Contante y sonante

Tránsito en la ciudad

Esta urbe, que de a poco y sin pausa, se está deshaciendo de las gentes. La ciudad que está así, no por otra cosa que por sus habitantes...

Letra Siete
Por 
LaPaz - domingo, 24 de julio de 2022 - 5:00

La ciudad. Esta ciudad. La ínclita, la alta, la de la montaña vigilante, esta que se cobra en las gentes con asfixia y celebraciones. Esta que tiene más fiestas que días tiene el año. Que baja, que sube, que baj otra vez, que sube de nuevo. Que orilla con la suerte y cada día con la muerte. Que nace cada nuevo minuto para habitar de pronto adentro de un vehículo atestado de respiraciones sospechosas y de miradas desamigables. La que alberga como sufijo imperceptible siempre, la palabra no. No tengo, no sé, no te metas, no hay cambio, no te olvides, no te pierdas, no vayas, no me llames, no toque, no tengo plata, no seas burro, no me da la gana.

La que agobia, la que está todos los días reventando a más no poder, de infinidad de explosiones. De dinamita de bocinas de gritos de voceadores de vendedoras de socorros de motores de consignas de discursos repetitivos como un sueño que vuelve todos los días hasta precisar atención profesional.

Esta ciudad detenida que espanta y escupe, que despide y que atrapa, que crece a razón de cincuenta y tres mil ladrillos al día, vistos, sin revoque ni pintura alguna. La ciudad de los mil tonos de ladrillo, que mira desde las laderas esperando en qué momento ataca y se mete en la cabeza de las gentes que en la calle empujan, arremeten, miran feo, hablan para adentro, se miran los zapatos, cuando no están mirando un dispositivo conectados con otros iguales de solitarios pensando que están en contacto, con el vacío. Poniendo me gusta, me indigno, me apena, me alegra, me importa, digo que iré pero no iré.

La ciudad en la que hay crimen organizado con oficinas para atención al cliente y ventanillas únicas para recibir trámites que no se harán nunca a menos que hayan recursos humanos, metidos en las mismas oficinas, que funcionan a coima limpia.

La ciudad en la que hay seguridad estatal organizada, para esperar a conductores en los puentes, en las salidas de los barrios, para obtener ganancias lícitas mediante acciones coercitivas, amenazantes, absurdas, salidas del mal teatro del absurdo.

La ciudad con plazas llenas y plazas vacías, con estatuas de personajes importantes pero desconocidos, con poetas mujeres mirando desde un busto cuál es la mejor forma de ingerir mandarinas cualquier día, entre 4 y 5 de la tarde, en invierno, cuando antes del frío, el sol se convierte en una lupa eficiente contra casi todo tipo de piel.

La ciudad planificada en un juego de dados, la que necesita de más santos erigidos en medio de casonas, que agua, alcantarillas, esculturas sonoras, poética de las calles, paz, lo amable del silencio súbito, la brisa aromatizada de vegetación urbana que viva más allá de su papel de ornamento.

La ciudad cantada de tantas maneras, desde las caderas femeninas, los pechitos inflados de los próceres, los empedrados de las calles pintorescas, los ventanales altos, los balcones cubiertos de cientos de cables agresores, las palomas que se reproducen como si no tuvieran otra cosa que hacer y distribuyen ácido en los techos más patrimoniales de las casonas que existen en el umbral que separa la vida de la muerte.

La ciudad que atrapa, chupa el tuétano a la gente, o la expulsa. Esta, que de a poco y sin pausa, se está deshaciendo de las gentes. La ciudad que está así, no por otra cosa que por sus habitantes.

“La ciudad planificada en un juego de dados, la que necesita de más santos erigidos en medio de casonas, que agua, alcantarillas, esculturas sonoras, poética de las calles”.

Oscar García / Músico y poeta

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS