Importaciones chinas tardarán dos o más meses en llegar al país

Anticipan que en abril se agotarán sus stocks y creen que podría presentarse especulación por falta de mercadería. El Gobierno prevé que caerán tributos, 30% proviene de China.
domingo, 8 de marzo de 2020 · 12:10

Cándido Tancara Castillo  / La Paz 

“Conseguí visa el 14 de febrero y tenía planificado viajar en marzo a China y por el coronavirus he decidido no hacerlo”. Así canceló su viaje Irving Fuertes, importador de juguetería. Como él, varios otros también postergaron sus viajes a distintas provincias de China; tenían previsto importar ropa, juguetes, telas, maletas y una infinidad de productos.

Favio Valencia - también importador de ropa, material escolar, goma eva y papelería- volvió al país en febrero, pero precisó que estaba fuera de China en enero, mucho antes de  que la enfermedad se conociera y se convirtiera en una epidemia. Jorge Pérez, importador de maletas, mochilas y bolsos, aplazó su viaje a China. Dijo que muchos de sus colegas del rubro cancelaron sus viajes por precaución. Por separado y de manera coincidente, anticiparon que las importaciones llegarán al país con más de dos meses de retraso, siempre que en China comiencen a fabricar los diferentes productos desde este mes.

La suspensión de los viajes de los importadores coincide con la proyección de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) que alertó que la economía global será duramente afectada por la propagación del coronavirus y  que uno de los sectores más golpeados será la industria de la aviación, pues las aerolíneas podrían perder hasta 113 mil millones de dólares en ingresos este año. 

Los entrevistados dijeron que la gente no sólo tiene miedo de contraer el mal en China, sino y sobre todo en los aviones o en las ciudades donde hacen escala y por ello aplazaron sus viajes.

Indicaron que en febrero y parte de marzo llegarán los últimos productos embarcados en enero. En abril y mayo no llegarán mercaderías importadas por comerciantes bolivianos, porque dejaron de viajar y porque en el gigante asiático dejaron de producir por efecto del virus y también porque la aparición de la enfermedad coincidió con el Año Nuevo Chino, que es celebrado con paralización de actividades.

Wilson Durán, importador de ropa china, tiene una postura más optimista, pues cree que en el mundo así no salga el sol o se propague el mal por todo el planeta la gente siempre trabajará, aún arriesgando su vida, porque las personas no dejarán de alimentarse y utilizar los servicios básicos. “La cuarentena impuesta por el Gobierno chino es solo a algunas ciudades, no es total; se continúan fabricando celulares para llegar a los mercados”.

Indicaron que la paralización de actividades productivas en China, por efecto del virus, tendrá su efecto en el país en coincidencia con el ministro de Economía, José Luis Parada, quien dijo que Bolivia no es una “isla”. En esta línea los importadores estiman que en marzo y abril se agotarán parte de la mercadería estocada y de manera paulatina se sentirá la especulación entre los vendedores a detalle. 

Estiman que habrá escasez de productos o se agudizará la situación hacia medio año y quizá para entonces empiece a llegar la nueva mercadería, pero mucho depende de la producción que empiece  este mes. Indicaron que las mercaderías llegan en los barcos en un mes y 45 días a puertos chilenos, dependiendo del puerto de origen en China. Hay que incluir los días del traslado de la costa al país y su desaduanización. 

Fuertes sostuvo que en abril no llegarán contenedores a los puertos chilenos, los primeros podrían llegar en mayo. “En este periodo no habrá ingresos para la Aduana por importación de productos chinos, no habrá tributos para el país, los que se reciban en marzo y abril serán pocos”, dijo el ejecutivo.

Pérez también estimó que en abril y mayo posiblemente habrá menos circulante en el país, porque habrá menos mercadería china en los centros de abasto. “No va haber mucho circulante, habrá poco; la feria de la 16 de Julio no solo es de cosas usadas, es una feria gigante donde se vende desde clavos torcidos hasta carros último modelo”, añadió.

Favio Valencia afirmó que de acuerdo con los reportes que recibe de amigos en China la producción está paralizada al igual que el comercio. “Muchas fábricas están cerradas y el mercado abrió sus puertas pero no hay gente que los visite para comprar”. Dijo que en las ciudades como Wanzo se prevé que reanudará sus operaciones el 15 de marzo, cuando se cree que no todos volverán a sus fuentes de trabajo por temor al contagio.  

Foto:Marco Aguilar / Página Siete

Considera que lo más seguro  es que los productos chinos aumentarán de precio porque el “mundo depende de China”, pues no hay ningún producto que no se haga con un insumo chino, desde fierros hasta plásticos.

Comercio vía online

Jorge Pérez considera que el impacto del virus dará un giro total a la forma de hacer negocios en el mundo. En adelante, continuó, la gente evitará hacer viajes o hará poco, todo será vía online. De hecho esto impactará en el turismo y en los ingresos extraordinarios en los mismos estados de China, donde cada estado está especializado en la producción de un determinado producto: por ejemplo, Guanghzhou ofrece gran variedad de artículos electrónicos, computadoras y ropa en general.

