaron la producción de sus alimentos, 100% orgánicos, en Sapahaqui. 

Para  elaborar el manjar, la empresa cuenta con ollas de 30 litros.
Foto: Marco Aguilar / Página Siete

Para la elaboración de la variedad de sus productos emplean quinua, por sus altas cualidades nutritivas y porque le da un sabor único al yogur y al manjar. “Le ponemos un toque artesanal, que marca la diferencia de nuestros alimentos y  ofrecemos a los clientes un producto nutritivo”, precisó Fabián.

Comercializan sus productos en ferias artesanales de la ciudad de La Paz y en  eventos similares  en Cochabamba y Santa Cruz. “Llevamos nuestra producción  del productor al consumidor y también los distribuimos en tiendas ecológicas, aunque en menor cantidad”, dijo Omar.

“Estamos con unos ingresos de 2.000 a 4.000 bolivianos semanales. Es una producción mínima. De ahí sacamos los porcentajes para pagar a las cinco personas que trabajan. Además, debo decir que este es un emprendimiento familiar”, añadió.

Para la elaboración de los alimentos orgánicos,  la empresa cuenta con ollas con capacidad de hasta 30 litros; pero necesitan maquinaria con el fin de  bajar costos e incrementar la  producción. “Lo que siempre buscamos es apoyo  para crecer  más y producir en grandes cantidades. Para armar una planta necesitamos alrededor de 100 mil dólares que es lo que  costaría la compra de maquinaria y la infraestructura”, explicó Fabián.

Los alimentos los elaboran de forma artesanal porque aún no cuentan con la maquinaria necesaria para elaborar en cantidades industriales. “La mayoría de los emprendimientos, como nuestra pequeña empresa, busca producir  más y para ello necesitamos apoyo del Gobierno”, finalizó Omar Lanza.

Recetas tradicionales  caracterizan a los productos Abuela Dely.
Foto: Marco Aguilar / Página Siete

“Consuma lo natural” 

  • Calidad La producción de los alimentos se realiza en cumplimiento de estándares de calidad sin químicos  ni conservantes. La empresa tiene el objetivo de mantener una receta heredada por generaciones.
  •  Vencimiento Como son productos ecológicos, tienen una fecha de vencimiento y por ello su comercialización  es principalmente, “del productor al consumidor”. Los mismos productores se presentan en ferias de la ciudad de La Paz y del país para realizar una distribución directa.
  • Mercado Los productos de la empresa  Abuela Dely  conquistaron el mercado nacional por su calidad y porque son ecológicos. Productos  importados de Argentina y Chile eran preferidos por la población, ahora es todo lo contrario. “Fue  complicado,   se hizo entender lo que es artesanal, ecológico y su diferencia con un producto transgénico”, dijo Omar Lanza.
4
1