El Álbum (I)

Reseña de la revista que dirigieron, en Perú, la madre de Ricardo Jaimes Freyre y la esposa de Manuel Isidoro Belzu.
martes, 1 de julio de 2014 · 20:56
Omar Rocha Velasco

 Literato

 "Las revistas de variedades de la época tenían contenido diverso, poemas, ensayos, agenda cultural, anuncios, etcétera”.

Cafetín con gramófono

Hacia finales del siglo XIX y principios del siglo XX, las revistas fueron espacios donde surgieron las intelectuales del primer feminismo latinoamericano.
Las páginas de esas hojas volantes sirvieron para problematizar una organización social machista y patriarcal (por supuesto no utilizaron estos términos) e introducir elementos que modificaron la perspectiva de los debates en boga, por ejemplo, pusieron sobre el tapete la discusión en torno al rol de la mujer en la sociedad (contemporáneamente diríamos "en torno a la condición femenina”); lo hicieron utilizando diversas estrategias discursivas, entre ellas, de forma muy destacable, el cuestionamiento a las instituciones estatales por ofrecer limitadas aperturas a las mujeres tanto en el campo laboral como en el educacional.
El Álbum, editado en Lima entre 1874 y 1875, fue una de las primeras publicaciones en Latinoamérica dirigida exclusivamente por mujeres e inauguró un extenso periplo de publicaciones culturales que perseguían reivindicaciones femeninas; fue un hito para la "república de las letras” latinoamericanas, en general habitada por varones. Las directoras de esta publicación, Juana Manuela Gorriti y Carolina Freyre de Jaimes, por diversas circunstancias, algunas azarosas, tienen que ver con Bolivia:
Gorriti salió, junto a su familia, huyendo de Argentina en 1830 perseguida por el dictador Juan Manuel de Rosas, llegó a Bolivia y en Tarija conoció a Manuel Isidoro Belzu, con quien se casó. Antes de que Belzu alcanzara la Presidencia de Bolivia, Gorriti se separó de él y se fue a vivir a Lima; rápidamente se insertó en los círculos literarios y allí conoció a su compañera de oficio y de revista.
Freyre nació en Tacna en 1844, publicó en La Bella Tacneña (1855), editada por su padre, el periodista e impresor Andrés Freyre Fernández. Fundó con otros jóvenes escritores la Cofradía Lírica (que más tarde sería conocida como Bohemia Tacneña).
Se casó con Julio Lucas Jaimes, escritor y diplomático potosino que hacia 1864 fue cónsul de Bolivia en Tacna; luego tuvieron seis hijos: Julio, Ricardo, Carolina, Julia Rosa, Federico Nicolás y Raúl. La familia Freyre, por razones políticas y laborales, se estableció en Lima entre la década del 70 y el 80.
Así las cosas, ambas escritoras coincidieron en la capital peruana y decidieron fundar la revista cuyo primer número salió el sábado 23 de mayo de 1874; alcanzaron a publicar 34 números, aunque a partir del 16, del 12 de septiembre de 1874, estuvo al cargo exclusivamente de Carolina Freyre.
Era una revista de "variedades”, cuyo título completo fue El Álbum. Revista semanal para el bello sexo. Literatura, Bellas Artes, Educación, Teatros, Modas, Anuncios.
Las revistas de variedades de la época tenían contenido diverso, poemas, ensayos, agenda cultural, anuncios, etcétera. Los medios comunicativos para dar a conocer sus ideas fundamentales fueron numerosos, en términos generales se "mimetizaron” con la labor periodística que incluía tanto a hombres como mujeres, se apropiaron del ejercicio de escribir para un público determinado y defendieron su idoneidad para el oficio; se calificaron poseedoras de honor, de una gran fuerza moral, de cultura y conocimiento.  
Las ideas liberales de civilización y desarrollo se habían extendido considerablemente por todos los países latinoamericanos y la perspectiva de las creadoras del El Álbum era que la verdadera  civilización exige una mayor presencia de las mujeres, eso es lo que se encuentra en el editorial del segundo número:
"Las sociedades verdaderamente civilizadas han experimentado siempre, como una dulce al par que enérgica necesidad, la de colocarse bajo la influencia de las mujeres mas distinguidas de su época, recibiendo de ellas ciertos tonos y matices, y aun ateniéndose á su dirección en determinados asuntos. No basta que la mujer esté sobre el altar en el templo de la familia; es menester además que el prestijio de su belleza, de su espíritu o de su corazón traspase los límites de aquel imperio, y vaya á reflejarse como una luz complementaria, sobre la mas vasta escena de toda una sociedad” [sic].
La lucha reivindicativa de las responsables de la revista recoge gestos y logros de otros "pueblos más cultos”; utiliza como modelo lo que está pasando, sobre todo en países europeos, en especial Francia.
El concepto que guía su perspectiva es la "soberanía de la mujer”, que se basaba en el reconocimiento de la influencia de la mujer en toda sociedad y en el reconocimiento de sus potencialidades como intelectual, al margen de su rol central en la familia y en el hogar (rol que no cuestionaron radicalmente, como puede apreciarse en varias de las secciones de la revista como las recetas o los consejos para el hogar).  
Los periódicos y revistas no sólo registran los acontecimientos cotidianos, sino también la forma de pensar en determinado momento, por allí circulan expectativas, valores, creencias y prioridades que comparten las personas que pertenecen/pertenecieron a un espacio y tiempo determinados, ése es el caso de la lucha de las mujeres latinoamericanas hacia finales del siglo XIX.
Luego de los 34 números de El Álbum de Lima, Carolina Freyre de Jaimes volvió con su familia a Bolivia e inició otra publicación fundamental para el feminismo latinoamericano: El Álbum de Sucre.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

61
1

Comentarios