Relató que sus colegas en El Alto –donde comercializa la mercadería china, en la Feria de la 16 de Julio– reciben catálogos electrónicos en sus smartphone para que luego soliciten los productos que comercializan previo pago también vía online. “Esta forma de hacer negocios hará más rápida la importación de mercaderías porque los que transportan lo harán por puertos de Iquique, Arica u otro que sea más rápido”, dijo.

Wilson Durán coincidió con Pérez y dijo que las “personas que habitualmente hacen sus importaciones desde China  se comunican vía WhatsApp y WeChat y mediante envío de fotografías pueden hacer sus pedidos y hacer depósitos bancarios para realizar la compra. Solo que ahora será más intenso. De ese modo igual llega la mercancía en tránsito a territorio boliviano por puerto de Arica”.

Fuertes cree que la otra alternativa aún es trasladarse hasta la Zona Franca de Iquique, donde se puede adquirir los productos chinos para comercializarlos en los mercados del país. “Esa es una alternativa, comprar directamente a Iquique”.

Favio Valencia, que hace negocios con China desde más de una década, sostuvo que el gigante asiático vive una nueva experiencia entre el uso masivo de la tecnología de punta y la enfermedad. 

“La gente está sufriendo, está comprando alimentos a través del WhatsApp y los supermercados tienen motocicletas que les llevan y les dejan sus productos en las puertas; los recogen después de una hora, después de desinfectarlos”, dijo Valencia, de acuerdo con reportes que recibe desde China a través de redes sociales.

Telas,  ropa y juguetería chinas en centros de abasto.

Yiwu ofreció pagar viajes a comerciantes

Las autoridades de la ciudad de Yiwu, una de las urbes chinas o supermercado del mundo, ofrecieron pagar incluso pasajes aéreos de los asiduos importadores en dos ocasiones, entre febrero y marzo, para no paralizar la actividad comercial en ese distrito.

Irving Fuertes, importador de juguetería, sostuvo que en Yiwu comprendieron que la gente dejó de viajar por precaución o para no contagiarse con el coronavirus. Sentaron como condición subvencionar hasta el 50% del pasaje a los viajeros habituales hasta fines de febrero y luego ampliaron la oferta hasta el 10 de marzo, y después ofrecieron cubrir todo el pasaje aéreo. Precisó que la oferta no sólo fue para bolivianos, sino para todos quienes la visitan por comercio.

 “Al parecer nadie se animó a viajar”, dijo, porque según sus compañeros del rubro la posibilidad de contagiarse está en las escalas que se pueda realizar en el viaje de ida o vuelta (EEUU o Europa).

Dijo que en China el número de contagios y fallecimientos no está como cuando explosionó la enfermedad. “Parece que ya están controlando la enfermedad”, añadió.

Yiwu está bajo la administración de Jinhua, en la provincia de Zhejiang, República Popular China. Es famosa en toda China como un centro de productos básicos y ha mantenido este rango por más de seis años, e incluso superó los 100 principales mercados abiertos del país. Ha sido nombrada como la bandera de la economía de mercado chino.

 

Caerán tributos, 30% proviene de mercadería china 

El presidente de la Aduana Nacional, Jorge Lozada, anunció que el coronavirus afectará a las recaudaciones tributarias por el tema de las importaciones, ya que el 30% de los tributos provienen del ingreso de mercadería china al país.

Los puertos de China no operan con normalidad y hace dos semanas paralizaron su funcionamiento por el tema del coronavirus y, aunque retomaron sus operaciones, se teme que se vuelvan a detener por la propagación de esa enfermedad, indicó Lozada. “Estamos tomando las precauciones necesarias para compensar con algunas actividades estos montos que tenemos como metas”, mencionó.

El Gobierno también anticipó que se buscan mecanismos para atenuar el impacto del coronavirus en la economía boliviana. “Ya se está viendo afectada toda la economía global y nosotros no somos una isla y estamos haciendo el seguimiento para que no tengamos ninguno de los problemas y podamos seguir generando el tema de los recursos suficientes para las inversiones”, sostuvo el ministro de Economía, José Luis Parada.

Aseguró que se realizan reuniones sectoriales para evitar el impacto de la enfermedad en la economía nacional, tomando en cuenta que de China proviene 22% de las importaciones bolivianas y, al no llegar esa mercadería, se pueden retrasar sectores estratégicos, como el de la construcción.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Rolando Kempff, aseguró que hasta la fecha la enfermedad no ocasionó una gran afectación a la industria boliviana. “El coronavirus puede afectar al sector industrial si es que no tenemos todas las materias primas, pero hasta este momento no vemos una incidencia demasiado grande”, dijo el empresario.

Consideró que hasta el momento el Gobierno nacional manejó de forma adecuada las acciones de prevención para evitar que ingrese el coronavirus al país. “En el tema del coronavirus debemos tener calma, no podemos causar pánico, Bolivia está preparada para ver si se presenta algún brote o algún paciente importado. Esperemos que el Gobierno lo maneje de forma adecuada, como lo está haciendo”, afirmó Kemp.

 

 

4
4

Otras Noticias