Contante y sonante

Alguien que vigila

En este cuarto de siglo tecnológico, cambiante y sorprendente, importa cuánto se dice y cómo se lo dice.

Letra Siete
Por 
La Paz - domingo, 04 de diciembre de 2022 - 5:00

En más de una ocasión y con incontables personas, ocurre que la imagen que proyectan al exterior, se trabaja. Mucho. Es bastante extraño e inherente a lo humano, que importe más, casi siempre, el cómo mostrarse a la otredad, a los demás. En este cuarto de siglo tecnológico, cambiante y sorprendente, se ha hecho de la imagen un imperativo, no solamente por lo que se muestra (fotografías digitales manipuladas al máximo), sino también por lo que se dice.

Por supuesto importa cuánto se dice y cómo se lo dice. Si una persona se muestra como defensora de una determinada causa, debe actuar en consecuencia, cuidar que lo que diga no contravenga ni un ápice lo que la causa exige. Si la causa es la defensa de los animales, por ejemplo, jamás, ni en el peor de los estados, compartirá fotos de animales sufriendo o lastimados y menos aún, por supuesto, textos en los que hay maltrato animal por lo que será conveniente mejor deshacerse de toda narración en la que se haga mención a la muerte de animales por acción de los humanos.

Así, se procederá a la quema de toda historia de Alejandro Magno, El Quijote, las noticias sobre la matanza de delfines por japoneses tradicionalistas, el cine de Kurosawa y tanto más que a lo mejor no quedan ni las recetas de la abuela. Es probable que en la vida privada de esta persona suceda alguna vez o varias, un bife o un oculto y prohibido mole poblano con pollo haciendo que en los momentos en los que esto ocurra, se produzca un ataque de ansiedad que a su vez provoque en la persona una diarrea imparable y un sentimiento de culpa que, otra vez, tiene que ver con su relación con los demás, con la otredad, con las redes, con la inquisición renovada, con la policía moral, con las correcciones políticas que ocultan toda castración y la devuelven en síntomas.

Este personaje va a quedar bien, va a obtener sus requeridos y ansiados “me gusta”, en las esporádicas apariciones públicas con gente real en una realidad real aunque personal, será un poco admirada y con venias de por medio, será el centro de atención. Nadie sabrá, empero, el costo emocional y los devaneos racionales que llevar una vida así le cuesta.

Tener que andar como pisando huevos, mirando siempre de un lado a otro para asegurarse de no haber faltado a su militancia salvadora de una parte del planeta al que, por supuesto, llena de bolsitas de nylon en las que junta comida para los animalitos de la calle, sale a repartir esas comidas y se pone los zapatos de cuero comprados en la feria de la 16 de julio a una señora a la que le encanta el jolke y el falso conejo y en el instante preciso de la transacción comercial de la venta de los zapatos usados, ingería un plato paceño, con chuleta.

Sin chuleta no hay paraíso, le dijo sin dejar de mascar. Los zapatos usados, fueron a calzar los pies de una habitante de Nueva York que en sus fines de semana se lanzaba a los bosques circundantes a cazar venados a disparo limpio sin otra necesidad que su deseo impulsivo de hacer deporte. Así como hacer deporte en una bicicleta o en el gimnasio o en la cancha, para esta persona, salir a matar venados era un deporte y volvía agotada a tomarse una cerveza y a pedir comida de un restaurante especializado en carne a la parrilla. Dejando los zapatos en la puerta, lo miró por un instante y dijo, bah, están ya viejos, los voy a dejar en la basura, mañana, cuando esté con ánimo.

Quizás llegue un día, o dos, en los que lo importante pase por la honestidad individual, intelectual, emocional, antes que las reverencias a la otredad. Quizás se pueda vivir con algo más que culpas en las espaldas.

“Quizás llegue un día, o dos, en los que lo importante pase por la honestidad individual, intelectual, emocional, antes que las reverencias a la otredad”.

La libertad no tiene precio.

El periodismo independiente defiende las libertades y los derechos otorgados por la Constitución. Suscríbase a Página Siete, ayúdenos a realizar esa importante labor.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS